LEXUS ES 350, distinción y clase

Views: 567

El que al principio podría parecer el auto ideal para tener chofer, es en realidad uno que no querremos prestárselo.   En el mercado de lujo, aun hay campo para los sedanes y Lexus lo ha entendido así, por ello ofrece nada menos que cuatro alternativas a sus clientes, una de ellas el ES, ha sido renovado para 2016.

Lexus, fue desde sus inicios una marca para el cliente que busca lujo y confort, por encima de prestaciones, pero la presión de las marcas premium alemanas ha sido tal que poco a poco han ido cediendo a la tentación de compararse con ellos. Esto es especialmente cierto en el IS o el GS, pero en el caso del ES han preferido optar por sus valores tradicionales, pues la mayoría de clientes en ese segmento tienen ya cierta edad y lo que buscan es confort y distinción, aunque como comprobamos en la prueba algo de prestaciones, no está nada mal.

Sobriedad es la palabra que mejor puede definir la carrocería del ES, aunque con este toque de los nuevos modelos de la marca, donde el frente es el punto focal, gracias a la nueva enorme parrilla, y a la forma puntiaguda del frontal. Estos elementos le dan la identidad Lexus, así como las luces diurnas de LED en forma de gancho. Atrás, aunque más conservador también tiene detalles de diseño de otros modelos de la marca

El motor V6 es el epitome del refinamiento, pues no solo es silencioso sino que entrega los 268 HP, en forma muy suave y progresiva. Lo que no significa que sea lento, pues puede hacer el 0-100 km/h en 7.1 segundos. Lo que pasa es que los cambios de marcha son imperceptibles, el motor no tiene el jalón de un deportivo y el motor no se oye. Entonces en el interior perdemos por completo la sensación de velocidad y sobre autopista es muy fácil ir mucho más rápido que lo permitido.

  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline

Con la llave en el bolsillo, el auto nos reconoce y nos deja entra a su habitáculo. Es aquí donde Lexus quiere consentir de vendad a sus clientes, con cuero cubriendo un alto porcentaje del interior, madera en el timón tablero y una serie de acentos cromados. Una combinación que en otros carros se usa para acentuar su deportivismo pero que aquí se usa para demostrar opulencia.

Ficha-Lexus350Que un pasajero no quiera bajarse del auto, no es algo común, pero esto es lo que sucede en el interior del ES 350, donde atrás hay mucho espacio para las piernas y la cabeza y el ángulo del asiento permite una posición muy cómoda con el peso sobre las caderas en vez de sobre la parte baja de la espalda.

Otro que no querrá bajarse es el conductor, que tiene frente a si un cuadro de instrumentos tradicional y un timón mezcla de cuero y madera, con una serie de controles en él. Una pantalla de 7 pulgadas, domina la parte alta del tablero y en ella encontraremos una serie de opciones de información, ajuste y entretenimiento, que podemos manejar con una perilla giratoria en la consola. Todo es fácil de usar intuitivamente, excepto cuando queremos cambiar las emisoras del radio, pues invariablemente nos lleva a las predeterminadas y para incluir una nueva emisora, es necesario recurrir al libro de instrucciones.

El equipo de serie es algo justo si lo comparamos con sus rivales directos, incluyendo sensores y cámara de retoces o, sun roof eléctrico, sensor de lluvia, Bluetooth, asiento del conductor con memorias, control de crucero y aire acondicionado con doble zona. Elementos de seguridad, como el aviso de punto ciego, que ya parece ser estándar en el segmento, no lo tiene y tampoco cosas como el aviso de cambio involuntario de carril.

Una perilla frente a la palanca de transmisión, permite tener tres modos de manejo. El normal es el que ofrece el auto cada vez que lo arrancamos y con él accionado el auto nos muestro con una luz verde a la izquierda del tacómetro, que estamos manejando en forma eficiente. Ahora bien, si queremos aun más economía podemos girar la perilla hacia ECO, donde una serie de funciones del auto empezarán a bajar su intensidad y la reacción al acelerador se aletarga ya que lo que se busca es gastar lo menos posible. Por último hay una posición SPORT, donde sucede todo lo contrario a ECO.

Aunque tenemos esas tres posibilidades, gracias a la electrónica, el ES está pensado más en circular por calles y autopistas que por carreteras con muchas curvas. Es un auto con el 60 por ciento del peso adelante y una suspensión muy suave, ya que el objetivo principal de este auto es brindar confort. No es el típico auto americano de antaño, pero i por asomo pretende ser un alemán. En curvas rápidas el auto se inclina y lo mismo en una frenada fuerte, donde la nariz baja considerablemente, pero eso no significa que no sirva en nuestras carreteras interioranas, sino que no está hecho para grandes velocidades en esas condiciones. No es ágil, por lo grande y pesado, pero la dirección  es tan precisa y rápida, que llega a hacernos pensar que es más liviano, pues parece ir sobre rieles. Esa sensación de poco peso la tenemos también a la hora de frenar, con un pedal fácil de modular y distancias de parada cortas. Esto es algo contradictorio, pues como dijimos tiende a bajar la nariz, con lo que todo el peso cae sobre las llantas delanteras y descargamos la frenada trasera, pero en la práctica esto no afecta el frenado ni obliga al ABS a actuar de inmediato.

Aunque un auto grande con buena frenada y una suspensión extra cómoda es poco común, lo que más llama la atención es lo silencioso que es. Aun quitando el volumen del equipo de sonido, no escucharemos prácticamente nada, apenas levemente el rodar de las llantas sobre el pavimento, lo que aumenta la sensación de confort y de solidez del ES.

Nuestras pruebas incluyen recorridos mixtos, con algo de ciudad, carretera y autopista y es en esta última donde más se disfruta este auto, hecho para largos recorridos extraordinariamente cómodos. En ciudad, donde más se usará, es donde más disfrutaremos el hecho de estar aislados del ruido y del calor, con un interior muy lujoso, aunque cada vez que necesitemos cruzar una intersección o incorporarnos a una avenida, tendremos la potencia para hacerlo, aunque no la notemos. Esto es lo especial del ES, que no hace nada extraordinario y sin embargo, todo lo hace bien. Es como la cocina de mamá que nunca será chef, pero no cambiaríamos comer en otro lado.

Con un precio final de 59,000 dólares, el Lexus ES es una buena opción para los conductores que quieran un auto seguro (tiene 5 estrellas en seguridad y un total de 8 bolsas de aire)y que a cambio de las  pretensiones deportivas quieran lujo y sobre todo comodidad.