BMW X6M, más rápido que furioso

Views: 828

Cuando 567 HP pesan más que lo práctico.  El tacómetro llega, en un instante, a las 6,000 rpm, instante en el que dispongo de 575 HP, freno y entro en una curva de radio variable, donde en la mitad el acelerador vuelve a ir al máximo, mientras el torque de 750 Nm, del que dispongo desde las 2,200 rpm hasta casi el momento de la máxima potencia, me dispara hasta la siguiente curva. La sensación y las prestaciones son las de un auto deportivo, pero voy sentado a medio metro del suelo, en donde la mayoría de este tipo de autos tiene el techo.
El anterior X6M, pudimos probarlo en una pista, con tiempos de vuelta a la par de los de un Porsche 911, por lo que no dudamos que la versión que hoy probamos esté a la par del nuevo 911, pues esta debe haber sido la meta de los ingenieros en M. Los números por lo menos así lo prueban, con una velocidad limitada a 250 km/h, por obra y gracia de un acuerdo entre Mercedes Benz, Audi, Opel, Volkswagen, Ford y BMW con el gobierno alemán, que a cambio de eso mantiene las autobahn sin límite de velocidad. En el caso de este vehículo, se puede solicitar el paquete M Drivers Package con el que el limite de velocidad se fija en 280 km/h.
El motor V8 de 4.4 litros con doble turbo, intercooler e inyección directa es capaz de impulsar los 2,340 kilos del X6M de 0 a 100 km/h en 4.2 segundos y ponerlo a correr el cuarto de milla en 12.1 segundos a más de 180 km/h. Números que dentro del resto de la gama de vehículos de BMW solo son igualados por el M3 y el M4.

  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline

ficha-tecnicaBMWEn la carrera por demostrar que nuestro bolsillo nos permite tener el carro más rápido de nuestro grupo de amigos, pocos podrán vencernos, pero mientras otros se conformarán con un auto poco práctico para ir con la familia o uno donde ni la
computadora podremos cargar, este es capaz hasta de llevar a cuatro ocupantes fuera de la carretera, con algunas ayudas electrónicas que nos permitirán ser todo lo aventureros que queramos ser con un vehículo que cuesta B./ 165,000.00, por
lo que dudo, que nadie en su sano juicio lo sacará nunca del asfalto, e incluso se detendrá completamente ante la presencia
de un hueco, pues con llantas de 10 pulgadas de ancho y perfil 30, un hueco puede provocar fuertes daños, sobre todo a
nuestra chequera.
El hecho de que uno pueda atacar un circuito de carreras, con un auto de esta altura y peso, es prueba del excelente trabajo
en las suspensiones y frenos, las primeras permiten al X6M ir 10 milímetros más cerca del suelo que con el X6. La suspensión
trasera es neumática y la dureza de los amortiguadores puede variarse desde el interior en tres niveles distintos, donde la
posición confort es comparable a cualquier suspensión deportiva común, o sea es solo un concepto algo irreal. Ni describir lo que
pasa en Sport o Sport+. Los compradores de este auto, no lo querrán para tenerlo en el garaje y presumir con él y menos para los Track Days cuando abra el autódromo en Las Mendozas, sino para disfrutarlo a diario, por lo que lo sometimos aprueba durante tres días, para ver si se puede convivir con él en el día a día.
Gracias a la electrónica, cualquiera puede manejar en forma segura un auto con más de 550 HP, pues mientras seamos
gentiles con el pie derecho, el X6M se comporta en forma decente y nadie sospechará lo que pasa al pisar a fondo el
acelerador. Logramos meter tres adolescentes atrás sin que protestaran y sin que tocaran el techo, pues la forma de la
carrocería nos puede hacer pensar que es bajo atrás, cuando en realidad se pierde muy poco en comparación con el X5. El área
de baúl tampoco es tan escasa, por lo que el equipaje de un fin de semana en el interior, también podremos llevarlo.
Los asientos deportivos, son cómodos y compensan en parte la dureza de la suspensión y el hecho de que las llantas no
amortiguen nada. Aparte tenemos controles eléctricos y el timón se ajusta en altura y profundidad, con lo que no
tendremos problemas en encontrar una postura perfecta de manejo.
La transmisión es automática de 8 velocidades, es del tipo Steptronic, que no tiene posición de parking y un patrón al que hay que acostumbrarse. En modo automático recorrimos la mayoría del tiempo y en los pocos momentos que el tráfico nos permitió movernos rápido, pudimos hacer los cambios mediante levas en el timón. La transmisión no es tan rápida como las de
doble embrague, pero el torque del motor compensa con creces esto. Como nuestra idea era probar su uso diario tampoco nos pusimos a jugar con el control de estabilidad, que incluso una tecla permite desconectarlo completamente.
No es que el cliente que paga lo que cuesta un X6M se preocupe mucho por el consumo, pero BMW sí, por lo que viene equipado con el sistema de parada de motor en detenciones y una serie de sistemas que permiten tener un consumo razonable, siempre y cuando no nos volvamos locos con el pie derecho. Pero es que cuando lo hacemos, el rugido del motor y las reacciones del auto se convierten en adictivas. Para muchos es un auto que no tiene mucho sentido, pero BMW no lo fabricaría sino hubiese demanda, que la hay. Para los que por trabajo o familia no pueden permitirse el lujo de un biplaza de altas prestaciones, esto es lo más cercano y lo menos costoso que hay en el mercado.