DELOREAN DMC 12

Views: 2659

El auto de Regreso al Futuro

Una carrocería de acero inoxidable con puertas tipo alas de gaviota y un escándalo que terminó con su propietario en la cárcel, no son los motivos por lo que este auto es conocido en todo el mundo. El culpable es Hollywood y su película Regreso al Futuro, que lo convirtió en un icono de los 80.

John DeLorean era un importante ejecutivo de General Motors, el más joven jefe de la división Pontiac y luego terminaría siéndolo de Chevrolet, para en 1973 renunciar. Aunque el motivo real de la renuncia nunca se supo, se habló de que iba a presidir una fundación de caridad , que fue cierto pero poco después anunciaba su intención de fabricar un auto. Para ello convenció a la Agencia para el Desarrollo de Irlanda del Norte para construir su fábrica allí a pesar del estado de casi guerra civil que se vivía en esa región. Tras muchas demoras la fábrica se construyó y los primeros autos empezaron a salir de sus puertas en 1981, justo en medio de una recesión general.

El auto que había sido diseñado por el carrocero de moda, Giorgetto Giugiaro, era de acero inoxidable, con lo que se ahorraban la pintura y evitaban un problema recurrente en los autos de fines de los 70, el oxido. El motor era hecho por PRV en Francia, siendo el mismo V6 que usaban Renault, Volvo y Peugeot para sus modelos de gama alta, mientras que el esquema de suspensiones había sido desarrollado por Lotus. El motor tiene un desplazamiento de 2.8 litros y produce unos 130 HP y aunque por la forma del auto parece ubicado al centro en realidad es trasero, con una transmisión manual de 5 velocidades, aunque algunos modelos tenían transmisión automática. La fábrica anunciaba un tiempo para alcanzar los 100 km/h de 9.0 segundos para la versión de cambios y de 10.6 para la automática.

Mano de obra inglesa, carrocería italiana y motor francés no eran la mejor combinación y el resultado fue un auto muy pesado, con un motor poco potente y a un precio muy alto, por lo que no cumplió con las expectativas del público y en el primer año de producción se vendieron apenas 3,000 DMC 12, que es el nombre del modelo, aunque para todo el mundo era un DeLorean.

Los problemas financieros de la empresa, llevaron a John DeLorean a aceptar una oferta de traficar cocaína, que en realidad era parte de una operación montada por el FBI, y terminó en la cárcel en octubre de 1982. Con su fundador en la cárcel, un inventario de autos sin vender y perdidas por millones, el gobierno británico se quedó con la fábrica y la cerró.

El auto que les presentamos fue importado hace bastantes años por un norteamericano, que tras un pequeño accidente decidió pintarlo de rojo, ante la imposibilidad de encontrar un chapistero que pudiera dejar el acero inoxidable en su estado original. Luego el auto estuvo abandonado en un edificio por varios años hasta que llegó a las manos de su propietario actual, que se deshizo de la pintura y tras dos años de trabajo le devolvió el aspecto original, reparando el guardafango y la puerta accidentados, rehaciendo el motor y renovando frenos y suspensión.

El interior es el original, que de fábrica solo podía venir en cuero gris o negro, con todos los elementos del equipo de serie que constaba de aire acondicionado, timón con ajuste telescópico, vidrios teñidos, cierre central, ventanas y retrovisores eléctricos y un equipo de sonido con casetera, AM y FM. Los vidrios laterales son fijos, con una pequeña apertura de accionamiento eléctrico, que permite pagar peajes y cosas por el estilo.

Este es uno de los primeros DMC fabricados, de acuerdo a la placa de identificación fue fabricado en marzo de 1981 y por ello tiene la tapa del motor con una pequeña pestaña, que se abre para acceder al tanque de gasolina, que va montado al frente, donde hay un pequeño espacio para equipaje.

El DeLorean hubiese pasado al ostracismo sino hubiera sido por la película Back to the Future, estrenada en julio de 1985, dos años después de cerrada la fábrica. En la película el auto es usado como máquina del tiempo por su protagonista. El éxito de la película catapultó la fama del auto a niveles insospechados al punto de que todos lo recuerdan como el auto de Doc Brown.

  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline