EXPOSICION DE AUTOS ANTIGUOS EN ALBROOK MALL

Views: 534

Un fin de semana con los mejores autos antiguos de Panamá.

Por tercer año consecutivo, ADEPA organizó en conjunto con Albrook Mall una exhibición de autos antiguos en el pasillo de la Orca, que contó con 45 autos, con el más antiguo un Ford T de 1919 y como más modernos, un Honda NSX de 1993 y un Mitsubishi 3000 GT del mismo año.

Gran cantidad de público desfiló por un área del centro comercial que normalmente no tiene tráfico debido a que al ser la parte más nueva del mall casi no hay locales comerciales abiertos, admirando toda una gama de modelos americanos, europeos y japoneses de antaño.

En la entrada del Koala, se expusieron tres de los vehículos más antiguos del club, un Ford T, un Hudson Super Six de 1928 y un pick up Chevrolet de 1948, mientras en una esquina se ubicaban un Ford Deluxe de 1941 y un Cadillac La Salle de 1940. Un poco más allá estaban una réplica de un Jaguar Duke de 1939 y un Chevrolet Bel Air coupé de 1957. Sin embargo el auto que más llamó la atención fue un De Lorean DMC 12, igual al de la película Volver al Futuro.

Los autos europeos se exhibieron juntos y en esta ocasión fueron mayoría con 21 unidades, incluyendo cuatro micro carros, un Fiat 500 que hacía su debut en este evento y tres Mini, incluyendo un pick up.

12 autos americanos de las décadas del 60, 70 y 80 fueron presentados y en ese grupo también hubo novedades, con un Rambler, un Olsmobile, un Avanti y un Camaro que nunca antes habían estado en una exposición en Panamá, pues esas cuatro unidades fueron importadas de Estados Unidos.

La exhibición la completaban cuatro autos japoneses, demostrando que es una tendencia mundial el coleccionar este tipo de autos, que hasta hace poco eran menospreciados por los aficionados, pues eran autos muy comunes. Ahora con la desaparición de este tipo de autos de nuestras calles, la nostalgia y cierta facilidad para conseguir alguno de ellos, se ha vuelto común verlos en paseos y exhibiciones.

Este exhibición gratuita, permite además de que un gran número de personas puedan disfrutar de autos considerados históricos, un fin social, pues tanto ADEPA como la gerencia de Albrook Mall aportan cada uno una significativa donación de pañales para el Hospital del Niño.