HYUNDAI ACCENT SOLARIS

Views: 261

PARA SEGUIR EN LA CIMA

La quinta generación del Accent llega a Panamá con todo lo necesario para seguir siendo el Hyundai más vendido en Panamá, con mejoras en carrocería, habitabilidad, equipamiento y manejo. La nueva plataforma en la que va montado, mejora la seguridad y sobre todo el confort de marcha.

Este nuevo Accent ya no es fabricado en Corea, sino en la más nueva y moderna planta de la marca en México desde donde lo exportan no solo a América Latina sino a Estados Unidos.

Para esta nueva generación el equipo de diseño no ha querido hacer un cambio extremo, sino que han adaptado el diseño fluido del anterior a las nuevas normas internacionales de protección al peatón, con un frente más alto y vertical que el anterior, donde destaca la nueva parrilla, que ocupa  todo el enfoque visual.

Atrás, se ha elevado un poco el maletero, con lo que se mejora la penetración aerodinámica, se han colocado nuevas lámparas y una defensa actualizada, con una zona en color negro. Otro detalle que no pasará desapercibido es que las líneas suaves del modelo anterior se han transformado en lineas bien definidas y marcadas, lo que da una cierta sensación de robustez, aunque en términos generales, da la impresión de que es una actualización del modelo y no uno nuevo.

El habitáculo también se ha renovado, manteniendo un diseño conservador, con el cuadro de instrumentos digital, pero con apariencia análoga y al centro el equipo de sonido, que incluye radio, lector MP3, entrada auxiliar, USB y Bluetooth.

Los asientos en tela, son del mismo tono del plástico del tablero, con lo que tenemos un interior monocromático, que no lo hace ver tan grande como es, pues sentados atrás tenemos buen espacio en largo y alto, aunque no en ancho. Sin embargo, este Accent es unos centímetros más ancho que el anterior y con 10 centímetros más entre ejes.

El baúl, siempre ha sido uno de sus puntos fuertes, pues ofrece buen espacio y un fondo plano, bajo el cual tenemos una llanta de repuesto igual a las demás.

Se que muchos resentirán el hecho de que este Accent sea hecho en México, pero para mi es una ventaja, ya que las suspensiones han sido modificadas para adaptarlas mejor a nuestras carreteras, que son muy similares a las mexicanas, por ello la nueva suspensión no solo se beneficia de una plataforma que es bastante más rígida que la anterior sino que también es más cómoda ya que absorbe mucho mejor la sensación de mal asfalto, las uniones del concreto y los huecos pequeños. También encontramos que en curva ofrece una mayor estabilidad pues la carrocería se inclina menos que antes.

Como muchas de nuestras carreteras en el interior tienen tramos de tierra, decidimos probarlo también sobre este elemento, y confirmamos la opinión de que la suspensión hace el trabajo adecuado, filtrando vibraciones y permitiendo que adentra vayamos bastante cómodos.

La dirección con asistencia eléctrica, sigue teniendo un tacto suave pero algo artificial.

Los frenos, con discos delanteros y tambores traseros cumplen su trabajo, aunque extrañamos el ABS especialmente cuando quisimos manejar rápido bajo la lluvia.

El motor es un viejo conocido, el 1.4 litros de 107 HP. Es un motor alegre y vivaz una vez se superan las 2,000 rpm. Aunque hay disponible una transmisión automática, la versión que manejamos era la de cambios, con 6 velocidades, sí 6. Esta transmisión ofrece suavidad y un recorrido de palanca corto, aunque el escalonamiento está más dirigido a economía de consumo que a tener un manejo deportivo, sin embargo constatamos que en sexta y a la velocidad máxima permitida, el motor gira por debajo de las 2,000 rpm.

Algo que nos llamó poderosamente la atención durante la prueba de manejo de aproximadamente 200 kilómetros, es que el interior es bastante silencioso, algo difícil de encontrar en un auto compacto y menos de ese precio, incluso sobre tierra el tema insonorización esta muy bien resuelto.

Para Panamá tendremos tres opciones, la más básica, que es la que hoy presentamos, una básica con transmisión automática y un más equipada, únicamente automática. Los precios van desde los 14,500 por el más sencillo hasta los 17,000 dólares por la versión Plus, en todos los casos el precio incluye ITBMS y la garantía de 5 años o 125,000 kilómetros.

Le auguramos un brillante futuro a esta versión, algo más grande que la anterior, con más espacio interior, un precio muy similar y un mejor manejo.