HYUNDAI CRETA

Views: 272

El SUV más vendido de Panamá añade equipamiento y conectividad.

Desde su llegada al mercado el Hyundai Creta, se ha hecho de un lugar en el mercado, al punto que este año vendió hasta mayo 774 unidades, lo que lo convierte en el SUV más vendido del mercado.

Hyundai tiene una receta exitosa con sus vehículos, que le ha funcionado por años y que han aplicado al Creta, dotándolo de una serie de elementos que busca el cliente promedio, haciendo más énfasis en el equipamiento que el usuario utiliza día a día que en sistemas que no se ven o que poco se usan. Es una receta general a la que le cambian algunos ingredientes de acuerdo al mercado y en el nuestro los ingredientes funcionan a la perfección.

Exteriormente es un vehículo con el mismo estilo de diseño del resto de SUV de la marca, llamado Escultura Fluida, pero con lineas menos marcadas que las del Tucson o el Santa Fé, lo que lo hace atractivo. La parrilla hexagonal está presente pero en un menor tamaño, con lo que no lo confundiremos con ninguno de los otros SUV de Hyundai ya que se ha buscado dotarlo de una identidad propia, con una linea de cintura alta que sube hacia la parte trasera, con lo que se le da fortaleza y la sensación de movimiento. Para darle ese aire aventurero, que necesita todo SUV, la parte inferior del auto está protegida en su totalidad por material plástico negro.

El interior tiene buen diseño y acabados. No es un modelo destinado a un cliente que busca lujo, por lo que hay muchas piezas de plástico, aunque casi todas tienen un tacto agradable, con lo que no hay la percepción de que estamos en un auto barato. El  tablero tiene una forma ondulada con varias profundidades, aunque con una parte central muy tradicional, que incluye una pantalla y los controles del aire acondicionado. La consola aprovecha el espacio para separar a los dos ocupantes frontales para tener un deposito y colocar los conectores de 12 voltios, auxiliares y USB.

Los instrumentos siguen el ordenamiento del resto de vehículos de la marca con dos grandes relojes y un centro de información al centro, que se controla desde el timón.

Los asientos van tapizados en tela de color claro, que ayuda a que tengamos la sensación de espacio. El del conductor tiene ajuste en altura, lo mismo que el timón, lo que nos ayudará a encontrar una posición de manejo adecuada sin importar nuestra altura. En la segunda fila el espacio es adecuado, incluso para personas con más estatura del promedio y lo mismo podemos decir del baúl, donde hay buena cantidad de espacio aprovechable.

El motor es uno de los más modernos que ofrece la marca, con una cilindrada de 1.6 litros, doble control de alzada de válvulas y 121 HP, lo que ofrece agilidad y buenos consumos.

¿Será el precio lo que hace que el Creta se venda tan bien? puede ser pues el modelo empieza en B./ 18,500 para la versión de cambios y la que probamos, que es la automática full, vale B./ 22,400 con todo el ITBM. Por esa plata hay pocos autos que ofrezcan todo lo que ofrece el Creta.

Pero si antes era una buena compra ahora lo es más pues a partir de este mes, el Creta viene con el sistema H-Pro, que consiste en esta pantalla, que a simple vista puede parecer un equipo de sonido con una cámara de retroceso, pero que en realidad es una especie de i-Pad, donde podemos tener una gran cantidad de aplicaciones, al igual que con una computadora, con lo que podemos tener acceso a nuestras redes sociales y a elementos que tengamos con el celular, pues es muy fácil de emparejar con este. Nosotros tuvimos en la prueba nuestra música que se escuchaba a través de los parlantes del auto y Waze, con lo que teníamos un navegador directamente en la pantalla, pero no es solo esto lo que se puede hacer, pues la realidad es que se pueden bajar directamente las aplicaciones al equipo y así liberar espacio en el celular.

Además de esto el equipamiento es bastante completo, pues a lo común que es tener, ventanas y retrovisores eléctricos, portavasos y cierre central, tenemos asientos traseros abatibles 60/40, viseras con espejo, una salida adicional de 12 voltios en el área de baúl, sensores y cámara de retroceso, luces de neblina y rines de lujo.

A todo esto hay que sumarle la experiencia de manejo, pues si bien no es ni la de un auto premium ni la de un deportivo es la que busca un alto porcentaje de consumidores para suplir sus necesidades. La suspensión es la típica de este tipo de autos, con McPherson adelante y una barra de torsión atrás. Es una combinación que ofrece un confort aceptable y la posibilidad de absorber la mayoría de irregularidades y huecos de nuestras calles e incluso permitir un uso adecuado sobre caminos de tierra ya que además tiene una buena distancia al piso de 19 centímetros. En carretera, la carrocería se inclina bastante en curvas, pero sin llegar a ser una amenaza a la seguridad. Los frenos son también una combinación típica del segmento, con discos adelante y tambores atrás.

La dirección ofrece asistencia eléctrica. A mi gusto es algo suave lo que da una sensación algo falsa de lo que pasa en las ruedas, pero varios miembros de nuestro equipo que la manejaron, no encontraron que eso afectara en nada su manejo y hasta alguno apreció dicha suavidad. Un punto a favor es su corto radio de giro, lo que ayuda en maniobras de estacionamiento y recorridos en lugares estrechos o retorcidos.

El Hyundai Creta ofrece unas prestaciones y un manejo, que sin ser nada excepcional, si cumplen a cabalidad con las necesidades del conductor panameño promedio. Ofrece un vehículo bien construido, con muy pocos ruidos y buenos terminados, tanto de carrocería como de interiores. Un motor que se compagina muy bien con la transmisión automática de 6 velocidades, ofreciendo agilidad y bajo consumo. Todo esto con un equipamiento por encima de lo que cualquiera de sus competidores ofrece, con una garantía superior a la de la competencia y a un precio muy bajo.