INFINITI Q60

Views: 60

ARTE EN MOVIMIENTO

No es un concepto sino un auto real y uno muy bueno.

Hace poco más de un año, fui invitado por Infiniti a su centro de diseño en California, donde me mostraron lo que iba a ser el futuro coupé de 4 plazas de la marca. El diseño, lleno de curvas era una belleza, que digo, una obra de arte, por lo que una vez anunciaron que lo producirían, no podía espera a ver si cambiaría mucho con respecto al producto final.

Infiniti no me decepcionó y puso a la venta al Q60 sin cambios contra el prototipo, con lo que sigue siendo un auto sensual que atrae miradas a donde vayamos, con lo que no es un auto para pasar desapercibido sino todo lo contrario.

Solo basta abrir las puertas y sentarse en su interior, para darnos cuenta de la calidad de acabados y materiales, con buena calidad en los asientos, que ofrecen bastante confort y una serie de partes en plástico suave muy agradables al tacto. Aquí no encontrarán nada duro o que raspe, pues se han cuidado mucho este tipo de cosas.

Los asientos frontales ofrecen controles eléctricos y el timón se ajusta en altura y profundidad, por lo que es fácil encontrar una posición apropiada, aun en un auto con sun roof como este y con una posición de manejo algo alta. Atrás hay más  espacio que en alguno de sus competidores, especialmente para las piernas, pero es más apropiado para niños que para adultos, sobre todo si estos son altos.

El cuadro de instrumentos frente al conductor, cuenta con dos grandes relojes y un sistema de información central con bastante contenido.

Nos gustó el sistema de info entretenimiento, con dos pantallas en la consola, una encima de otra. en la inferior tenemos una serie de aplicaciones que nos permiten configurar una serie de parámetros del auto, mientras que la de arriba es para el equipo de sonido, que cuenta con 6 bocinas, lector de CD y entradas auxiliares con dos puertos USB.

El baúl no es muy grande ya que para nuestro país no lleva llanta run flat, sino una de repuesto temporal.

El motor de 2 litros del Q60 ofrece 208 HP lo que es algo modesto comparado con lo que tiene la competencia, pero es suficiente para mover con agilidad un auto que pesa 1,685 kilos. Pisen el acelerador a fondo y el control de tracción tendrá que actuar de una vez para que las llantas no patinen y en 7.3 segundos superemos los 100 km/h.

La transmisión solo es una, automática de 7 velocidades, que puede manejarse en modo manual desde la palanca. Sí, aquí nada de paletas tras el timón.

Un control nos permite tener 4 modos de manejo, uno Snow para situaciones con mala adherencia, uno personalizado, uno Sport y el Standard. Básicamente usamos los dos últimos, donde la mayor diferencia es que en el primero la suspensión se endurece un poco y los cambios se hacen a mayores revoluciones, por lo que hay un poco de sonido de motor. En el Standard, es donde más se siente el confort y si vamos acompañados es el mejor en cuanto a poder mantener una conversación o escuchar música, pues es muy silencioso.

Seguridad es una palabra de moda, sobre todo al hablar de marcas premium y en Infiniti, no han descuidado ese aspecto, con muy buenos frenos y todo tipo de ayudas electrónicas, con el control dinámico vehicular que controla estabilidad y tracción, con ayudas auditivas para estacionarse en reversa, donde ademas contamos con doble cámara que nos da una vista de 360 grados y finalmente con el sistema de bolsas de aire avanzado de Infiniti AABS. Tenemos también luces diurnas de LED, de neblina y traseras del mismo tipo. También las luces nocturnas son en LED y tiene la función de apagado automático.

Este es un auto que se siente a sus anchas en autopista o carreteras amplias, donde brinda mucho confort. En otro tipo de carreteras marcha bien, pero una dirección algo artificial y una suspensión más enfocada a dar comodidad que a sensaciones deportivas, conspiran para que decidamos acelerar más de la cuenta y eso que es tracción trasera. Esto es así porque en Infiniti no quieren competir con sus rivales alemanes en prestaciones sino en confort y por ello ven más a Lexus como el rival a vencer. Mientras muchos de sus rivales ofrecen una suspensión dura, muy apropiada para altas velocidades, el Q60 ofrece más suavidad, por lo que pasa.r por policías muertos o huecos se hace con mayor confort.

La época de los coupé como símbolo de status y deportivismo, pasó hace rato, pero aun hay un nicho para este tipo de vehículos y entre sus competidores, este es el que más atrae miradas, como comprobamos en nuestra prueba, sin importar ni sexo ni edad.

Si lo que busca es un auto llamativo, cómodo, con un interior amplio, con buenos acabados y no le importa tener el coupé de mayores prestaciones, el Infiniti Q60 es una gran opción.