LAND ROVER

Views: 1017

Este mes se cumplen 70 años de la creación del todo terreno que es un  clásico de la industria.

Land Rover es sinónimo de pasaporte a la aventura, para miles de personas que han buscado el medio motorizado más eficiente y fuerte, para hacer grandes recorridos terrestres. Si bien es cierto que esa fama se la ganaron en sus primeros años y que luego les salieron rivales que han podido superarlos, es aun en nuestros días una marca sinónimo de fortaleza y aventura.

Land Rover nació con el propósito de producir un vehículo en el Reino Unido, capaz de competir con el Jeep. En la bahía Red Wharf, Maurice Wilks, jefe de Diseño de Rover, dibujó en la arena un bosquejo de lo que debía ser un vehículo con gran capacidad todo terreno y con la ayuda de su hermano Spencer, que era uno de los directores de Rover, se pusieron manos a la obra y crearon un prototipo sobre un chasis y ejes de Jeep, al que llamaron Centre Steer, ya que tenía el puesto del conductor al centro y con eso evitaban tener que hacer vehículos con timón a la izquierda o a la derecha.

El prototipo nunca pasó de eso y la idea del timón central fue desechada y se mejoraron otros aspectos, y en un año se tuvo listo el primer vehículo para ser presentado en el Salón de Amsterdam de 1948. Debido a que al final de la Segunda Guerra Mundial no había acceso a todo tipo de materia prima, la carrocería del auto era de aluminio, pero su chasis no, y para los colores se usaron sobrantes de guerra, por lo que las primeras unidades eran o verdes (en varios tonos) o grises. El Land Rover, como los hermanos Vilks, lo llamaron aunque nacido de la idea del Willis, nunca fue pensado como un vehículo militar sino uno civil, aunque luego muchos ejércitos lo incluyeran dentro de su arsenal. El vehículo se presentaba como uno solido, versátil y resistente con una capacidad ilimitada para las más duras labores.

La demanda por un vehículo de esas características, fue mayor a la proyectada por los Wilks y pronto se convirtió en el vehículo favorito de los granjeros británicos, lo que obligó a Rover a replantear su producción de sedanes y dedicarle mayor

Las características del Land Rover atrajeron a otro tipo de cliente además de los granjeros, uno que quería el vehículo con fines exploratorios o recreativos, al punto de que se ha llegado a a firmar que el primer vehículo que vio un tercio de la población mundial fue un Land Rover.

Una de las primera exploraciones que le dieron gran fama fue la conocida como Oxford-Cambridge, en la que 5 universitarios en dos Land Rover fueron desde Londres a Singapur, por vía terrestre. Uno de esos Land Rover desapareció y el otro aun se encuentra en uso.

En abril de 1958, Rover lanzó un modelo nuevo, la serie II, que incluía entre su lista de modificaciones, una ventana trasera de mayor tamaño, defensas redondeadas en las esquinas, puertas con seguro y más confort interior. Todo eso sin sacrificar la robustez y fiabilidad del Land Rover. Las ventas no se hicieron esperar y el vehículo se popularizó aun más ya que se incluyó una versión más larga entre ejes y con 4 puertas. La demanda era tan alta que ante la imposibilidad de cumplir las leyes de emisiones estadounidenses, decidieron olvidarse de ese mercado, dominado mayormente por Jeep. Mientras el Serie I solo tuvo motor de gasolina a partir de 1957, el Serie II nació con esa opción con 72 HP. En 1961 salió al mercado la Serie IIA, con leves cambios que se acentuaron en 1969, cuando las lamparas pasaron de la parrilla a los guardafangos.

En 1968 Rover, se fusionaba con otras marcas británicas, para formar British Leyland Corporation. En ese momento Rover ya había vendido en los 20 años del Land Rover, 600,000 unidades, de las que un 70 por ciento fueron exportadas.

En 1970 se lanzaba un modelo destinado al mercado de todo terreno de lujo, el Range Rover que con su tracción permanente a las 4 ruedas, causó sensación en la industria, repitiendo lo sucedido 22 años antes con el Serie I. Era un auto que no se parecía a ningún otro y por ello su diseño ganó numerosos premios, aunque lo más notable era su combinación de robustez y comodidad. Fue uno de esos vehículos el que cruzó el Darien, aunque hay varias versiones que hablan de que la mayoría de ese trayecto se hizo en balsas.

En 1978, se creaba Land Rover como marca, pues hasta es e momento era un modelo más dentro de la marca Rover y luego British Leyland. Cuando esta fue privatizada y desmembrada, Land Rover volvió a ser parte de Rover Group y como parte de él fue comprada en 1994 por BMW, que a su vez la vendió a Ford 6 años más tarde. Ford tampoco se quedaría mucho con la marca que el 18 de enero de 2008 vendía la marca junto con Jaguar al grupo hindú Tata Motors, actual propietario de la marca

  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline