MAZDA CX-5

Views: 286

DESCIFRANDO LA CLAVE DEL EXITO

No se trata de un “face lift” de media vida, sino de un cambio de modelo con toda una serie de rasgos heredados del anterior  y muchas nuevas cualidades, que mejoran un producto ya por si muy bueno.

Son aproximadamente 700 cambios los que ha hecho la firma japonesa en este nuevo CX-5, pero no todos se ven a simple vista, por lo que parece un cambio menor en este vehículo que ha ganado en dos ocasiones el Auto del Año en Japón.

Como el consumidor sigue feliz con su apariencia externa, los cambios en la carrocería han tratado de conservar esa imagen que ya todos conocemos, aunque hay toda una serie de modificaciones, algunas drásticas, como ha sido mover el poste A 3 centímetros hacia atrás, con lo que el auto tiene mayor sensación de movimiento que antes.

El frente es totalmente nuevo, con la parrilla más vertical y un adorno cromado que se prolonga hasta las luces, que ahora son más delgadas que antes. Lateralmente el mayor cambio lo tenemos en una moldura cromada en la parte inferior de las ventanas, mientras que atrás  luces y defensa tienen nuevo diseño.

En la cabina y luego de haberse remodelado completamente para 2016, se han mantenido muchas de esas mejoras, pero acomodadoras de otra manera, así la consola central es distinta, más ancha y con acolchado en los lados, los portavasos ya no van uno frente a otro sino lado a lado. El tablero también se ha remodelado y ya la pantalla no va integrada a este sino como en el CX-3 va sobre el tablero, con lo que se ha aprovechado para remodelar las salidas del aire acondicionado que ahora son pentagonales. Y ya que hablamos del aire, se mantiene el control digital, que no es muy cómodo de usar.

Algo nuevo para la versión que se vende en Panamá es que ahora tenemos GPS, Sí, navegación satelital actualizada, para toda la República.

El espacio interior sigue siendo uno de los puntos fuertes del CX-5, con mucho espacio para piernas y cabeza en la segunda fila, que ahora tiene dos salidas USB en el apoyabrazos.

Los asientos tienen un nuevo estampado en los que son de tela, con la versión tope de gama con la opción de cuero.

El espacio de baúl no ha cambiado.

En las tres versiones que se venden en Panamá, el motor es el mismo, un Skyactiv de 2.0 litros con 153 HP y la transmisión automática de 6 velocidades. Es un motor más conocido por ser económico que por su potencia, pero gracias a un botón junto a la palanca de cambios, podemos tener un modo sport, donde  se aprovecha mucho mejor el torque del motor y se tiene muy buena aceleración.

Como con el anterior modelo, tenemos el i-stop que apaga el motor del auto cuando nos detenemos, pero ahora tiene también una función hold, que mantiene los frenos activados al detenerse y los suelta cuando se toca el acelerador. De esta manera el auto no retrocede en pendientes debido a su peso. Otra ventaja en el tema economía es que usa gasolina de 91 octanos. Todas las versiones que se venden en Panamá incorporan una transmisión automática de 6 velocidades, y solo el modelo más equipado ofrece tracción 4×4.

Mientras muchos de sus competidores están medio flojos en el tema seguridad, el CX-5, cuenta de serie con frenos de disco en las 4 ruedas, con ABS, EBD y Asistencia de frenado, pero además tenemos control de tracción, 6 bolsas de aire y en la versión que manejamos, aviso de cambio de carril, que nos endurece el timón y vibra si nos acercamos demasiado a los extremos.

Igualmente, es un vehículo muy bien equipado, con aire de doble zona, asientos traseros abatibles, controles del equipo de sonido desde el timón, freno de mano eléctrico, luces de neblina y en la versión más equipada sun roof.

El nuevo CX-5 no ha cambiado mucho en su manejo con respecto al anterior. Ofrece buena precisión en su dirección y una suspensión que ofrece más comodidad que deportivismo, con lo que la recomendamos en viajes largos.

No hay queja de los frenos, ni tampoco de su construcción. Nosotros hemos hecho 85,000 kilómetros con una de las anteriores y no hemos tenido que reparar ni cambiar nada que no estuviera en los mantenimientos regulares.