MITSUBISHI ASX

Views: 1483

MAS QUE SOLO ESTILO

El SUV pequeño de Mitsubishi renueva su apariencia

La llegada de 2017 ha supuesto la renovación del Mitsubishi ASX, que ahora incluye el frontal Dinamic Shield, que la marca ha empezado a aplicar a sus últimos modelos. Con esta actualización y una serie de mejoras en equipamiento, quiere competir con los SUV compactos del mercado.

Sin argumentos de precio para colarse entre los más vendidos en su segmento, el ASX viene equipado para competir con los más lujosos de su grupo, tanto en equipamiento como en prestaciones, por ello es que encontramos en él el motor MIVEC 4B11. Un motor de aluminio, de bajas vibraciones y con una potencia de 147 HP.

Solo una versión se vende en Panamá y esta incluye la transmisión automática CVT, con manejo en forma manual desde unas levas en el timón. Si lo manejamos en modo automático, los cambios se suceden sin que los sintamos, esto es debido a que estos no existen como tales sino que el movimiento se hace en forma continua mediante una correa y dos conos. Cuando decidimos manejarlo con las levas, la programación de la transmisión simula 6 cambios, con lo que el manejo es más “normal” y podemos aprovechar mejor el torque del motor.

El habitáculo del ASX está bien construido y con un diseño convencional, que tiene el cuadro de instrumentos frente al conductor y el equipo de sonido con una pantalla en el centro del tablero. La pantalla es táctil y además del equipo de sonido incluye Bluetooth con la posibilidad no solo de hacer llamadas sino de usar la música almacenada en él. Cuando retrocedemos se convierte en una pantalla donde se proyectan las imágenes de la cámara trasera.

Para el aire acondicionado tenemos tres perillas giratorias, con función automática. Un sistema convencional de fácil uso. Funciona muy bien incluso con la cortina del techo panorámico abierta. Un agregado que permite una gran luminosidad en el interior del auto, pero también la entrada de mayor energía solar.

Aunque por dimensiones externas, no es un vehículo grande, el interior ofrece buen espacio y una posición de manejo alta, lo que de seguro gustará a sus usuarios. La tapicería tiene un agradable diseño y los asientos ofrecen buen confort al sujetar bien el cuerpo. Atrás el espacio es adecuado y si necesitamos llevar equipaje, tampoco tendremos queja.

Con una altura al piso de 18 centímetros, podemos usar el ASX en caminos rurales de tierra, a pesar de que no tenemos doble tracción sino solo delantera. La suspensión cumple su cometido a cabalidad también fuera del asfalto absorbiendo bien los huecos y las imperfecciones ayudada por una plataforma muy rígida, que en otro modelo de la marca fue usada hasta para rally. Aunque muchos creen que la transmisión CVT es adecuada para ciudad, sobre la tierra nos permite un andar suave y constante que evitará deslizamientos. En carretera también nos sorprendido lo bien que va la suspensión que en curvas solo permite una leve inclinación de la carrocería. Un detalle agradable es que tiene asistente de pendiente, que en loma mantiene los frenos activados por un par de segundos mientras tocamos el acelerador, con lo que evitamos que el auto se mueva hacia atrás.

La dirección ofrece un buen tacto a pesar de ser con asistencia eléctrica, prueba de que la vaguedad de las direcciones de hace anos ha desaparecido por completo. Ahora el movimiento es más directo y la asistencia no es tanta con lo que tenemos una mejor sensación de seguridad. Y ya que tocamos ese punto diremos que los frenos pasaron la prueba con buena nota, gracias a los discos en las 4 ruedas con asistencia ABS y EBD. Donde se quedaron cortos, a nuestro gusto, fue en el número de bolsas de aire, con solo las dos delanteras.

Con un precio de B./ 24,995.00 con todo e ITBMS, no es el más barato de su segmento, pero como anotamos al inicio no es el objetivo de la marca con este auto, que busca al cliente que quiere mejor equipamiento, un motor más potente y sobre todo un manejo que ofrezca algo de diversión. Como un plus podríamos acotar que adicionalmente ofrece más capacidad para ir por caminos de tierra, que la mayoría.