MITSUBISHI LLEGA A LOS 100 AÑOS

Views: 51

Este año Mitsubishi está celebrando el centenario de la fabricación de su primer automóvil, el primero en adornarse con el emblema de los tres diamantes.

Como la mayoría de grandes conglomerados japoneses, Mitsubishi no empezó fabricando autos, pues en 1870 cuando se fundó como Tsukuma Shokai era un fabricante de barcos que en poco tiempo se convirtió en uno de los más importantes astilleros en Japón. En 1875 cambiaba su nombre por Mitsubishi Shokai y adoptaba el logo de los 3 diamantes, pues esa es la traducción de Mitsubishi.

Su fundador Yataro Iwasaki, pronto se diversificaba, comprando negocios afines al astillero, como minas de carbón, acerares y transporte marítimo, llegando incluso a fundar la primera aseguradora japonesa.

Su nieto, Koyota Iwasaki, estudió en Oxford y allí entró en contacto con los primeros automóviles. Cuando regresó a Japón se hizo cargo del negocio y entre una de sus actividades decidió construir un auto. No sería el primer auto japonés, pues ese honor le correspondió a Torao Yamaba, quien en 1904 construyó un vehículo parecido a un camión, para su uso, con un motor de dos cilindros que desarrollaba 24 HP. Pasarían 3 años antes de que llegara el Takuri, el primer auto como tal hecho en Japón, como una copia de un Darraq y movido también con un motor biclíndrico, pero de 12 HP de origen norteamericano. De ese auto se hicieron varias copias y luego produciría un segundo modelo que tendría un motor de 4 cilindros, con un desplazamiento de 1.3 litros y 18 HP.

A Iwasaki, le corresponde el honor de haber sido el primero que vio el negocio como una gran empresa, en la que había que invertir capital y recursos. En 1917 lanzó el Modelo A que contaba con un área cerrada para los pasajeros y una abierta pero con techo para el conductor. El motor de 4 cilindros y 1,846 centímetros cúbicos entregaba 19 HP. En un periodo de cinco años se vendieron una veintena de A, con lo que Mitsubishi decidió concentrarse en la fabricación de vehículos industriales y en manufacturar aviones. Para los segundos mantuvo el nombre Mitsubishi, pero para los primeros decidió usar la marca FUSO.

Mitsubishi fue un actor principal en la Segunda Guerra Mundial, con su fabricación de barcos y aviones. Los Zero eran fabricados por ellos, por lo que al finalizar la guerra, se esperaban sanciones, pero en su lugar se les prohibió continuar fabricando aviones y se les dio un rol en la motorización de Japón. Inmediatamente se ponían a trabajar y lanzaban el scouter Silver Pigeon y el camión liviano Mizushima. Ya en 1953 realizaban un acuerdo con la norteamericana Kaiser -Frazer para ensamblar Jeep en forma de CKD (Complete Knock Down).

Al iniciar la década del 60, varias compañías estaban produciendo autos en Japón, algunas incluso iniciando la aventura de la exportación. Es en ese momento que Mitsubishi decide entrar a competir y produce su primer auto de post guerra, el A10, con un motor de dos cilindros y cuatro tiempos, con un desplazamiento de 500 cc y una potencia de 21 HP. El motor iba colocado en la parte trasera y era enfriado por aire. las ventas locales eran lo suficientemente atractivas para que dos años más tarde presentaran el Minica, tanto en versión sedán como camioneta. El auto representaba un adelanto contra el A10, tanto en términos de diseño como en manejo, pues a pesar de un moto más pequeño era igual de rápido e incorporaba suspensión independiente y una transmisión de 4 velocidades. Un año después incorporaban el Colt con un motor de 500 cc y en 1964 el Debonair. En cinco años habían pasado a producir de los 5,200 de 1960 a los 46,000 en 1965, que en 1967 eran ya 106,000.

En 1965 abrían su primera fábrica en el exterior, con la planta de Tailandia. En 1967, con el Colt iniciaban sus exportaciones, pues ya contaba con un motor de 1.1 litros y un año más tarde se le colocaba uno de 1.5 litros que por primera vez disponía de transmisión automática.

Con motivo de sus primeras exportaciones, Mitsubishi entraba en el mundo de la competición deportiva en los rally. Ganando en el 67 y el 68 el Southern Cross de Australia. Sería su entrada al mundo de loa rally por donde se mantendrían hasta nuestros días.

En 1970 y coincidiendo con su entrada a Estados Unidos, le vendían el 15 por ciento de la empresa a Chrysler y cambiaban su nombre a Mitsubishi Motor Corporation. Aparecía también el Galant, que tenía un motor 1.6 y para USA uno de 1.7 litros. En 1973 se presentaba el Lancer. Sería este modelo el primero en ser vendido también por Chrysler como Plymouth Arrow.

A fines de la década del 70, se cambiaban ambos modelos, haciéndolos más grades, de modo que se adaptaran mejor al mercado americano. El resultado no se hacía esperar y la producción se incrementaba en un 28 por ciento para superar en 1978 la marca de las 625,000 unidades anuales, con lo que era la tercera marca japonesa con más ventas por detrás de Nissan y Toyota.

Los 80 no empezaban bien para Mitsubishi, pues caía al quinto lugar en el ranking japonés a pesar de haber abierto las exportaciones a más países, incluyendo ensambladores en otros lugares de Asia y en Africa. En Estados Unidos abrían una fábrica en un “joint venture” con Chryler y producían allí muchos de los vehículos que se venderían en ese país, incluyendo algunos exclusivos y otros distribuidos con alguna de las marcas de Chrysler.

Ya para la segunda mitad de los 80, Mitsubishi se había montado en el carro de la tracción delantera y había abandonado sus sedanes de tracción trasera, manteniendo solo un deportivo llamado Starion, con esa configuración. Era en esos años, que dejaba de hacer el 4×4 con licencia Jeep, para lanzar su propio vehículo, más adaptado a las condiciones de mercado de esos años. nacía el Montero, que inicialmente sería de tres puertas, para luego ser ofrecido como 5 puertas. Sería un serio rival para el Toyota Land Cruiser y el Nissan Patrol, llegando a superar las ventas de ambos en poco tiempo.

En 1991, compraban junto con Volvo, la fábrica de Daf en Holanda y empezaban a producir autos, para el mercado europeo. Un año después se presentaba la primera generación del Lancer Evolution y empezaban a instalar bolsas de aire en algunos de sus modelos. El Galant gana el premio Auto del Año en Japón en 1996 y un año después establecen un “joint venture”en China para fabricar motores allí. Antes de terminar el siglo XX, muestran su primer auto eléctrico y obtiene un récord mundial por el mayor recorrido en 24 horas.

En 2003 se integran las operaciones en Norteamérica como MMNA y en 2004 disuelven la alianza que habían tenido por varios años con Daimler Chrysler y lanzan nuevos modelos como el pick up L200 conocido como Tritón y el Outlander.

Antes de finalizar la década presentaban el “i-MIEV” y entraban como accionistas de Lithium Energy Japan como parte de su estrategia a futuro con el auto eléctrico, además de asociarse con Peugeot Citroen PSA para producir vehículos en conjunto.

A pesar de que la marca ofrecía nuevos modelos y productos, era un secreto a voces que la empresa estaba corta de capital y que no podía enfrentar los retos futuros por si sola. Mitsubishi cerró primero su operación en Australia y luego la holandesa con perdidas millonarias y finalmente  la fábrica en Estados Unidos. Se habló por mucho tiempo de una posible reintegración con FCA, los nuevos propietarios de Chrysler. También de PSA con quien ya tenían negocio, pues al primero podía interesarle la producción de pick up, que para Mitsubishi representa ventas de 2 millones de unidades anuales, desde su planta en Tailandia.

Finalmente y tras el escándalo de emisiones en Japón del año pasado, que obligaba a su Presidente, Tetsuro Aikawa a renunciar, la empresa fue comprada hace poco por Nissan, que ya anunció un plan de revitalización de la marca, una nueva estructura administrativa y que van a compartir plataformas y tecnología con los otros miembros de la alianza Renault-Nissan.

MITSUBISHI EN PANAMA

En Panamá el primer importador de Mitsubishi fue la familia Tribaldos a través de Chiricana de Motores, al final de la segunda mitad de los años 60. Tras la apertura de una vitrina en David que compartían con Jeep, abrieron otra en Panamá en Avenida Frangipani, en esa época el equivalente a la Calle 50, en lo que a autos se refiere. En 1980, Heurtematte y Arias, que en esa época distribuía: Volkswagen, Chrysler, MG y Subaru, solicitó la distribución para Panamá, alegando que Chiricana de Automóviles no vendía casi la marca y ellos tenían una red nacional y una empresa dedicada exclusivamente a la venta de autos. Mitsubishi les fijó una cuota anual de 200 autos para el primer año y si lograban venderlos se quedaban con la distribución. Ese primer año, le dieron la sub distribución a Distribuidora David, a La Colección en Panamá y a una empresa en Colón. A pesar de eso no llegaron a cumplir la cuota, aunque se acercaron bastante, con lo que Mitsubishi, no le quitó la representación a los Tribaldos pero nombró a Heurtematte y Arias como el segundo distribuidor. La Colección y la distribución en Colón desaparecieron casi inmediatamente, pero Distribuidora David continuó con la sub distribución.

En los años 90, Distribuidora David creció de tal modo que era quien mayor cantidad de Mitsubishi vendía. Méndez y Méndez compró la representación de Chiricana de Motores y abrió un local en Panamá, nombrando sub distribuidor a su vecino, Motores de la Guardia. Una situación peculiar se suscitó a partir de 1995, donde los sub distribuidores vendían más que los distribuidores, lo que movió a Motores de la Guardia a solicitar la distribución, pues ellos cumplían con todos los requisitos que exigía la marca, no así los otros tres vendedores. Mitsubishi informó a Méndez y Méndez de la solicitud hecha por Jorge de la Guardia y apenas a este se le venció el contrato le dejaron de vender autos, con lo que Motores de la Guardia pasó a distribuir Samsung y Renault.

Heurtematte y Arias unió fuerzas con Méndez y Méndez con la intención de presentar un paquete atractivo para vender ambas empresas y quedar con un solo distribuidor. La oferta la aceptó el grupo Excel Automotriz, quienes desde 2005 son los distribuidores exclusivos de la marca en Panamá