Oldsmobile. 107 años de historia y 14 millones de autos

Views: 1821

Cuando en 2004, General Motors se reorganizaba para enfrentar momentos difíciles que se avecinaban, se miraba en el espejo de Ford en ese momento y decidía eliminar la que en ese entonces era la más antigua marca americana en existencia: Oldsmobile.

La marca fue fundada por Ransom Eli Olds en 1987 y pronto se convirtió en el mayor fabricante de autos en el mundo pues en 1901 cuando lanzo su modelo Curved Dash fabricó 425 autos. Olds fue el primer fabricante de autos en utilizar la línea de ensamble para el Curved Dash, Henry Ford posteriormente mejoraría este método de producción al hacer que los autos se movieran a través de la línea.

El éxito del Curved Dash, provocó buenos ingresos a Olds, que quería ampliar la gama de productos, mientras sus socios, querían producir más Curved Dash. Esto provocó la salida de Olds de la empresa para formar REO Motor Company, sin él la empresa fue de mal en peor y en 1908 la marca fue comprada por General Motors, quien siguió usando el nombre Oldsmobile.

Durante las dos siguientes décadas, Oldsmobile se caracterizó por autos muy potentes, lujosos y avanzados tecnológicamente, aunque no al grado de competir con Cadillac, también propiedad de General Motors. Tras la debacle causada por la Gran Depresión, Oldsmobile era una de las cinco marcas sobrevivientes del grupo. En 1937, las primeras transmisiones semi automáticas se instalaban en un Oldsmobile con el nombre Automatic Safety Transmission, para posteriormente ser parte de las opciones de otras marcas de GM. Tres años más tarde, Oldsmobile volvía a ser pionero en el tema transmisiones con la Hydamatic, la primera transmisión automática sin pedal de embrague y con un escalonamiento similar al actual.

  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline
  • anemptytextlline

La Segunda Guerra Mundial interrumpiría la fabricación de automóviles y así como otras plantas, las de Oldsmobile se emplearon en la fabricación de armas y material bélico. Al terminar la conflagración la marca reasumía su rol innovador y lanzaba en 1949 su motor Rocket, un V8 con válvulas a la cabeza, que producía mayor potencia que los anteriormente utilizados. El diseño sería tan exitoso que se usaría hasta mediados de los años 60.

Los años 50 fueron de bonanza para Estados Unidos y la industria automotriz alcanzó niveles insospechados. Oldsmobile floreció en esa época, con diseños innovadores, siendo ellos los primeros en emplear el tema aerospacial en sus modelos y los primeros en tener un parabrisas panorámico. La excepción fueron sus modelo de 1958, que no cuajaron entre el público lo que obligó a un cambio total en 1959 donde los motivos espaciales llegaron a su máxima expresión.

Los 60 volvieron a representar años exitosos y de vanguardia para la marca, con la introducción del motor Turbo Jetfire, el primero en tener un turbocargador y luego con la camioneta Vista Cruiser, la primera con parte del techo de vidrio. Aunque su máximo avance técnico lo tendría en 1966 con el lanzamiento del Toronado que incoaba la era de los tracción delantera en Estados Unidos.

La llegada de los Muscle Cars también tuvo su influencia en Oldsmobile, que creo la versión 442 sobre la carrocería Cutlass, donde los números significaban: 4 velocidades en la transmisión, 4 barriles en el carburador y 2 escapes.

A mediados de los 70, Oldsmobile se convirtió en la tercera marca más vendida en Estados Unidos, vendiendo en varias ocasiones más de un millón de autos por año y esa tendencia continuó en la siguiente década, aunque ya se había perdido la identidad propia, pues compartía mecánica, chasis y carrocerías con otros modelos de Chevrolet, Buick y Pontiac, diferenciándose solo en el frontal y las luces traseras y en algunos detalles del interior. Esto llevó a que marcas como Oldsmobile, Buick y Pontiac cedieran gran parte de sus ventas hacia los modelos de Chevrolet, con mejor precio. La proliferación de opciones, también afectó las primeras marcas, pues ya había Chevrolet con más equipo que ellas y a un mejor precio final. Era el principio del fin para Oldsmobile que a fines de los 90 había perdido la mayoría se sus modelos iconicos.

El último intento por parte de General Motors para darle un impulso a la marca fue el Aurora, lanzado en 1995, con una carrocería distinta a cualquiera que ofreciera cualquier otra marca del grupo.

A pesar de la publicidad que se le hizo al auto, este no representaba el cambio que esperaba el consumidor y las ventas no fueron buenas y General Motors decidió que había que recortar marcas y la primera en pasar a retiro fue Oldsmobile, que el 29 de abril de 2004, producía su último auto, un Alero GLS y cerraba las puertas definitivamente.