SUZUKI VITARA TURBO

Views: 302

La adición de un turbo, cambia por completo al Vitara.

Desde su llegada a nuestro mercado el Suzuki Vitara ha sido uno de los favoritos del público y se ubica normalmente entre los 10 modelos de mas ventas mes a mes. Es un vehículo que ha calado en la preferencia del público, gracias a una hermosa carrocería, un interior bien logrado y un precio muy atractivo. A la versión regular, añadieron hace poco una que suma a la tracción 4×4, All Grip, un nuevo motor turbo de 138 HP, lo que le permite un manejo más emocionante.

Estéticamente, esta nueva opción se diferencia del resto de la gama por detalles  como la parrilla delantera más deportiva, luces diurnas en LED, llantas de 17 pulgadas de color negro, pedales con acentos metálicos además de contar con una serie de llamativos detalles en color rojo en las luces frontales y en el interior, enmarcando las formas circulares de las salidas de aire, los bordes del velocímetro y tacómetro, además de costuras especiales para la tapicería y el timón.

Aparte de esas diferencias el interior es el mismo del Vitara, con un tablero de plástico duro, que lo hace ver sencillo. Una lastima porque el acabado es bueno y esta bien armado ya que cuando lo probamos sobre caminos en mal estado no se escuchan ruidos.

La versión que probamos tiene buen equipamiento, con lo habitual en el segmento. Nos llamó la atención que el equipo de entretenimiento sea instalado localmente, pero ofrece la posibilidad de Bluetooth y cámara de retroceso. Tiene también luces de neblina, sensores de estacionamiento y una buena dotación de bolsas de aire.

Los asientos, mitad en tela y mitad en cuerina, ofrecen un confort promedio para su categoría y una buena cantidad de ajustes, por lo que cualquiera encontrará una posición cómoda sin importar su anatomía.

Atrás el acceso es cómodo ya que las puertas abren bastante y ya una vez dentro tenemos mucho espacio tanto para las piernas como para la cabeza.

El maletero también tiene buen tamaño, siendo uno de los más grandes del segmento y la bandeja puede ponerse en dos posiciones, para separar lo que llevemos. Bajo ella encontramos una llanta de repuesto del tipo temporal.

Pero más allá de los detalles estéticos, es en la calle donde se ve la gran diferencia de este nuevo propulsor turbo, haciéndolo parecer un vehículo completamente distinto, mucho más dinámico y divertido de manejar. Cuando se va en la carretera, los 138 caballos de fuerza que entrega este nuevo motor, de 1.4 litros de cilindrada hacen que uno no lo piense dos veces a la hora de adelantar con soltura y seguridad a otros vehículos. Seguridad  que también está dada por los 220 Nm de torque, en su mayoría disponibles entre las 1.500 y las 4.000 revoluciones, que nos hacen tener la confianza de que las recuperaciones serán rápidas y que cuando queramos velocidad, sólo tenemos que pisar el acelerador con decisión. Algo que nos gustó es que ese empujón típico del turbo cuando entra en acción, aquí no se siente ya que se trata de un turbo de pequeñas dimensiones, con lo que el manejo es más parecido al de un motor normal.

La transmisión automática de 6 velocidades, está bien compenetrada con el motor y ofrece la posibilidad de hacer los cambios con las levas en el timón, que se mueven en conjunto con este, lo que nos permite jugar un poco mas con el desempeño.

Un control giratorio en la consola nos permite tener tres modos de manejo, uno normal, que es el que se conecta automáticamente al encender el motor, uno Sport, que permite aprovechar mejor el torque del motor al hacer los cambios a mayores revoluciones y por último uno Snow, que en nuestro medio servirá más para andar sobre arena o con lodo.

Ya habíamos manejado el Vitara sobre caminos de tierra, durante su presentación en Costa Rica, pero el tener tracción en las cuatro ruedas, nos da la confianza extra de poder aventurarnos un poco más. El clima colaboró con nosotros y pudimos probar su eficacia bajo la lluvia, donde el agarre y estabilidad mejoran contra la versión de tracción delantera. La lluvia también encharcó y enlodo, parte del recorrido, con lo que comprobamos una vez más que este es el auto perfecto para ir de fin de semana a la playa o a nuestro lugar favorito en el interior, pudiendo incluso circular sobre arena. Además tenemos el asistente de pendiente, que nos permitirá bajar lomas sin tener que tocar el freno, con lo que hay un extra en seguridad.

Las suspensiones, con McPherson adelante y una barra de torsión atrás encargan de ofrecer un confort bastante alto, buena estabilidad en curva y filtrar las imperfecciones de la carretera, todo ello con un muy bajo nivel de ruido. Fuera del asfalto, no es un todo terreno a pesar de que el sistema All Grip nos permitirá un nivel de aventura más extremo que en la mayoría de sus rivales, pero aquí la suspensión se siente algo dura y no hay suficiente recorrido de amortiguadores, además las llantas son de bajo perfil, más aptas para carretera que para otra cosa.

Sin lugar a dudas la llegada de este nuevo motor al Vitara, en conjunto con la opción All Grip, debe empujar aun más las ventas de este vehículo, permitiendo una opción a los que buscaban algo más de desempeño, dinámica de manejo y capacidad todo terreno, cualidades que uno asocia mucho con la marca, basándose en modelos anteriores.