Volvo XC90, Revolucionario

Views: 397

Desde Calafell, España.  No es solo el más innovador en seguridad, sino que cambia la forma en que se construirán los autos en el futuro.

Luego de 13 años conviviendo con la primera generación, la segunda es radicalmente distinta, tanto en términos de plataforma como de motores y diseño. Este nuevo XC90 es más grande que el anterior, con un estilo de diseño que difiere de lo hasta ahora mostrado por Volvo, con un frente alto, como dictan las normas de protección a peatones vigente en Europa y una carrocería algo cuadrada. Uno de los detalles de la nueva identidad de marca son las luces, que cuentan con LED para las diurnas en forma del martillo de Thor (al menos así las llaman los suecos).

Volvo estrena una plataforma modular, donde el espacio entre el eje frontal y el punto donde ancla la suspensión delantera, es fijo y se usará en otros modelos futuros. Todo lo que hay hacia atrás o hacia adelante se puede alargar o encoger, con lo que esta única plataforma sirve para renovar toda la gama de modelos de la marca, sin mayor inversión, lo que garantiza su independencia y la supervivencia de una marca pequeña como la sueca.

Sobre esta plataforma, se pueden montar solo motores de 4 cilindros y esto va a ayudar en el tema economía a sus propietarios. Pero uno se pregunta, ¿como un 4 cilindros puede con un auto que pesa más de 2,00 kilos?. Sencillo con un 2.0 litros con turbo y un supercargador, que dependiendo de la presión de soplado y la electrónica, puede llegar a tener hasta 320 HP y si tomamos la versión híbrida, aumenta hasta los 400 HP.

En la Costa Dorada a orillas del Mediterraneo, Volvo ha hecho la presentación mundial a los medios. Es aquí donde probaremos la versión T6 con motor de gasolina y 320 HP que es la que llegará a nuestro país, aunque en Calafell, también estaban disponibles la versión diesel D6 y la híbrida. Ambas podrían llegar en algún momento a Panamá, en el futuro, si Volvo decide que nuestro diesel tiene la calidad suficiente para su motor.

Para muchos medios presentes en Calafell, el motor era su principal preocupación. Los gringos no conciben un 4 cilindros en un auto tan grande y muchos latinoamericanos tenían ese mismo temor, pero no hay que recorrer muchos kilómetros para darse cuenta que el T6 empuja realmente bien, con una repuesta inmediata desde muy bajas revoluciones, una velocidad tope de 230 km/h y un 0-100 en los 6.5 segundos.

Hicimos un recorrido de unos 250 kilómetros por todo tipo de carreteras, mayormente de montaña y autopista, donde comprobamos que el XC90 es muy silencioso y cómodo, con una suspensión muy enfocada a brindar confort, especialmente si escogemos la versión con amortiguadores de aire, que fue la que probamos, que además de un confort extra tiene la peculiaridad de poder mantener la carrocería sin inclinación en curvas, lo que permite un mayor agarre de las llantas y una mayor velocidad de paso por curva. Lo probamos realmente fuerte en ciertos lugares y ni siquiera logramos hacer chillar las llantas, prueba de la eficiencia de la suspensión de aire.

El timón tiene dirección con asistencia eléctrica, pero la sensación es de una hidráulica, por su firmeza y la sensación de retroalimentación que ofrece.

Con un exterior hermoso y un manejo muy agradable, podríamos pensar que Volvo se había puesto al nivel de sus rivales, pero los suecos no han querido dejarlo allí y se han lucido con el interior, que conserva las tres filas de asientos del XC90 original y muchos de sus elementos prácticos, como una silla central en la segunda fila con un booster incorporado, para niños.

La ejecución del interior es de primera calidad, con mucho énfasis en materiales de calidad y la eliminación de botones y palancas, concentrando todas las funciones en una pantalla central táctil.

Los asientos de Volvo siempre han sido de los mejores de la industria y en los tres niveles de equipo la tapicería es en cuero. Con gran cantidad de ajustes y un timón graduáble en altura y profundidad, es fácil encontrar la posición de manejo ideal.

La segunda fila, cuenta con tres asientos individuales, que pueden ajustarse tanto en inclinación como en largo. Para acceder a la tercera fila, el asiento se mueve completamente hacia adelante, con lo que se puede entrar sin hacer muchas contorsiones y una vez allí cabremos sin problemas.

Normalmente atrás van niños y estos se entretienen solos, pero en Volvo han querido permitirles tener visión hacia afuera, levantando los asientos con respecto a los de la segunda fila y los han dotado con su propio aire acondicionado y muchos lugares donde guardar cosas.

Con las tres filas abiertas el espacio de carga es mayor que en sus rivales, al punto de que puede competir con los que solo tienen dos filas de asientos. La tercera fila se abate en dos secciones y la segunda en tres, con lo que hay toda clase de combinaciones para carga y personas.

Una perilla giratoria en la consola permite arrancar o parar el motor, mientras que la transmisión se controla con una mínima palanca. Entre ambos hay un control giratorio similar al que tenemos en el timón para controlar la pantalla central. Su uso es muy fácil y el menú de opciones, mejor estructurado que en los premium alemanes, con cuatro funciones básicas. La pantalla podemos manejarla, si queremos, en forma táctil, lo que la hace funcional, al punto que si sabe usar un celular de los nuevos no tendrá que ver ningún manual para empezarlo a usar rápidamente.

El cuadro de instrumentos es una pantalla de video, donde uno puede tener diferentes cosas dependiendo del modo de manejo. La parte que usamos del velocímetro o el tacómetro en un momento determinado, está más iluminada que el resto, lo que permite que lo podamos ver con más claridad. De todas maneras, si aun queremos más seguridad y confort tenemos la opción de proyectar cierta información sobre el parabrisas, que incluye navegación, velocidad e incluso las señales de tráfico.

En cuanto a seguridad Volvo se caracteriza por ser innovador en ese aspecto y todos los XC90 vienen con el sistema City Safe, que reconoce ciclistas y peatones, además de los autos. Con un sistema que detiene el auto si intentamos cruzar frente a uno que viene en sentido contrario y sobre todo un sistema de cruise control activo, que en ciudad es capaz de seguir al auto de enfrente, detenerse cuando el para y arrancar cuando el lo hace, sin intervención del conductor.

Un ultimo elemento novedoso que probamos es un sistema que permite que el auto busque estacionamiento y lo haga por si solo. El sistema para estacionarse longitudinalmente es conocido, pues hay otros autos que lo tienen, pero el XC90 es el primero que puede estacionarse en paralelo. También es el primero en que puede salir del estacionamiento por si solo.

Decir que el XC90 nos impresionó es poco, pues es superior a la competencia en muchos aspectos, especialmente en el tema espacio interior y en el innovador sistema de pantalla y ni que decir en lo que es seguridad.