Con el SUZUKI S-CROSS la marca entra en nuevos segmentos

Views: 1283

Suzuki está renovando su portafolio y entra en nuevos segmentos, este es el primer ejemplo del cambio.

Por años Suzuki se enorgullecido de ser un fabricante de autos pequeños. En cada nueva presentación la palabra pequeño sonaba con orgullo, pero cuando uno necesita crecer, no puede quedarse estancado en lo mismo y debe buscar nuevos horizontes. El primero de la nueva gama de productos con los que quieren sorprendernos es el S-Cross, un crossover de 4.3 metros de largo y una carrocería con aire europeo pues fue desarrollada por el Centro de Diseño de la marca en ese continente para ser fabricado en Hungría, de allí que se use la nomenclatura SX4 antes del S-Cross, pues en Europa el SX4 tuvo buen éxito. Sin embargo, este auto va montado sobre una plataforma con mayor distancia entre ejes, un ancho superior y un menor peso.

Una forma de abaratar costos, ha sido pedirlo con copas en vez de rines, pero el distribuidor ofrece la opción gratuita de que el cliente escoja de entre una buena variedad de rines, para que se adapte a su gusto.

El motor, es otro elemento que también ha sido sometido a dieta, con una serie de componentes internos alivianados, lo que ha permitido que en vez del 2.0 litros de sus rivales, se obtengan prestaciones similares con un 1.6 litros, con tiempo variable de alzada de válvulas, con el que se obtienen buenas cifras de consumo y 118 HP.

El comprador promedio de este tipo de autos busca dos cosas: economía y espacio y Suzuki ha puesto especial énfasis en esos dos puntos. El primero lo logra con un motor más pequeño que la competencia que ofrece aceleración competitiva y un mejor consumo, que se ve acentuado por una transmisión automática CVT, que ofrece como bono gran suavidad, con lo que tenemos la sensación de estar en un auto de mas categoría. Esto desaparece al pasar las 3,500 rpm o los 100 km/h, pues en el primer caso el ruido del motor es muy audible y en el segundo caso el ruido de las llantas es alto. Esto hubiera podido evitarse con aislante, pero este pesa y el peso afecta el consumo y la aceleración.

[ess_grid alias=”SUZUKI S-CROSS”][/ess_grid]

Para el tema espacio, es necesario entrar al auto, donde nos sentiremos en uno más grande de lo que es. Al haber sido diseñado para el mercado europeo, tiene mejor ensamble que otros modelos de la marca, aunque sigue habiendo mucho plástico, incluso en las puertas, lo que le resta sensación de calidad.

Frente al conductor tenemos un cuadro de instrumentos, con dos relojes análogos y un centro de información digital, que puede variarse con un botón. Al centro tenemos los controles del aire acondicionado y del equipo de sonido, que puede manejarse desde el timón e incluye Bluettoth, lo que nos permitirá hablar por celular sin tener que quitar la vista del camino.

Los asientos van tapizados en tela, ofrecen ajustes manuales y en el del conductor tenemos ajuste de altura. La posición de manejo es  algo alta, siendo este es el único indicio de que no manejamos un sedán Un recorrido de varias horas nos permitió comprobar la calidad y confort de los asientos delanteros, atrás hay buen espacio y la colocación de los asientos permite tener una buena visión hacia afuera, con lo que no hay la sensación de claustrofobia de algunos de sus competidores, que al igual que este tienen una linea de ventana, alta.

En cuanto a equipo, trae lo justo, ni  mucho ni poco y en el tema seguridad tenemos dos bolsas de aire delanteras, frenos de disco frontales y tambores traseros con asistencia ABS. Algo fuera de lo común en el segmento es que ofrece cruise control.

En una ocasión anterior habíamos probado el primer auto que trajo la fábrica a Panamá y solo lo manejamos en ciudad, comprobando que es practico para moverse entre el tráfico, esta vez lo llevamos a la ruta e hicimos unos 150 kilómetros con él, por autopista, carreteras secundarias y algunos caminos de tierra, pues aunque no es un 4×4, si tiene la altura necesaria para eso y para cruzar calles ligeramente inundadas en la época de lluvias.

La suspensión esta muy bien lograda, pues sin ser nada sofisticada desde el punto de vista tecnológico, tiene buena amortiguación para sortear las imperfecciones y huecos de nuestras carreteras y a velocidad, ofrece buena estabilidad. La forma de la suspensión trasera permite poder colocar una llanta de repuesto, sin sacrificar espacio al suelo y sin robarle espacio al área de equipaje.

Otro elemento que nos gustó fue la dirección, lo suficientemente suave para ser cómoda y con la dureza exacta a alta velocidad para tener precisión, adicionalmente su radio de giro es corto, con lo que se pueden hacer maniobras en espacios reducidos.

Por precio, sus principales rivales, son la Hyundai Tucson, la Kia Sportage, la Ecosport de Ford, e incluso la Duster de Renault, contra todas ellas ofrece una carrocería con un aspecto más sobrio y menos apariencia aventurera, cuenta también con un interior amplio, bien acabado y funcional. En fin, que viene dispuesta a darle duro a la competencia.