Concurso de Elegancia de Pebble Beach

Views: 1015

Cada año el tercer fin de semana de agosto, el hoyo 18 de Pebble Beach, es el punto de encuentro de coleccionistas de autos y motos de todo el mundo.  El Concurso de Elegancia es parte del Monterey Classic Car Week, que incluye subastas, carreras, paseos y concurso, con lo que al ofrecer algo para todos los gustos se ha convertido en un evento inperdible para los aficionados a los autos antiguos.
El Concurso se inició en 1950, como un evento de apoyo a una carrera en sus alrededores. Dos años después el Concurso se ubicó en el hoyo 18, donde aun está y a pesar de que la carrera dejó de realizarse en 1956, el evento de exhibición y premiación ha continuado con fuerza hasta nuestros días.

El evento empieza con The Quail, una reunión ecléctica con gran variedad de autos que van desde inicios del siglo XX hasta la actualidad. La exhibición, algo informal pues no hay un orden especifico donde colocar los autos, se realiza en el fairway frente a The Quail Lodge.

Todos los autos del concurso son invitados a participar del Tour d´Elegance, un recorrido de 140 kilómetros por el área de Carmel, que discurre por una ruta histórica, entre bosques y acantilados con el fondo del mar. El Tour que viene celebrándose desde 1998, es la oportunidad para los aficionados de ver los autos en movimiento en forma gratuita y comprobar de que se trata de vehículos que funcionan perfectamente.

Otro evento que atrae gran cantidad de interesados es la subasta que cada año se celebra el día antes del concurso y que en esta ocasión presentaba un Ferrari 250 GTO que se esperaba rompiera el récord de venta de un automóvil. La suma pagada de 34.65 millones más la comisión del 10 por ciento. Efectivamente estableció un nuevo récord, aunque los expertos esperaban bastante más. Alguien que se fue contento fue el costarricense Javier Quirós, quien logró 900,000 dólares por su Toyota 2000 GT, perfectamente restaurado en Costa Rica por Restauraciones Clásicas.

El evento cumbre es el concurso, que este año atrajo a 15,000 espectadores, que pudieron observar algunos de los autos más raros y hermosos del mundo. Para poder participar hay que ser invitado por lo que los vehículos elegidos deben mostrar un estado de conservación muy bueno o por el contrario haber sido objeto de una restauración perfecta.

Los autos compiten en 21 categorías y se premian a los tres mejores lugares. Algunas de estas categorías están reservadas a marcas como Rolls Royce o Ferrari de ciertas épocas y se varía año tras año. Este 2014 se hizo una categoría con 20 Ferrari Testa Rossa 250.

Para los propietarios y jueces, el domingo empieza muy temprano, pues desde las 4 de la madrugada las puertas abren al público que paga 250 dólares y mientras ellos se dedican a ver los 200 autos, los jueces en grupos de cuatro o cinco, van juzgando los autos en presencia de sus propietarios, para en la tarde hacer la entrega de los premios a los mejores en cada categoría y presentar al Best of Show.

Ganar el Concours d´Elegance en Pebble Beach, es el mayor honor que un coleccionista puede obtener. Hay una gran tradición en este evento de 64 años, al punto de ser considerado un punto de referencia y es que no hay otro evento, con la excepción de Costa dÉste, donde los jueces sean tan estrictos y conocedores, por lo que ganar aquí es ganar en grande. Jon Shirley, ex Persidente de Microsoft ya había probado las mieles del triunfo en Pebble Beach, cuando en 2008 su Alfa Romeo 8C 2900B Touring Berlinetta se había llevado el Best of Show, pero su emoción con el triunfo de su Ferrari había sido el vencedor era excepcional, pues era el primer auto posterior  a la Segunda Guerra Mundial en ganar este premio en más de 50 años. El auto fue comisionado por el director de cine italiano Roberto Rosellini al diseñador Sergio Scaglietti, quien hizo la carrocería.