El Bugatti Divo, sale a la calle

Views: 239

Una película especial cubre la carrocería de fibra de carbón, todo el interior tiene cobertores y una plancha especial cubre la parte inferior para evitar cualquier rayón.
El primer Divo dejará pronto el Atelier en Molsheim, Francia, pero antes de que Bugatti se lo entregue a su primer cliente, cada auto debe probar que cumple con los altos estándares de perfección que exige Bugatti, con una prueba de carretera.

Cuatro colaboradores, altamente entrenados y dos personas del departamento de calidad son los encargados de probar cada uno de los Divo.
Antes de que el auto salga de la línea de producción, dos empleados cubren la carrocería con 8 metros cuadrados de película protectora y luego se colocan cuatro ruedas de prueba que reemplazan las que se entregarán con el auto. Luego se colocarán una serie de sensores que conectados a computadoras portátiles les permitirán a los técnicos, verificar todas las funciones electrónicas del auto y ajustar el chasis, incluyendo parámetros de alineamiento.
Desde hace 15 años, Steve Jenny ha sido el responsable de darle la aprobación dinámica a los híper autos. Como un experto en calidad, pone especial atención hasta a los más mínimos detalles. Verifica la mayoría de los componentes del auto, como lo ha venido haciendo con el 95 % de los carros que han salido de Molsheim, desde 2005 hasta nuestros días y ha manejado unos 340,000 kilómetros en Veyron, Chiron, y ahora con el Divo.

Para pruebas de aceleración y alta velocidad, cada Dino se probará en el aeropuerto de Colmar, en una pista cerrada. Allí el Dino será sujeto a varias pruebas a velocidades superiores a los 250 km/h. Tras dejar el aeropuerto, el auto se manejará en forma más tranquila en carretera, para enfriar el motor W16 de 8.0 litros y 1,500 HP. “Con un auto tan individual y hecho a mano, una serie de detalles pueden aparecer durante la prueba de manejo, que necesitarán corregirse” comenta Jenny. El graba todas sus impresiones, reacciones y ruidos, que no le parecen normales, mientras maneja para luego introducir sus comentarios en el programa de ruta para analizarlos con su equipo al día siguiente.

Una vez corregido cualquier detalle, el auto regresa al Atelier para que los mecánicos le cambien el aceite de la transmisión, le pongan las ruedas correctas y pongan el cobertor inferior correspondiente. Luego el Divo saldrá nuevamente a la calle y recorrerá 50 kilómetros como prueba final dinámica.
En otros autos, esto sería el final del camino, pero no en Bugatti, donde pasarán 3 días más limpiando y puliendo la carrocería, a la que le quitan el protector que ha estado usando hasta ahora.Una vez terminado el proceso, cuatro especialistas pasarán 6 horas, revisando hasta el más mínimo detalle en el auto, que debe estar perfecto en su totalidad antes de entregárselo al cliente.