FESTIVAL DE LA VELOCIDAD

Views: 84

La cita anual en Goodwood, es esperada por miles de fanáticos, que esperan el inicio del verano británico para disfrutar de los mejores autos exóticos y antiguos, en un ambiente paradisiaco.

La falta de espectadores del año pasado, debido mayormente a las restricciones de viaje por COVID 19, quedaron en el pasado y en esta ocasión se volvieron a los niveles pre pandemia.

Este año BMW celebraba medio siglo de su submarca “M”, por lo que la tradicional escultura frente a la mansión fue dedicada a los deportivos más icónicos y nuevos de “M”, entre los que estaban el 3.0 CSL, el primer modelo en ser transformado por “M”, un M320i del WTCC, el M1 Procar, el último ganador de las 24 Horas de Le Mans de la marca, el V12 LMR y finalmente por el hiperauto híbrido con el que correrán en IMSA y probablemente en Le Mans en 2024.

Uno de los mayores atractivos de esta celebración es la presencia de grandes estrellas en él. Este año, se invitó a Wayne Rainey, el tres veces campeón mundial de MotoGP, quien volvió a montar su Yamaha YZR500 luego de 30 años, siendo acompañado por Mick Doohan y por Kevin Schwantz. Otro grande del mundo de los motores, Nigel Mansell también se reunió con el Williams con el que ganó el Campeonato Mundial de 1992, con el que también tenía 30 años sin manejarlo. Aparte de las grandes figuras del pasado, también se presentaron los actuales: George Russell, Zhou Guanyu y Esteban Gutierrez, que recorrieron la pista en Fórmula 1 de la era híbrida. También personajes como Jackie Steward, Mark Webber o Jenson Button, estuvieron presentes, manejando y firmando autógrafos.

Ya es tradicional, que el el Festival de la Velocidad, se hagan presentaciones mundiales y este año no fue la excepción, con el debut del Bentley Flying Spur, que ahora ofrece más lujo, prestaciones y espacio, el Lexus LC convertible, el compacto y eficiente Honda E, el Ginetta Arkula, el ultra caro Pagani Codalunga y el proximo contenedor de Le Mans, el Porsche 963. Estas novedades formaron parte de los más de 60 super autos exhibidos durante el fin de semana, muchos de los cuales demostraron su poder en la pista.

De entre las novedades, a destacar las expuestas en Electric Avenue, donde junto a charlas y presentaciones se pudieron ver algunos de los mejores autos eléctricos del mundo, así como algunos conceptos con esa motorización, incluyendo el primer SUV de Lotus, el Electe y al Renault 5 prototipo.

Otro evento imperdible dentro del Festival es la subasta de Bonhams, que este año subastó un Aston Martin DBS Superleggera, usado en una de las películas de James Bond y el Concurso de Elegancia que este año ganó un Ferrari 275 GBT/4 de 1965

El festival termina el domingo con las pruebas contra reloj en el trazado de 1.86 kilómetros. Este año se esperaba que se rompería el récord existente, establecido en 2019 por el Volkswagen IDR de Romain Dumas. Un auto especialmente construido para esta ocasión, equipado con una turbina que crea un vacío debajo de él, el McMurty Speirling, manejado por Max Chilton, clavó el cronómetro en 39.08 segundos batiendo el 39.90 de Dumas, con lo que se establece un nuevo récord oficial.