Goodwood Revival. Inolvidable para los aficionados a lo antiguo

Views: 697

Por: A. Egger / Fotos: Rolex / Jad Sherif.    Al ponerse el sol y entregarse el último premio en el edificio de control, se ponía fin a la edición número 17 del Goodwood Revival, donde gracias a un clima impecable, el público disfrutó de un fin de semana de competición con las estrellas del pasado y el presente.

El Revival, que no hay que confundir con el Festival de la Velocidad, es un evento más intimo, que se corre no en la subida de montaña sino sobre el viejo circuito, que recorre parte del aeropuerto, al que se le han añadido unas chicanas, para hacerlo más lento, espectacular y seguro. Es una fiesta que recuerda los años dorados de la industria automotriz inglesa y sus héroes, tanto los de metal como los de carne y hueso. Una fiesta donde lo de rigor es ir vestido a la usanza de los anos 50, 60 o 70, de allí que uno vea tantos overol blancos, uniformes militares y mujeres en faldas anchas o cortas minifaldas.

Este año el Revival celebraba los 50 años de carrera profesional de una leyenda del automovilismo, Sir Jackie Stewart, que de un inicio en la Fórmula 3 a terminar su carrera en 1973 con tres títulos mundiales bajo el brazo y el hecho de ser considerado el más influyente piloto en el incremento de la seguridad en los autos de carrera.

En la parte de autos, se celebraba el primer centenario de Maserati y su pedigrí de carreras, estuvo presente durante todo el fin de semana, con un garaje propio y con participantes en las principales categorías.

Aunque se trata de un evento donde en apariencia el espectáculo prima sobre la competición, las carreras resultaron emocionantes, con una carrera donde contamos 18 Jaguar D de mediados de los 50, carrera que fue ganada por Gary Pearson, o la de los Fórmula Junior de inicios de los 60, donde la diferencia en clasificación entre los 10 primeros era de apenas 1.5 segundos.

Cada año se entrega un premio muy especial de un reloj Rolex Oyster Perpetual Datejust, al piloto que demuestra el mejor espíritu deportista o a aquel que más empeño ha puesto en correr. En esta ocasión el premio fue a parar a manos de Guido Van de Garde, actualmente en Fórmula 1, que a pesar de salirse de la pista en la primera vuelta, regresaba a ella en último lugar y terminaba poniendo su AC Cobra en primer lugar al final de la carrera de RAC TT, una de las más importantes del evento.

Con el sol perdido bajo el horizonte, las casi 150,000 personas que disfrutaron del evento se retiraban a sus casa, con la música de tres décadas sonando en sus oídos y la emoción de las carreras a flor de piel, con las vivencias de una época perdida y con recuerdos que atesorar toda la vida.

[ess_grid alias=”Goodwood Revival”][/ess_grid]