HYUNDAI ACCENT VERNA: PRÁCTICO Y ECONÓMICO

Views: 3240

Mientras algunas marcas concentran sus ventas en los SUV, prácticamente sin modelos sedanes en su portafolio, Hyundai sabe que los sedanes representan un importante porcentaje de sus ventas, por lo que sigue añadiendo modelos a su línea. El último en llegar a Panamá es el Hyundai Accent Verna, que tanto en tamaño como en precio se coloca a medio camino entre el Grand i10 y el Accent Solaris, por lo tanto sustituye al Accent, que desaparece del mercado.

Exteriormente tiene un diseño excesivamente tradicional, muy conservador, con ciertos rasgos del Accent, aunque con una parte trasera más alta y la nueva parrilla de la marca en forma de cascada y con un marco cromado.
A pesar de sus dimensiones: un largo de 4.30 metros por un ancho de 1.705 metros, el baúl tiene buena capacidad, pues le caben 435 litros. Bajo la bandeja tenemos una llanta de repuesto temporal.

El interior también cuenta con un diseño conservador, con abundancia de plásticos, pero con detalles cromados, que le dan esa necesaria sensación de auto de clase. La instrumentación incluye dos grandes relojes para las funciones más importantes y entre ellos tenemos un centro de información con algunos datos adicionales. Algo que el consumidor no perdona es la pantalla central multimedia y en el Accent Verna tenemos una de 7 pulgadas, táctil con excelente resolución, compatible con Android Auto o Apple Car Play. Esta conexión no se hace por Bluetooth, sino por cable, lo que si se hace sin conexión física es emparejar el celular con el equipo para hacer llamadas. El proceso es muy fácil y rápido.

Bajo la pantalla tenemos los controles del aire acondicionado y en un nivel más bajo, los controles de las ventanas eléctricas y la conexión USB y una de 12 voltios.
Para acomodarnos en posición de manejo, el asiento tiene controles manuales, incluyendo un de altura y el timón ajuste en movimiento vertical.
El espacio en la segunda fila es bueno, pues en la plaza del centro no hay un túnel que estorbe y por eso contamos con tres cinturones de seguridad. También hay anclajes Isofix para dos sillas de bebé.

Dos versiones está trayendo el importador, la GL y la GLS, el modelo que probamos es esté último y varía con el GL en que este tiene rines en vez de copas, sensores de retroceso, inmobilizador, sun roof y frenos de disco traseros. La diferencia entre ambos modelos es de apenas 1,000 dólares.

La parte mecánica es común a ambas versiones y consta del conocido motor Kappa de 1.4 litros y 94 HP unido a una transmisión automática de 4 velocidades o una manual de 5. También el tema seguridad es el mismo en ambas versiones, con el sistema de asistencia de frenado ABS, luces de neblina, cámara de retroceso y dos bolsas de aire frontales. Con esto último supera a muchos de sus rivales en nuestro mercado que con suerte solo tienen bolsa de aire para el conductor.

Este es un auto ideal para la ciudad, tanto por su tamaño como por su maniobrabilidad, pues la dirección es muy suave y el radio de giro corto.
Con 95 HP para mover 1,500 kilos y una transmisión enfocada a brindar economía, no se pueden esperar reacciones deportivas, más sin embargo en autopista no tendremos ningún problema en ir a la velocidad máxima permitida. A la hora de hacer adelantamientos en carretera, tampoco lo tendremos, pero hay que pisar con firmeza el acelerador, pues el torque máximo se logra a las 4,000 rpm.

La suspensión es la tradicional en la gran mayoría de sedanes compactos de nuestro mercado, es decir al frente tenemos un sistema McPherson y atrás una barra de torsión, con esto podemos pasar por policías muertos y huecos sin transmitir vibraciones excesivas o golpes. Igualmente, si lo vamos a usar sobre caminos de tierra en regular estado, tampoco estaremos maltratándolo innecesariamente. Ofrece un confort adecuado y similar al de muchos de sus competidores, con buena estabilidad en carreteras, donde incluso se pueden hacer correcciones bruscas sin que el Verna pierda la compostura.

Un punto que nos gustó, fueron los frenos. Una sorpresa agradable, pues para en muy cortas distancias y con buen tacto de pedal, lo que probablemente se deba a que esta versión tiene discos en las cuatro ruedas.
Este es un auto pensado para alguien que no quiera gastar mucho en letras mensuales y que no quiera grandes gastos en mantenimiento, pero que necesite espacio suficiente para cinco personas, un bajo consumo de combustible y un manejo agradable y seguro.