Suzuki Ertiga, ahora con 3 filas de asientos

Views: 3651

La llegada de este nuevo modelo con tres filas de asientos y más apariencia de auto que de SUV, permite tener un auto para llevar mucha gente a precio de compacto.

Los minivan tienen la fama de ser el auto de mamá y esto le hace perder sex appeal, tanto entre los hombres como entre las mujeres y una falta de glamour como esta incide directamente en las ventas. En Suzuki saben esto de sobras, pues cuentan con uno de estos vehículos, que se vende mayormente como vehículo comercial, por lo que han ideado una solución que permita que aquellos que necesitan mover una familia numerosa o al equipo de fútbol del hijo, tengan el vehículo apropiado sin la apariencia cuadrada del minivan. Lo hecho pasa por tomar un Swift y alargar la distancia entre ejes de tal manera que han podido poner tres filas de asientos.

Esto obliga a remodelar la carrocería, que de frente sigue pareciendo al Swift, pero que a partir del poste delantero es nuevo. Para poderle dar identidad propia han cambiado una serie de elementos, como defensa y luces, que son propios de este modelo, como también lo son las luces de neblina que van rodeada por una moldura vertical que va a tono con la altura del vehículo.

ficha-ertigaEl trabajo del equipo de diseño no podía ser mejor, pues han logrado que el Ertiga se parezca más a un hatchback que a un minivan. Quizás no sea el auto más atractivo que tiene Suzuki, pero ninguno tiene la capacidad de llevar a siete personas y lucir tan bien.

Con las tres filas desplegadas no hay mucho espacio en el baúl para cargar cosas, a lo sumo los paquetes del súper. Pero si abatimos la última fila el espacio es más que generoso y si además  abatimos la segunda fila, podremos mudar la casa.

Una vez sentados en su interior apreciamos que el diseño del interior proviene del Swift y la combinación de dos colores en el tablero es igual al Dzire, aunque al igual que en el exterior también aquí hay elementos distintivos. Los plásticos del tablero se ven de buena calidad y los acabados no tienen nada que envidiarle a otros compactos de nuestro mercado.

 

El equipo de sonido va integrado en la parte central superior del tablero y bajo este encontramos los controles del aire acondicionado a base de tres grandes diales, por lo que fácil usarlos desde el primer instante. Hay un puerto USB en la parte baja de la consola, donde pudimos conectar nuestro iPhone.

La posición de manejo es algo alta, lo que la hace diferente de la de un sedán y más similar a la de un SUV pequeño. Los asientos tienen una tapicería con un estampado sutil pero moderno. Adelante van muy juntos por lo que no hay la posibilidad de un deposito entre los asientos y al ser un auto de corte muy familiar tampoco se han preocupado de que ofrezcan un buen soporte lateral.

La segunda fila tiene una base única, pero los respaldos pueden abatirse individualmente en una proporción 60:40. Al tener esta configuración se ha hecho ajustable, de modo que podamos darle más o menos espacio a las piernas de los que vayan en la tercera fila, que no necesariamente es exclusiva para niños. Ni en la segunda fila ni en la tercera, nos sentiremos encerrados, pues el área de ventanas es grande ya que la carrocería tiene una linea de cintura baja.

Otro detalle además de los portavasos en los lados para las tres filas es la configuración del aire acondicionado que tiene cuatro salidas y un control de abanico sobre la segunda fila, para asegurar que atrás estarán igual de frescos que adelante.

[ess_grid alias=”Suzuki Ertiga”][/ess_grid]

El Ertiga estrena motor de 1.4 litros y 94 HP, que ofrece una aceleración linear pero una salida algo lenta, por lo que es necesario acelerarlo y salir por encima de las 1,500 rpm, para no tener sorpresas desagradables en las intersecciones. No pudimos manejar sino la versión manual, aunque para Panamá tendremos también una automática de 4 velocidades. Con la manual vimos cifras de 12 km/l en ciudad lo que se traduce a 45 km/galón, lo que hace de este un auto muy económico.

Al ser basado en el Swift, el manejo es bueno, especialmente si consideramos que es más alto que este y que podemos llevar a 7 en él. No se siente, en curvas, la sensación de poca estabilidad de otros vehículos de este tipo, sino que la percepción es de agilidad. La suspensión es apropiada para nuestro tipo de carreteras, pues fue desarrollado en India, para mercados como el sudeste de Asia, donde los caminos tienen condiciones similares a los nuestros: estrechos, llenos de curvas y con un asfaltado bastante pobre.

La dirección es muy suave y ligera, lo que es agradable a baja velocidad, aunque en autopista nos hubiera gustado un poco más dura para tener una mayor sensación de control, pues aunque podríamos pensar que el motor no empuja mucho, es fácil ir por encima de la velocidad legal máxima.

Los frenos provienen también del Swift, con discos frontales y tambores traseros con ABS.

Panamá es uno de los pocos mercados en América que dispondrá de este modelo, que viene muy bien equipado, a un precio bajo y que por dimensiones exteriores es ideal en ciudad, mientras que por las interiores es el viajero por excelencia.