FALLECE LEE IACOCCA, UNO DE LOS LÍDERES DE LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX.

Views: 2838

Fue quien resucitó a Chrysler en los 80 y creador de modelos irónicos como el Ford Mustang o el Minivan.

Lido Anthony Iaccoca, el hijo de inmigrantes italianos que creció en condiciones humildes pero que se convirtió en uno de los mas poderosos personajes del mundo automotriz murió el 2 de julio a los 94 años de causas naturales, según informó su familia.
Su carrera en la industria, empezaba en 1946, con un título de ingeniero de la prestigiosa universidad de Princeton. De la producción, pronto pasó a las ventas y allí descubrió su verdadera pasión. En 1960 era nombrado vice presidente de Ford y gerente de las divisiones de autos y camiones de Ford y desde ese puesto impulsó la creación de un auto que sería un éxito mundial, el Mustang, que se lanzó con una agresiva campaña de mercadeo, que incluyó por primera vez a la televisión. Gracias al Mustang y a otra serie de productos exitosos, Iaccoca era promovido a presidente de Ford en 1970. Vendrían tiempos difíciles para la industria automotriz en esa década lo que sumado a una tensa relación con Henry Ford II, terminaban con su despido en 1978.
Pronto ganaba notoriedad al ser contratado por Chrysler, que estaba en una pésima situación financiera. Iacocca, con 54 años se presentó ante el Congreso y en televisión nacional solicitando una garantía de préstamo federal para Chrysler, que consiguió, lo que propulsó su imagen como una celebridad, que luego le serviría para aparecer en los comerciales de ventas de Chrysler.
Con el dinero del Gobierno, dio el visto bueno a una idea que en Ford había encontrado miles de obstáculos, el minivan y pronto el Dodge Caravan y el Plymouth Voyager se convertían en un éxito de ventas, que pondría a las Station Wagon, fuera del mercado en menos de una década. Otro éxito de ventas era lo que se conoce como el modelo K, una plataforma para un vehículo con tracción delantera y motor de 4 o 6 cilindros transversal. Dicha plataforma servía para los minivan pero también para sedanes económicos y sedanes de lujo, por lo que en una década se vendieron 2 millones de vehículos sobre esa plataforma, lo que representó el 50 por ciento de las ganancias de Chrysler. Con esas utilidades, Chrysler compraba en 1987 a American Motors y con ella la marca Jeep.
Iacocca se retiraba en 1992 pero continuaría como consultor en Chrysler por unos años más, llegando incluso a intentar comprar la empresa, sin éxito. En 1999, intentó fundar una empresa de autos eléctricos, pero finalmente enfocó su labor en los últimos años de su vida en escribir y en obras de caridad.
Iacocca será recordado como la persona que sacó a Chrysler de su momento más difícil y lo convirtió en un jugador competitivo en la industria, pero también en la mente creativa detrás de algunos de los mejores autos que la industria estadounidense ha hecho.