LA SEMANA DEL AUTOMÓVIL

Views: 65

Monterey en California se convierte durante una semana en el centro de atracción de los amantes de los autos antiguos, pues en una zona reducida se celebran varios eventos, algunos de los cuales están entrelazados.

 

Mientras el jueves, los autos de carreras inician las prácticas para el Motorsports Reunion, que este año fue dedicado a los Trans Am de los primeros años, en la calle Alvarado en Carmel, se realiza una exhibición abierta al público y atendida este año por miles, con muchos de los autos que participarán del Concourse d´Elegance de Pebble Beach.

Es un fin de semana con eventos para todos los gustos y bolsillos, que inicialmente empezó hace 70 años con el Concurso de Elegancia en el campo de golf de Pebble Beach, al que con los años se fueron añadiendo eventos, que se realizaban en otras épocas del año y que han aprovechado la popularidad y afluencia de público del primero para integrarlos a este, al menos en lo que fechas se refiere. Tal es el caso del Motorsports Reunion, que tradicionalmente se celebraba 15 días después del concurso.

El jueves, luego de la exhibición de los autos en Carmel, los autos que participarán en el Concurso de Elegancia, deben realizar un desfile obligatorio (así demuestran que están funcionales y no son solamente obras de arte estáticas) de 17 millas a través de las carreteras del valle de Carmel y la Highway 1, para terminar en el Club de Golf de Pebble Beach. Durante el recorrido miles de espectadores se ubican en puntos estratégicos para poder observar esas bellezas en movimiento, muchas de las cuales son piezas únicas o extremadamente raras, que permanecen el resto del año inmóviles en colecciones privadas o en museos. A este desfile se le conoce como el Tour d´Elegance y es patrocinado por Rolex, al igual que el Concurso.

Aunque la mayoría de las actividades estarán centradas en los autos históricos o de colección, el viernes se realiza el Quail, donde ademas de los autos del pasado, se presentan autos actuales y conceptos futuros. Dentro de The Quail se rinde homenaje a ciertos modelos, por alguna situación especial. Este año se celebraba el medio centenario de dos extraordinarios autos, el Alfa Romeo Montreal y el Citroën SM, por lo que habían exhibiciones solo de esos dos modelos. Es en este evento en el que muchas marcas deciden presentar sus nuevos modelos o sus conceptos más novedosos. Este año fueron varias las marcas que mostraron novedades, entre ellas Bugatti, Bentley, Lotus, Lamborghini y Audi. Presente también estuvo el ex campeón mundial de F1, Jenson Button que presentó al Randford. En The Quail, también se premia al mejor auto expuesto, que en esta ocasiono recayó en un Mercedes Benz 540 k Special Roadster de 1938.

Mientras en Carmel se realiza el Quail, a pocos kilómetros de allí se presenta el Concorso Italiano, una muestra exclusiva de autos italianos de todas las marcas en un ambiente más distendido de The Quail o el Concourse d´Elegance en Pebble Beach, donde los autos se mantendrán hasta el domingo esperando que los jueces hayan tomado su decisión para escoger a los mejores de la muestra, según las categorías establecidas. En la noche, otra marca tiene su celebración privada con el Porsche Monterey Classic, donde se muestran Porsche con más de 10 años de antigüedad, en un ambiente con música, vino y comida.

Una buena parte de los asistentes a la semana del automóvil en Monterey, prefieren la velocidad a los desfiles y mientras en los ambientes sofisticados de los club de golf, se muestran los autos estáticos en Laguna Seca a menos de una hora de Pebble Beach, se celebra el Motorsports Reunion, que cada año reúne a cientos de autos, que correrán en la famosa pista de 3.602 kilómetros, mientras el público puede recorrer el paddock y ver de cerca a autos y pilotos, entre los que siempre se encuentra alguno conocido. Este año se rendía homenaje a los 55 años de la victoria de Ford en la serie Trans Am y por ello la carrera principal reunió a los más rápidos autos de esa serie americana desde 1966 hasta 1972, una época conocida en Estados Unidos como la de los “Pony Car Wars”. Pero no solo fueron los Ford Mustang, Chevrolet y Plymouth los protagonistas de este año, pues una de las carreras reunía a los maestros de la larga duración, con autos prototipos desde 1982 a 2016 en varias clases y otra carrera para los autos de Fórmula 1 de 1966 a 1985, que por 25 minutos deleitaron a los espectadores.

Otro evento que se ha convertido en uno de los más concurrido es la antítesis de Pebble Beach, es decir una exhibición donde el mal gusto es la clave y donde se exhiben verdaderas chatarras, modificaciones de pésimo gusto o incluso autos que son considerados un error de ingeniería. Todo eso se concentra en el Concours d´Lemons, donde se premia con 100 dólares al “Worst of Show”.

La afluencia de público, especialmente de aquellos que no tienen problemas con su estado bancario, es la fórmula para atraer  a las grandes casas de subastas a Pebble Beach, con subastas por parte de Mecum y Bohams, aunque a la que todos los ricos y famosos fueron este año fue a la de Gooding&Co. que este año subastó un McLaren F1 de 1995 con solo 390 kilómetros de recorrido. El auto, uno de 64 fabricados se vendió por 20,465,000 dólares.

Con los últimos autos recorriendo las 11 curvas de Laguna Seca, en el hoy 18 de Pebble Beach, todo el mundo esperan la definición del evento meas importante de la semana, el Concurso de Elegancia. Poco a poco fueron llegando los resultados, mientras los autos ganadores iban desfilando por la pasarela. Se sabía que la elección  del “Best of Show” iba a ser reñida y entre los principales contendientes estaban un Ferrari 365 Pininfarina Triposti de 1967, un Maserati 450S Zagato de 1957, un Bugatti 57C Convertible de 1935 y un Mercedes Benz 540K Autobahn Kurier de 1938. El Mercedes, un auto único, del que solo queda este ejemplar restaurado (hay otro en Irán, en partes) y propiedad del empresario mexicano Arturo Keller, fue declarado “Best of Show”, siendo el tercer Mercedes en ganar este prestigioso concurso, pues tanto en 1986 como en 2001, un auto de la marca de la estrella se había llevado los honores. El ganador de 2021 es un auto comprado nuevo en Barcelona, España, que tuvo a este como su auto de diario, toda la vida y que a su muerte fue adquirido por Keller, quien lo restauró.

La semana del auto en Monterey, tuvo de todo para todos y mientras la gran mayoría se llevó incontables recuerdos, los más afortunados se llevaron a casa un trofeo o un nuevo auto de colección.

Fotos: Rolex Newsroom