ARTESANÍA Y TECNOLOGÍA EN LA FABRICACIÓN DEL MOTOR NETTUNO DE MASERATI

Views: 157

Maserati quiso mostrar, a un grupo de medios latinoamericanos, como es la fabricación de su motor Nettuno, que estrenará el súper deportivo MC20.
En otras condiciones la marca nos hubiera invitado a Módena, pero en pandemia, hubo que recurrir a la tecnología para entrar virtualmente al Engine Lab, donde se construye a mano y en un ambiente estéril un motor con tecnología proveniente de la Fórmula 1.

Matteo Valentini, quien diseñó el motor fue el encargado de mostrarnos las instalaciones y explicar paso a paso como se construye este V6 de 90 grados, que de momento moverá al MC20, pero que en un futuro podría tener más aplicaciones a la gama de productos que pronto presentará la marca del tridente, entre los que podría estar el SUV de tamaño medio, que se llamará Grecale. Sin embargo, en la presentación Valentinni aseguró que el motor solo se verá en las dos versiones del MC20, el coupé y el convertible, aunque esa tecnología se aplicará a otros modelos. Difícil de creer, pues Ferrari ya no seguirá suministrando motores y este motor, compacto y de alta eficiencia, podría ser usado en toda la gama de modelos actuales.

El motor inició su desarrollo en 2015 y la meta inicial fue hacer un motor de 210 HP por litro, lo mismo que ofrecía el motor del MC12, ya que el MC20 es una reinterpretación moderna de ese modelo, con un motor que con la mitad del desplazamiento y cilindros que tenía el original consigue la misma potencia. Para conseguir esa cifra con la fiabilidad que espera un cliente de Maserati, se recurre a una precámara de combustión, una tecnología empleada en Fórmula 1, cuyo origen no esconde la marca.

El motor utiliza doble sistema de inyección y bujía. En la cámara de combustión se tiene inyección directa a altísima presión y una bujía estándar, mientras que en una pequeña cámara sobre la principal hay otro inyector y una bujía muy pequeña, que encienden la mezcla instantes antes que en la principal, con eso se consigue que la explosión se haga con toda la mezcla de gasolina en la cámara, lo que permite tener una compresión alta y una eficiencia mayor, tanto en potencia como en la quema de gases, con lo que por el escape tenemos muy pocos gases contaminantes. A bajas revoluciones, el sistema de precámara deja de funcionar pues no es necesario, ni aporta beneficio. Su funcionamiento va dictado por la computadora del motor, con lo que en teoría se podrían modificar los mapas del motor para lograr mayor potencia u otras aplicaciones.

El motor tiene un pequeño turbo en cada lado de la V, un sistema que parecía que los nuevos motores habían dejado de lado, pero Valentinni explicó que eso se había hecho así para tener un bajo centro de gravedad, necesario para el MC20 y que adicionalmente el sistema permite gases más limpios que con lo que se conoce como “HotVee”.

VISITA VIRTUAL AL ENGINE LAB
La presentación no solo se concentró en el motor en sí, sino en el lugar y forma en que se construye. En el edificio donde comenzó Maserati en Modena, construido por la familia Orsi en los años 30, exactamente donde estaba el dinamómetro, se ha construido un laboratorio donde se fabrica el Nettuno.
Es un laboratorio impoluto, completamente pintado de blanco, incluyendo los equipos, presurizado a mayor presión que la atmosférica de manera que se pueda asegurar una limpieza total, pues así, cualquier asomo de suciedad es visible y si se abre la puerta no entra polvo.

Al tratarse de un motor nuevo, diseñado, producido y ensamblado en Maserati, los procesos también han sido diseñados en casa, decidiéndose por una mezcla de alta tecnología y artesanía. El Nettuno se ensambla de algo más de 100 componentes, algunos ya pre ensamblados, en seis estaciones y necesita una 24 horas para completar su armado. Tiempo que no incluye la sesión de pruebas.
En cada estación hay tres personas trabajando y se encargan de una sección específica del motor, que avanza entre las estaciones como en una línea convencional de montaje, es decir apenas una sección este a finalizada, pasa a la siguiente y así hasta la final, donde se instalan los últimos componentes necesarios.

En la primera estación se trabaja sobre el bloque del motor y se instalan cigüeñal y pistones, de allí pasa a la segunda donde se coloca el cover frontal, la cadena de tiempo, bomba de aceite y otros componentes. El cabezote se arma completamente en una de las estaciones y pasa a la siguiente para su unión con el bloque de motor. En todas las operaciones, hay equipo muy especializado, bastante automatización y cámaras que revisan toda la operación enviando la información a un computador que lo compara con el patrón establecido. Para las conexiones, el control de calidad lo hace un láser en vez de usar aire por temas de contaminación. Adicionalmente cada estación cuenta con una pantalla interactiva, que muestra el trabajo que hay que hacer, como hacerlo y como lo hace el operario.
Una vez el motor finaliza su paso por la sexta estación, pasa a una prueba en caliente, es decir se arranca el motor y se prueban potencia, presiones y torque. Algunos motores son seleccionados aleatoriamente para hacer una prueba de larga duración, para asegurar que los motores sean idénticos en sus prestaciones en todo momento.

Como el motor es armado por seis equipos de técnicos, no hay nadie que firme los motores, como ocurre en otras marcas, con algunos motores especiales.
David Kluzer, Director de Comunicaciones de Maserati, resumió la experiencia virtual a la que fuimos sometidos como: «Maserati inicia una nueva era dentro del Grupo Stellantis y el lanzamiento de este nuevo motor es un excelente punto de partida para esta nueva fase».