AUTOS DE TELEVISIÓN. El cine ha vuelto famosos a algunos autos, la televisión también ha contribuido.

Views: 114

Autos como el De Lorean, que pasaron sin pena ni gloria por las salas de ventas, son conocidos en todo el mundo gracias a su aparición en alguna película de cine, lo mismo podríamos decir de autos muy raros por lo exclusivos, como el Aston Martin DB5, puesto al alcance de todas las miradas, gracias a James Bond.
La televisión ha aportado lo suyo y programas emblemáticos han servido para presentar nuevos modelos o ponerlos de moda. Quien no recuerda a Simon Templar, El Santo y su inseparable Volvo P1800 o al Mercedes 450 SL de Bobby Ewing en la serie Dallas. Fueron esos autos los que le decían al público: la gente exitosa tiene un deportivo y todos corrían a comprar el suyo.
El caso del Volvo de El Santo, es uno de esos casos de estudio de mercadotecnia. Inicialmente querían un Jaguar para Templar, pero la marca no quiso prestar uno, por lo debieron recurrir a otra marca. Uno de los productores de la serie, había visto un Volvo en una vitrina en Londres y sugirió el P1800. Cuando al importador de Volvo le presentaron la idea, inmediatamente vio el potencial publicitario y prestó al P1800, que inmediatamente puso al auto en el mapa de los compradores, que hasta ese momento lo habían ignorado por completo.

Otro caso curioso de auto famoso es el Dodge Charger 1969 de los Dukes de Hazzard, un auto icónico entre los coleccionistas. Cuando los productores se acercaron a Chrysler, no tenían nada que pudiera cumplir con los requisitos de los productores, por lo que ofrecieron prestarles varios Jeep CJ-7, que en vez de ser usados por Bo o Luke fueron el auto de la bella Daisy. Finalmente encontraron un lote de autos usados con gran cantidad de Charger 69, que fueron la base inicial para convertirlos en el General Lee, más famoso que los mismos protagonistas. Aunque por la gran cantidad de autos que destruían por episodio, el equipo de producción debía buscar por todo Estados Unidos, autos de ese modelo en lotes de autos usados.
La serie de televisión británica Mr Bean, utiliza un Mini de primera generación a pesar de que la serie es de los 90. La idea era hacerlo ver lo más británico posible y que mejor que un Mini para eso. Sin embargo, la productora pensó también en el Austin Allegro, de mala recordación entre los británicos por su pésima calidad, pero a nivel internacional no habría tenido impacto, por lo que se decidieron por el Mini. Rowan Atkinson (Mr Bean) no debe haber estado muy contento, pues ese un gran aficionado a los deportivos muy veloces.
Otros autos de gran impacto en la pantalla chica han sido: GMC Van de la serie Los Magníficos (A Team), el Peugeot 403 Cabriolet de Columbo, Pontiac Firebird de El Auto Fantástico, Ferrari 308 GTS de Magnum, Ford Gran Torino de Starsky y Hutch y en la actualidad el Citroen DS del Mentalista.