BMW X1, ENFOQUE FAMILIAR

Views: 289

Para este año el SUV (perdón BMW, se que tu lo llamas SAV) pequeño de la marca ha sufrido una serie de cambios menores, que deben permitirle mantener el interés de sus adeptos por varios años más, hasta que llegue un cambio completo.
Definitivamente, lo más notorio es el aumento en el tamaño de la parrilla con lo que adquiere la nueva personalidad BMW. También cambia la defensa que lleva las luces de neblina en otra posición y las lámparas delanteras, que son en LED. En la parte trasera también hay cambios, centrados mayormente en nueva salida de escape y cambios en el diseño de lámparas y defensas.


Para nuestro mercado hay dos opciones, la Sunshine, que probaremos hoy, que es la de mayor equipamiento y la Business, un poco menos equipada. Entre ambas hay 5,000 dólares de diferencia.
Entrar en el habitáculo es sentirse inmediatamente familiarizado con él, especialmente si se ha tenido o manejado mucho uno. Los controles están a la mano, en un orden y lugar lógico, con un diseño minimalista muy agradable a la vista y tacto, con gran cantidad de superficies suaves, lo que hace que tengamos una buena sensación de calidad.
El diseño del tablero es bastante convencional, con el cuadro de instrumentos con dos grandes relojes y una pantalla de 10.25 pulgadas al centro. Una banda decorativa en negro piano divide la parte superior de la inferior del tablero interrumpida únicamente por las salidas del aire acondicionado, cuyos controles están sobre la consola central. Esta mantiene la palanca de cambios, el freno de mano eléctrico, los botones de los tres modos de manejo, el control manual para la pantalla, que también es táctil y un pequeño deposito que esconde dos portavasos.


Aunque se trata de un SUV (perdón nuevamente BMW) compacto, el espacio para los ocupantes de la segunda fila es bueno, sobre todo si solo van dos adultos, que tienen buen espacio tanto para piernas como para la cabeza. Si alguien tiene que ir al medio, irá menos cómodo y con las piernas separadas, aunque las salidas del aire acondicionado estarán frente a él y tendrá el control de las dos salidas de USB que hay al final de la consola. En esos asientos encontraremos anclajes Isofix, con lo que colocar una silla de bebé no ha de ser problema. Otro detalle importante, es el disponer del mayor maletero en su categoría, con 505 litros de capacidad.


El interior es muy luminoso, lo que da una sensación de ser más grande de lo que es. En la versión Sunshine, ayuda el tener el techo panorámico con sun roof, pero también manejamos la versión Business y se siente lo mismo. Ambas versiones van tapizadas en Sensatec, un material sintético que parece cuero, pero con la ventaja de ser más fresco, más duradero y necesitar menos cuidados.
El motor es el mismo que BMW utiliza también en los actuales MINI (recordemos que esa es una marca de BMW), un tres cilindros de 1.5 litros de desplazamiento, con turbo e intercooler, que ofrece 140 HP y un torque respetable. Solo la transmisión automática de doble embrague Steptronic de 7 velocidades está disponible, con lo que se tiene tanto rapidez entre cambios como suavidad de funcionamiento. Si a esto sumamos que el motor tiene un mínimo de vibraciones y sonido, tenemos un vehículo silencioso, ideal para viajes largos o mucho tiempo en el tráfico.


El verdadero punto fuerte del X1 es su manejo, donde a pesar de ser un tracción delantera (lo que puede causar infartos entre los más puristas de la marca), sigue teniendo ese manejo tan agradable del resto de la gama de la marca.
La posición de manejo es alta, como debe ser en un SUV (nuevamente me disculpo, BMW) y me gustó que se mantenga el mando de la pantalla desde la consola con el iDrive, por que es más fácil de manejar la pantalla cuando se está en movimiento. Esta puede tener hasta tres mini pantallas y hay bastantes menú para entretenerse con ella.
Aunque lo probamos mayormente en ciudad, pues no es el auto para irse en plan todo terreno, pudimos notar la diferencia en los tres modos de manejo, donde en el EcoPro, baja la eficiencia del aire acondicionado, por lo que no es muy práctico en nuestro clima. En el modo Sport el auto reacciona más rápido al pedal del acelerador y el torque del motor se aprovecha al máximo, con lo que lo recomiendo para excursiones en zonas de montaña. El modo normal, que es el que selecciona el auto al arrancarlo, es el más apropiado para un uso habitual en ciudad, tanto por una marcha suave como para un bajo consumo de gasolina.


BMW le ha dado al X1 una suspensión con bastante enfoque en el confort, aunque sin desmeritar la parte dinámica. Esperaba encontrarme algo parecido al MINI Countryman, con quien comparte muchos elementos y configuración general, pero la realidad es que son completamente distintos y en plan familiar elegiría sin dudar al X1, por su confort. La dirección con asistencia eléctrica resulta ágil y con un buen radio de giro, lo que es un buen complemento para la suspensión.
Con un comportamiento dinámico muy bien logrado, mucho espacio interior para un tamaño exterior compacto y el equipamiento necesario para la vida moderna, el X1 una opción que hay que probar si buscamos un nuevo SUV premium.