CONCURSO DE ELEGANCIA DE AMELIA ISLAND

Views: 179

Después de Pebble Beach, el concurso de elegancia celebrado en Amelia Island, Florida, es el segundo en importancia en Estados Unidos y al igual que ocurre en el californiano, no solo se trata de autos antiguos, sino también de los modernos, aunque no cualquiera, sino los más exclusivos.

Celebrado en la cancha de golf del Golf Club of Amelia Island, desde hace 28 años, el evento reunió a más de 22,000 personas que pudieron observar más de medio millar de autos, que rara vez se ven en público. debido a esa afluencia de personas, hay una gran cantidad de marcas presentes, mostrando sus vehículos y ofreciendo pruebas de manejo.

Uno de los eventos dentro del fin de semana fue el Hagerty´s Ride and Drive, un programa que permite que los entusiastas puedan ponerse tras el timón de un auto de colección, que este año incluyó un Ford Bronco de 1971, un Citroen 2CV de 1972, un Plymouth Fury de 1960, Un Dodge Challenger de 1970, un Chevrolet Camaro del 69 y un Pontiac GTO 1967.

El sábado fue el día de los Súper Autos, con el único Hispano Suiza Carmen, en Estados Unidos, una unidad completamente nueva, que se entregó a su propietario el día del evento. También, en otra zona del club de golf se realizó el Cars & Caffeine, un evento con más de 300 autos restaurados y el RADwood donde se podían apreciar autos de los 80 y 90.

El domingo se juzgaron los 215 autos en concurso, una labor llevada a cabo por 80 jueces internacionales, que seleccionaron un Duesenberg J Convertible de 1934 como el “Best of Show”, mientras que la categoría para autos de carreras se la llevó un Cadillac DPI de 1997.

Como ya es costumbre en este tipo de eventos, las subastas se han convertido en uno de sus principales atractivos. Este año tanto Gooding & Company como Bonhams tuvieron sus subastas. El primero vendió varios autos por encima del millón de dólares, con un Toyota 200 GT preparado para carreras por Carroll Shelby que se vendió por 2,535,000 dólares más comisión. A Bonhams le fue algo mejor, al menos en cuanto a precio más alto subastado pues uno de sus autos, un Porsche 550 Spyder de 1950, cambio de manos por 4,185,000 dólares.

El evento no solo busca acercar el pasado al presente y preservar una serie de vehículos que son parte de la historia, sino reunir fondos para una serie de caridades en el área de Jacksonville. Este año se reunieron más de 200,000 dólares para el Community Hospice and Palliative Care, Spina Bifida de Jacksonville.