DOBLE ESTANDAR

Views: 234

Prueba “auto a auto” de Global NCAP demuestra el doble estándar en seguridad vehicular.

En la antesala de la primera Reunión de Alto Nivel de Seguridad Vial en la Asamblea General de Naciones Unidas a realizarse en Nueva York, Global NCAP presenta los resultados de una prueba “auto a auto” y demuestra el doble estándar en seguridad vehicular que se aplica en dos lados de la frontera.

Un Hyundai Grand i10 sedán, vendido en México ha sido chocado con un comparable Hyundai Accent vendido en Estados Unidos. Los modelos son los sedán más económicos que ofrece el fabricante y que los consumidores pueden comprar en sus respectivos países.

La protección ofrecida por el Accent a su conductor durante la prueba de choque fue buena y el modelo mostró estructura estable. El Grand i10 mostró estructura inestable y protección pobre para el conductor, con probabilidad alta de lesiones de riesgo de vida. El Hyundai vendido en México hubiese obtenido una calificación de cero estrellas en las pruebas de Latin NCAP.

Alejandro Furas, Secretario General de Latin NCAP dijo,“Esta prueba es un llamado de atención para los consumidores, reguladores y fabricantes de vehículos. Todos los consumidores, sin importar en dónde vivan, tienen el derecho a recibir el mismo nivel de seguridad en sus vehículos. La brecha de seguridad transfronteriza ya no debería existir. Hacemos un llamado a los fabricantes para que detengan las estrategias del doble estándar en el mundo”.

Según NCAP, la baja protección de los autos vendidos en el mercado latinoamericano, obedece a las presiones que ejercen los fabricantes, en sus respectivos países, especialmente cuando los vehículos son fabricados en Brasil o México, aunque los argentinos y colombianos, tampoco escapan a esa presión.