GAC GS8. Con el precio y equipamiento para hacerle sombra a la competencia.

Views: 1334

Cuando un fabricante decide entrar al mercado estadounidense, tiene que poner toda la carne en el asador para convencerlo. GAC hace varios años que pretende entrar en ese mercado y su punta de lanza es el GS8, un modelo que ha roto expectativas en nuestro mercado, pues es el vehículo más vendido de GAC en Panamá.

Diseño novedoso (realizado por un ex diseñador de Mercedes Benz), componentes de muy alta calidad y abundante tecnología, son distintivos de la marca y el GS8, es un vivo ejemplo de ello.
El importador está trayendo el GS8 en tres versiones: GE con equipamiento básico, si así podemos llamarlo porque es bien completo, GL, que es la versión que probamos y la GT, aun más equipada. Estas dos últimas tienen tracción a las 4 ruedas, mientras la GE es tracción delantera.

Este es un SUV grande con un largo de 4.81 metros y un ancho de 1.91, con un frente muy a la moda dominado por una gran parrilla. El primer indicio de tecnología de punta lo encontramos en su sistema de iluminación tipo full LED, con unas lamparas delanteras con 4 proyectores. Atrás también tenemos lamparas full LED, con un diseño muy original.

Para entrar al vehículo no necesitamos llave, sino el control remoto que usan hoy los autos de alta gama. El auto lo reconoce y nos abre el seguro de la puerta del conductor y luego nos dejará arrancarlo presionando un botón.
El motor es un 4 cilindros de dos litros con turbo, con doble control de tiempo de alzada de válvulas. Este motor entrega 198 HP y un torque de 320 Nm entre 1750 y 4000 rpm.
Va unido a una transmisión automática de 6 velocidades, que puede usarse en modo manual, pero no como otras transmisiones que basta tocar las levas en el timón. Acá hay que poner la palanca en S y recién en esa posición podemos hacer los cambios tanto con un botón en la palanca como con las levas.

El interior tiene tres filas de asientos, mucho espacio, materiales de calidad y terminados que nada tienen que envidiarle a los premium. El tablero utiliza materiales plásticos de tacto suave, que también encontraremos en las puertas. Los asientos son en cuero, con excelente acabado y también tenemos cuero en la tapa del deposito entre los asientos. Detalles de aluminio y cromo, abundan en el interior, que tiene una agradable iluminación nocturna, que controlamos desde la pantalla central. Esta tiene 10 pulgadas, tiene buena resolución y mucha información. Es táctil, muy intuitiva y por tanto fácil de usar. Desde aquí controlamos el aire acondicionado, con tres zonas de temperatura, adicionalmente tenemos calefacción o aire acondicionado para los dos asientos frontales. En la consola tenemos el botón del freno de mano y el practico auto hold. En esa parte hay un cargador para el celular, que se carga por inducción, es decir sin cables. Obviamente tenemos comunicación Bluetooth entre el auto y el celular.

Frente al conductor la instrumentación, también totalmente digital, que podemos controlar desde el timón. Aquí tenemos mucha información adicional a la que tenemos en la pantalla principal, del tipo que usaremos más comúnmente.
La fila central, cuenta con ajuste longitudinal y de respaldar. Con esto podemos ir muy cómodos en viajes largos y ofrecer espacio extra a los que se sienten en la última fila. La entrada a esta parte es cómoda para personas de mediana o baja estatura, ya una vez sentados, es difícil tocar con la cabeza al techo y si tenemos la segunda fila bien ajustada tampoco tocaremos con las rodillas en el respaldar.

Con las 3 filas en uso, el maletero es algo pequeño, como en la mayoría de vehículos competidores con esa configuración. Si abatimos la última fila, ya el maletero crece lo suficiente. Como es de esperar en un auto de esta categoría, el portón trasero es eléctrico y lo controlamos desde el control remoto.
A la hora de manejarlo, también vamos a encontrarnos con sorpresas agradables, pues tenemos buena aceleración, una dirección suave pero precisa, que puede ajustarse con dos grados de dureza y una suspensión bastante suave, muy enfocada a brindar comodidad más que a otra cosa.

Esto último permite que lo podamos usar sobre caminos en mal estado, donde la tracción integral inteligente, determina cual es el mejor reparto de torque en las llantas, para poder pasar por todo tipo de obstáculos, aunque podemos darle una ayudita con un control que tiene programación para cuatro tipos de terreno: arena, lodo, nieve y normal. Hay también otro botón que nos ofrece cuatro ajustes para los modos de manejo.

En tecnología de seguridad no han querido andarse por las ramas, con asistente de mantenimiento de carril, cruise control adaptativo, cámaras de 360 grados y cámara lateral cada vez que ponemos la direccional, frenos de disco en las 4 ruedas con todo tipo de ayudas electrónicas, control de descenso y el sistema de frenado automático si detecta una posible colisión. Es por esto y por tener 8 bolsas de aire que China NCAP lo cataloga con 5 estrellas y como el SUV más seguro que se fabrica en China.

Aunque la suspensión es blanda, la carrocería tiene mucha rigidez y eso hace que los cambios de dirección se hagan con seguridad. Lo otro es que es un carro muy silencioso. En carretera el motor ni se siente y el ruido que hacen las ruedas está bien filtrado.
En un segmento de mercado, donde muchas veces el nombre pesa más que la calidad del vehículo, el GS8 va destinado al cliente que busca lo contrario de la mayoría. Al que no le importa presumir de marca, sino de buen carro. Este se llevará un excelente auto con el GS8, con mayores elementos de seguridad y tecnología que otros modelos mucho más conocidos.