GAC GS8 EL TAMAÑO, SÍ IMPORTA

Views: 85

La segunda generación del buque insignia de GAC se renueva con nueva carrocería, interior y mecánica y suma más tecnología.

Mientras las marcas chinas cuando llegaban a nuestro país, lo hacían con los modelos más económicos, el GS8 fue la carta de presentación de GAC en Panamá. Muchos pensaron que estaban locos. ¿Un carro chino por más de 30,000 dólares? ¿Quien lo va a comprar? pero lo compraron y por casi un año fue el modelo más vendido de la marca, porque ofrecía calidad, espacio y una carrocería atractiva, a un precio con el que sus competidores directos no podían ofrecer.

La segunda generación del GS8, logra un avance con todos los atributos del anterior, pero suma más tecnología, seguridad y prestaciones.

Si antes el exterior era atractivo ahora es un imán para las miradas, con un frente imponente, dominado por una original parrilla tridimensional con el logo de la marca al centro. Las luces que antes eran muy horizontales ahora tienen un formato vertical y siguen siendo completamente en LED, pero también en el modelo de prueba pueden pasar de altas a bajas en forma automática. Los cambios en la parrilla y luces permiten una defensa de trazos muy rectos, con un labio inferior proyectado hacia adelante, con lo que se mejora el flujo aerodinámico hacia el radiador.

Lateralmente también hay cambios, aunque mucho más sutiles, con la apariencia de techo flotante y nuevos protectores de guardafangos y estribo, junto con unos hermosos rines de 20 pulgadas en la versión que probamos.

Atrás se mantienen los trazos rectos del resto del auto y una defensa con dos salidas de escape en ella. Las lamparas tiene un diseño tridimensional y al igual que las delanteras son en LED.

El interior tiene más cambios que la carrocería, con un diseño también a base de trazos rectos, con un tablero que en el centro cuenta con una pantalla táctil de 14.6 pulgadas.

Algo que enamoró a sus primeros clientes era la calidad de los materiales y excelentes acabados. En esta nueva generación se han superado pues no hay solo la percepción de alta calidad, sino que los materiales lo son, con cuero en todas partes y muchas zonas con materiales blandos y plásticos que hay que tocarlos pues uno piensa que es metal.

Los asientos, tienen ahora un mejor diseño, más envolventes y con una base más larga lo que proporciona un mejor apoyo a las piernas, siguen siendo eléctricos con múltiples ajustes y con calefacción o tres niveles de aire acondicionado.

Dentro de la nueva pantalla iteremos no solo el equipo de sonido, video, cámara 360 en 2D y 3D, sino toda una serie de ajustes del auto, incluyendo el aire acondicionado, por lo que no hay un solo botón a nuestro alrededor. Un único pero le encontramos a la pantalla y es que no es compatible ni con Andriod Auto ni con Apple CarPlay, pero en su lugar podemos bajar una aplicación que permite copiar lo que tengamos en el celular en la pantalla como si fuese un espejo. Tenemos una segunda pantalla totalmente digital, para la instrumentación, que cambia de color de acuerdo a los tres modos de manejo: Eco, Sport y Normal.

Otra zona, que ha cambiado para mejor es la consola, que ahora es tipo puente, con un nivel inferior con espacio donde guardar cosas pequeñas y salidas auxiliares, USB y de 12 voltios. En la parte superior tenemos una palanca de cambios, que no tiene conexión mecánica con la transmisión sino electrónica, con una empuñadura muy artística. Junto a ella tenemos el botón de arranque, el del freno de mano, el auto hold y los modos de manejo, junto a un control para las cámaras.

La segunda fila tiene ajuste en el respaldo y la base, con lo que podemos hacer espacio para la tercera fila o ir extremadamente cómodos, pues hay mucho espacio. Tenemos también salidas USB y un control para el aire de esa zona, con salidas en el techo.

El acceso a la tercera fila, es relativamente fácil y cómodo, aunque una persona baja tendrá que hacer algo más de esfuerzo. Una vez sentados hay espacio para dos adultos y solo siendo más alto que el promedio, tocará con las piernas en el respaldo de la segunda. Un detalle importante es que no se pueden poner los pies debajo del asiento central.

El área de baúl es similar a la de sus competidores directos, en cuanto a espacio con las tres filas en uso, aunque debajo del piso tenemos un segundo deposito que guarda las herramientas y algo más de espacio libre. La llanta de repuesto va montada debajo de la carrocería.

En seguridad cuenta con lo siguiente: 10 bolsas de aire, sí 10. Sistema Isofix, medidor de presión y temperatura de llantas, aviso de salida de carril, ayuda de descenso, ayuda de arranque en pendiente, reconocimiento de señales de tráfico, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, sistema de estabilidad electrónico, asistente de frenado de emergencia autónomo, aviso de colisión y frenos de disco en las cuatro ruedas con todas las ayudas electrónicas.

Los que venían de un auto de similar tamaño y manejaban el anterior GS8 decían que le faltaba potencia, pues por lo general lo comparaban contra motores V6 de más de tres litros, cuando ese tenía un 4 cilindros 2.0 litros. El motor sigue siendo el mismo, pero se le ha cambiado el turbo, que ahora tiene un impulsor eléctrico y la inyección es del tipo directa, con esto la potencia pasa de 190 a 248 HP y el torque aumenta en un 33 por ciento, para quedar en los 400 Nm, que se obtienen entre 1,750 y 4,000 rpm, con lo que mejora la aceleración y la velocidad final. Estos cambios en el motor se aprovechan mejor con la nueva transmisión automática Tiptronic de 8 velocidades, que permite además bajar el consumo en carretera.

Hay también cambios en la suspensión, que mantiene el esquema de múltiples brazos atrás y McPherson delanteros, pero hay cambios en la dureza de los resortes y amortiguadores, que hacen que tenga un mejor comportamiento a velocidad, con menor inclinación de carrocería, pero aumentando el recorrido para que cuando pasemos un hueco o un desnivel, no se sienta casi en el interior. También esos ajustes mejoran el confort cuando lo usamos fuera del asfalto.

Los frenos son adecuados a su peso y al torque del motor, con grandes discos en las cuatro ruedas y todas las ayudas que ofrece la tecnología actual.

Para Panamá tendremos versiones de tracción delantera y tracción 4×4, con tres niveles de equipamiento el GL , GX y GT. Este que probamos es GT, el precio de la versión más económica es de 39,000 dólares y el modelo que les mostramos cuesta 43,500 dólares en ambos casos incluyendo el ITBMS. La garantía es una de las mejores del mercado con 5 años o 150,000 kilómetros. Ah y en el precio están incluidos los mantenimientos de los 3 primeros años o 100,000 km lo que llegue primero.