HOMENAJE AL PORSCHE 917

Views: 299

El museo de Porsche en Stuttgart, presenta una nueva exhibición, llamada: “Los 50 años del Porsche 917, los colores de la velocidad.”

Frente a la primera fábrica de Porsche, conocida como Werke 1, se yergue una escultura con tres Porsche apuntando al cielo y frente a ella el impresionante Museo Porsche, que en ocasión del medio siglo del lanzamiento del Porsche 917, presenta una exhibición en su honor.

Tras la entrada de Ford en Le Mans, Porsche quería probar que ellos también eran capaces de batir a Ferrari y ganar la mítica carrera. Hasta 1969, habían ganado en varias ocasiones su categoría pero para ir por el premio mayor se necesitaba algo más que lo que habían hecho hasta ese momento.

De acuerdo a las reglas del Grupo 4 de FIA, para homologar un vehículo en esa categoría, no se necesitaba sino 25 unidades (un mínimo que se había modificado en 1969) y el motor tenía que tener un desplazamiento máximo de 5 litros, por lo que en Porsche se pusieron de inmediato a trabajar con la meta de ganar las 24 Horas de Le Mans en 1970.

Sobre un chasis tubular se montó un motor V12 central, con una carrocería cerrada y un frente que recordaba al 906, aunque bastante más ancha. Para su fabricación se usaron materiales exóticos para la época, como magnesio, titanio y aluminio.

Bajo la dirección de Ferdinand Piëch y del ingeniero jefe Hans Mezger, se tomaron dos motores de 6 cilindros bóxer y se unieron por el centro, con lo que se tenían 6 cilindros por bancada y 4.5 litros de desplazamiento. Se tenían dos culatas con arboles de levas gemelos en cada una y un sistema de doble bujía por cilindro, con ello se conseguían 520 HP.

El 20 de abril de 1969, Piëch, presentaba  la Comisión Deportiva Internacional de FIA, los 25 autos a ser homologados para competición y empezaba una historia de múltiples éxitos.

Como todo auto en desarrollo, desde la primera competencia empezaron a verle los defectos. Algunos puntos del chasis necesitaron mayores refuerzos pero el principal problema era la falta de estabilidad a altas velocidades.

Con la ayuda del equipo John Wyer Engineering, se cambió la parte trasera de la carrocería, por una mucho más corta y alta, con unos pequeños deflectores en los extremos, nacía entonces el 917K, o cola corta (Kurzheck).

El 917-001, el primero en fabricarse, es uno de los autos expuestos en el museo tras más de un año de trabajo para dejarlo nuevamente en condición original, luciendo los colores y decoración con el que se presentó en el Salón de Ginebra de 1969.

Cerca de él, se encuentra un 917K rojo con blanco y el numero 23 a los lados. Un auto muy preciado para Porsche ya que con ese 917 ganaron las 24 Horas de Le Mans en 1970, por primera vez y tal como se lo habían propuesto inicialmente. Hans Hermann y Richard Attwood fueron los primeros en ganar esta carrera y luego le seguirían 18 equipos más, ganadores siempre con Porsche.

En 1971, Gijs Van Lennep y Helmut Marko (sí el mismo de Red Bull) obtenían la segunda victoria para el 917 estableciendo una marca que demoraría 39 años en ser batida, la de 5,335 kilómetros en el circuito durante una carrera. Ese auto también se expone en el museo.

Siete 917 adicionales ilustran la muestra del museo, incluyendo un 917 PA Spyder, que fue el auto de prueba para el motor de 16 cilindros, para la categoría Can-Am así como también un 917/10, el primer Porsche en usar un motor turbo en competición.

Para 1972, FIA decidía cambiar las reglas y permitir motor es de solo 3 litros, con lo que el 917 debía pasar a retiro. Sin embargo, Porsche decidía modificar nuevamente el 917 para enfocarse en una categoría en Estados Unidos, la Can-Am, primero con un motor de 16 cilindros y luego con un 12 cilindros turbo, que producía 1,100 HP. Posteriores mejoras como una distancia entre ejes mayor y un aumento de cilindrada que llevaba la potencia hasta 1,580 HP, lo hacían el auto a batir en la categoría hasta 1973.

El 917 tuvo una vida corta, pero sumamente exitosa. Un periodo de tiempo que transformó a Porsche, de un jugador de pequeñas ligas, en el fabricante a batir en cualquier serie donde decidan entrar. Todo eso se lo deben a esa creación, que hace 50 años se creó con el nombre 917.