KAIYI X7. TECNOLOGÍA Y LUJO

Views: 96

Una nueva marca ha llegado a Panamá, se trata de una marca joven pues se fundó en 2014 y se llama Kaiyi. 

Uno de sus socios principales es Grupo Chery, por lo que usa plataformas y componentes de ellos, pero con fabricación, tecnología y diseño propio, al punto que todos sus modelos se fabrican en la moderna planta que tienen en Yibin y no en alguna de las fábricas de Chery en Wuhu.

El diseño del X7 es obra del Centro de Diseño que Kaiyi tiene en Turín, Italia, al frente del cual está Lowie Vermeersch, quien antes trabajó para Pininfarina. Su equipo ha diseñado un auto muy moderno, de líneas y proporciones excelentes.

El frente es impresionante, con una enorme parrilla negra y unas originales luces diurnas, que incluyen el logo de Kaiyi iluminado. Esta iluminación es en LED, como también lo son las luces de carretera, que van situadas más abajo.

De lado, se ha trabajado en un diseño limpio, con las maniguetas al ras y líneas suaves, redondeadas, con una línea de ventanas  que se eleva en la parte trasera, dandole un estilo muy elegante. El toque moderno lo tenemos en los protectores de guardafangos y en los rines, que en esta versión son de 20 pulgadas.

Atrás el estilo es más moderno, con luces traseras, que el fabricante dice que tienen 167 LED que forman una dinámica gráfica lumínica. El toque deportivo se lo dan dos salidas de escape dobles y un discreto spoiler en el borde del techo, donde hallamos un techo panorámico.

Para nuestro país tendremos dos versiones, la Sport con un motor de 1.6 litros turbo y 197 HP y la GT, con un motor de 2.0 litros y 254 HP. Ambos comparten carrocería, interior y gran parte del equipamiento.

Nos acercamos con la llave al auto y las manijas se abren para permitirnos entrar a un interior muy luminoso y de gran calidad, con materiales y acabados de primera, ya que va destinado a un cliente de estilo sofisticado. La tapicería es bicolor, en cuero sintético, con la parte central de los asientos perforada, de modo que sean más frescos. En la versión GT, el asiento del conductor tiene controles eléctricos.

Entre los asientos tenemos una consola de doble nivel, donde tenemos dos espacios donde llevar celulares, uno de los cuales podremos cargar por inducción. Pegado al apoya brazos, que al abrirlo presenta un deposito refrigerado, tenemos la palanca de cambios y una serie de teclas con funciones directas para la cámara de 360 grados, la apertura del portón trasero, el auto hold y el asistente de pendientes.

Una pantalla de 12.3 pulgadas frente al conductor funciona como instrumentación, mientras que al centro del tablero una segunda de 14.6 pulgadas incluye el equipo de infoentretenimiento y toda una serie de ajustes del auto, entre los que tenemos iluminación ambiental, donde podemos tener una amplia gama de colores. 

El espacio en la segunda fila es enorme al igual que el área de maletero, donde tenemos un deposito interno con varios cubículos y una llanta de repuesto temporal.

En la parte mecánica, ambas versiones comparten la transmisión automática de doble embrague y 7 velocidades, que mueve las ruedas delanteras. El motor acelera muy bien, lo que permite incorporarse a calles con flujo, en forma segura. La transmisión esta ajustada para que los cambios casi no se noten y tanto en el modo de manejo Eco como en el Confort, hay suavidad, comodidad y bajo consumo. En el modo Sport, las reacciones son más deportivas, con un pedal del acelerador muy sensible y con los cambios en el límite de las 4,000 rpm, que es donde dejamos de tener los 390 Nm de torque.

La suspensión es la común en este tipo de autos, con McPherson adelante y múltiples brazos atrás. Es una combinación que permite tener estabilidad y confort.

Como en China aun quedan muchas carreteras rurales, los recorridos de suspensión son largos y la amortiguación suave, lo que lo hace ideal en nuestras calles y carreteras, con lo que sin importar que tan mala este la calle, tendremos poco movimiento de carrocería y bastante confort.

El tema seguridad, es uno de los puntos fuertes de ventas de los autos chinos y el Kaiyi X7 GT tiene un completo paquete de ayudas electrónicas a la conducción (ADAS) como control de tracción y de estabilidad, control de descenso, cámara de 360 grados, sensores de estacionamiento adelante y atrás, control crucero adaptativo, aviso de mantenimiento de carril, aviso de colisión frontal y frenado de emergencia autónomo. Cuenta además con frenos de disco en las 4 ruedas, con ABS, EBD y BA, sistema de control de presión de llantas, luces altas y bajas automáticas, bolsas de aire frontales y laterales.

El Kaiyi X7 ofrece mucha comodidad, un motor que acelera con fuerza y que en general cuenta con buena estabilidad. Eso sin contar que tenemos una carrocería muy atractiva y un interior muy amplio, lujoso y cargado de tecnología. Si a eso sumamos que cuenta con una garantía de 5 años o 150,000 kilómetros y buen precio, tenemos un auto que debe presentar muy buena pelea en su segmento.