KIA CARENS. TRANSFORMACIÓN

Views: 324

El mercado de SUV crece, mientras el de minivan va desapareciendo. ¿Qué hacer con un minivan compacto? Algunas marcas le han puesto protectores plásticos a los lados, barras en el techo y lo venden como SUV, pero Kia decidió tomar la plataforma de un SUV y sobre ella dibujar al nuevo Carens.

El nuevo Carens es un vehículo completamente nuevo, aparte de lo que comentamos de la plataforma, su carrocería se aleja completamente de lo que era el anterior Carens e incluso de otros modelos de la marca pues ya tiene el nuevo lenguaje de diseño que la marca estrenó con el cambio de logo. Adios nariz de tigre y en su lugar una parrilla falsa, pues no tiene entrada de aire, que en su interior nos muestra un diseño tridimensional, que veremos en otros detalles del exterior.

La nueva tendencia de diseño de la marca, de luces diurnas separadas de las normales, la encontramos también en el Carens, que solo tiene LED en las superiores, mientras que en el resto son con focos halógenos. Lateralmente tiene líneas muy rectas y la sensación de un techo flotante, mientras que atrás tenemos toques de moda, como unir ambas lámparas, que tienen un diseño muy original. El portón, que es manual en todas las versiones es muy limpio, casi sin decoración y en la defensa volvemos a ver el diseño tramado en la parte cromada.

Si abrimos el baúl, tenemos poco espacio de carga con las tres filas desplegadas. La fábrica dice que son 216 litros, pero si abatimos la tercera fila, el espacio aumenta a 645 litros. La fila del medio también se puede abatir y el espacio entonces es enorme, adicionalmente como la llanta de repuesto va colgada bajo el auto, tenemos un espacio donde llevar cosas pequeñas debajo de la bandeja.

Sobre el papel la parte mecánica no parece adecuada para un auto que pesa casi 1,900 kilos, pues tiene un motor de 1.5 litros con 115 HP. Sin embargo, cuando se maneja, la sensación no es de falta de potencia, pues la transmisión automática iVT permite mantener aceleraciones decentes y una buena velocidad crucero, aun con varios adultos adentro.

Así como Kia se esmera en presentar unos diseños muy agradables a la vista en el interior también se lucen. El tablero está hecho en plástico duro, pero con diferentes texturas y dos colores, con lo que hay una sensación de amplitud mayor. Frente al conductor tenemos una instrumentación digital, que cambia de color de acuerdo a los modos de manejo y en cuyo centro tenemos información variada de consumos y distancias recorridas. La pantalla principal, es táctil, compatible con Apple CarPlay o Android Auto sin necesidad de cables y tiene 8 pulgadas de diámetro. Ofrece bastante información, cámara de retroceso y buena velocidad a la hora de cambiar de menú.

El habitáculo delantero va separado por una consola ancha, con los botones para el asistente de descenso y los modos de manejo, que son tres: Normal, Sport y Eco. Tenemos también portavasos con una salida para aire frío y un pequeño deposito. En la versión que probamos teníamos también cargador por inducción y salidas USB, tipo C y de 12 voltios.

El aire acondicionado es una mezcla de botones y digital, con los comandos principales como análogo y el resto digital. Ofrece un control independiente para los asientos traseros, ubicado en la parte posterior de la consola y salidas de aire en el techo.

La tapicería es a base de cuerina con tela donde apoyamos la espalda, con controles manuales. Los de la fila central son móviles y el acceso a la tercera fila, muy práctico, tanto por la apertura de las puertas, como porque el asiento se retrae completamente. Como la fila central va dividida 60:40 y es móvil en forma independiente, tenemos espacio suficiente incluso con la posición más avanzada, con lo que dos adultos caben bien en la última fila.

El Carens ha sido pensado netamente como un vehículo familiar, por lo que no hay pretensiones deportivas ni en la parte motriz ni en el esquema de suspensión, que es a base de McPherson delanteros y una barra de torsión trasera. El ajuste de amortiguación ha sido pensado tanto para tierra como asfalto, lo que obliga a que sea suave, lo que produce bastante inclinación de la carrocería, pero a cambio ofrece mucho confort a sus ocupantes.

En cuanto a seguridad, Kia sigue ofreciendo opciones. Si uno quiere un precio bajo, lo entrega con dos bolsas de aire, pero si lo primordial es seguridad, entonces tendremos 6 bolsas de aire, como en el modelo de prueba. Sin embargo, en ambas versiones tenemos frenos de disco en las 4 ruedas, con ABS, EBD y BA, más anclajes Isofix en la fila central y control electrónico de estabilidad.

El Carens ofrece a grandes rasgos, una mecánica con características similares a sus principales rivales en el segmento y equipamiento de seguridad a la par, pero a nuestro juicio, ofrece un manejo más agradable y por tanto con mayor sensación de seguridad que sus rivales cercanos. Sobre tierra, tiene una suspensión que absorbe bien y buena altura al piso, pero con unos ángulos de entrada y salida no aptos para el todo terreno, sino para caminos en buen estado.

La subida en precio y tamaño del Sportage abre espacio para que el Carens se ubique a medio camino entre ese y el Seltos, siendo una gran opción para familias numerosas o aquellos que necesitan mucho espacio interior.