MGB, EL ARQUETIPO DEL DEPORTIVO INGLÉS

Views: 46

Octubre de 2020, marcó el fallecimiento de Don Hayter, el diseñador automotriz responsable de la creación del MG más vendido de la historia y de uno de los deportivos ingleses por excelencia.
Hayter había llegado a Abingdon, hogar de MG, procedente de Aston Martin y a los 10 años de estar con ellos le encargaron la tarea de realizar los detalles finales del prototipo EX 214 y de hacer todo el trabajo de producir el modelo, partiendo del diseño original. El resultado, un auto deportivo, que hasta la aparición del Mazda Miata fue el convertible de mayor venta en el mundo. De hecho, de este convertible se fabricaron 512,243 unidades, en los 18 años de fabricación.
Con unas dimensiones de 3.90 metros de largo, por 1.52 de ancho y una altura de 1.25, es un auto pequeño para los actuales estándares, lo mismo que su motor de 1.8 litros que gracias a dos carburadores alcanzaba a entregar 95 HP. Podrá parecer poco, pero al disponer de un peso de solo 900 kilos, ofrecía unas prestaciones interesantes y una agilidad sorprendente para principios de los años 60, lo que sirvió para que fuera utilizado ampliamente en carreras y rallies.


Uno de los más importantes medios de la época, Quattroruote, en su revista de octubre de 1962 se refería al MG B en los siguientes términos: “Irreconocible el MG B”. Añadía que el sustituto del MG A era un auto nuevo de motor y de carrocería autoportante, más moderna y sobria. Aunque la realidad era que en la parte mecánica, es decir motor, transmisión y diferencial, eran heredados del MGA, con una serie de mejoras.
El motor del MGA de 1,622 cc había aumentado su cilindrada hasta los 1,798 cc y le habían colocado un cigüeñal de 5 bancadas, con lo que se ganaba en torque y en suavidad, y en lo que luego sería una de sus principales bazas, su durabilidad.
Estas características, ademas de ofrecer un alto grado de confort y espacio, para lo usual de los años 60, hizo que la auto fuera un éxito de ventas, especialmente en Estados Unidos, que absorbió el 75 por ciento de lo que Abingdon podía producir. Era un auto fácil de reparar, debido a su sencillez, con los típicos problemas de los sistemas eléctricos Lucas, que usaban el positivo a tierra, en vez de lo usual, pero fuera de eso un auto muy confiable. Por esa razón y por el más de medio millón de unidades vendidas es que es un auto apreciado por los coleccionistas, que gracias a un gran número de empresas dedicadas a su conservación permiten fácilmente conseguir partes. De hecho hay hasta carrocerías completas nuevas, disponibles. Es también un auto en el que no se necesita un capital exagerado ni para comprarlos, para mantenerlos o restaurarlos.
Por dos décadas, en Panamá fueron relativamente comunes y por eso es que hay varios ejemplares, en perfecto estado de funcionamiento, incluso hay uno de los finales, fabricados en 1980, que fue el último que importó Heurtematte y Arias, quien fue su distribuidor en nuestro país.


DOS EJEMPLARES LOCALES
Los dos autos de nuestra sesión fotográfica, son previos al último cambio que hizo British Leyland en el MGB y este se hizo por exigencias del mercado estadounidense, que pedía por ley, cumplir con choques frontales a 5 mph, sin deformación y una altura mínima para las luces. La primera se cumplió con una solución poco elegante, como eliminar los bumper cromados, por unos de poliuretano, que le deban una forma puntiaguda al frontal. Para cumplir con la norma de altura de luces, la solución más barata fue levantar la suspensión, con lo que su manejo dejó de ser lo que era, pero aun así se siguió vendiendo bien hasta el final de 1980.
Los tableros de nuestros modelos, fueron incorporados en 1968 también como parte de las nuevas regulaciones de seguridad de Estados Unidos, su principal mercado. Junto con el tablero, acolchado en vez del metálico, se incluía un circuito doble para los frenos. Un año más tarde, las butacas incorporaban apoya cabezas y aparecían los reflectores laterales en las esquinas del auto.


Ambos autos fueron importados originalmente de Estados Unidos, pero sus propietarios actuales, los compararon aquí. El verde es un 1971 y el naranja es de 1974, tienen pocas diferencias entre ellos, la más visible, la parrilla que en el verde es negra y hundida, mientras que en el naranja es cromada y al ras.
En los dos el interior esta tapizado en el vinil original perforado, aunque uno en negro y el otro en beige, colores que combinan con la capota de lona, de accionamiento manual.
Ambos autos se compraron en bastante buen estado, sobre todo el naranja proveniente de California, pero fueron restaurarados totalmente en Panamá por Frank´s Body Shop, reparando los óxidos en carrocería, que no fueron muchos, rehaciendo suspensión, frenos y mecánica, renovando la tapicería y pintándolos completamente.
Ambos autos funcionan perfectamente y en los dos casos se cambiaron los carburadores originales por un Webber, más confiable y que ofrece mejor consumo y potencia. Los rines, son de la época, pero no son los originales que venían de acero. En el caso del verde, se le instaló aire acondicionado, con lo que su uso en nuestro clima es mucho más agradable.
Son autos con un manejo agradable, con una suspensión dura que casi no filtra las imperfecciones del asfalto (algo común en un auto de esos años), con una combinación de discos y tambores, que paran efectivamente un auto de tan poco peso.


La transmisión manual de 4 velocidades, obliga que a 100 km/h el motor vaya a 3,000 rpm, lo que hace que le busquemos constantemente la quinta inexistente, pero aparte de esto es un vehículo que puede usarse con seguridad tanto en nuestras calles como carreteras, aunque hay que tener en cuenta que es muy bajo y que los policías muertos hay que atacarlos de lado o rasparemos todo el sistema de escape.
Gracias a un largo recorrido de los asientos, tanto una persona corpulenta como una alta, caben dentro del auto, aun con la capota puesta y puedo garantizar de primera mano, que no le entra agua en lluvia.
El MGB es el auto más recomendado a los que quieren tener un deportivo antiguo, no solo por la facilidad de conseguir repuestos actualmente, sino también por sus divertidas sensaciones al volante, fuerte construcción y por un interior cómodo que permite realizar viajes con algo de equipaje.