PORSCHE CAYENNE GTS COUPÉ. SOLO PARA ADICTOS A LA ADRENALINA

Views: 96

Una de las ventajas de las oficinas regionales de las marcas es que disponen de autos de pruebas para los medios que las visitan, por lo que en una visita a Miami, recibimos la oferta de probar por varios días un Cayenne GTS. Como podrán suponer, aceptamos inmediatamente, pues no es que un vehículo así se pueda probar todos los días y menos por un periodo de tiempo prolongado. Recibimos el vehículo en las oficinas de Porsche en Miami y fue allí que descubrimos que íbamos a manejar la carrocería más nueva, la Coupé.

A pesar de que en Miami abundan los autos exóticos, nuestro Cayenne, llama la atención. Debe ser porque en el GTS, todo lo que en otras versiones es cromado aquí es negro brillante, o quizás sea el llamativo rojo de la pintura o las grandes entradas de aire en la defensa. La verdad es que sea lo que sea no deja indiferente a nadie.

La versión Coupé cambia en la parte trasera contra el Cayenne regular, con una caída del techo paulatina y un spoiler de regular tamaño en el borde del techo. Esta carrocería podrá estar más de moda, pero presenta un leve inconveniente, que es menor espacio disponible en el baúl y si se viaja con la familia, el poner cuatro maletas y un carry on, se convierte en todo un trabajo de logística, que involucra mucho ensayo y error.

Adentro y a pesar de que por la forma trasera de la carrocería se puede pensar lo contrario, hay el mismo espacio del Cayenne. Mi hijo, que mide 1.87 mts. viajó siempre en el asiento trasero y jamás se quejó de no tener espacio o de que tocaba con el techo. Adicionalmente el respaldar se ajusta y se puede variar el espacio para las piernas.

Cuero y Alcántara abundan en el GTS, que en la versión que manejamos incluía el paquete Sport Chrono, con su característico reloj central. La instrumentación es digital en una pantalla de alta resolución que puede configurarse en varias formas, incluyendo una donde el mapa de navegación está entre los dos relojes principales. Ese mismo mapa lo podemos tener sobre la pantalla central de 12 pulgadas, que utiliza iconos fáciles de reconocer, con lo que aunque hay muchísima información, se aprende a manejarla rápidamente. El equipo de sonido es firmado por Bose y dispone de 14 bocinas, aunque como opción hay un Burmester.

Recorrimos más de 1,500 kilómetros con el Cayenne, algunas veces con varias horas al volante enfundados en unas butacas deportivas muy cómodas y con múltiples ajustes.

La versión 2021 del GTS deja de lado el anterior motor V6 y regresa a la versión original con un motor V8, pero en este caso con dos turbos , con lo que disponemos de 460 HP, de 620 Nm de torque y un sonido gutural adictivo, que puede ajustarse en varios niveles mediante una tecla en la consola. Según fábrica con ese paquete hace el 0 a 100 km/h en 4.5 segundos, aunque desde adentro del auto se siente mucho menos. También anuncian una velocidad máxima de 270 km/h, que en vista de la experiencia con el Panamera Turbo, que nos prestaron la vez pasada, no quisimos comprobar por miedo a que por reincidentes ya no nos multaran sino que nos deportaran.

Si bien viajar en las autopistas norteamericanas, es la forma rápida de llegar del punto A a B, eso de ir en línea recta a 115 km/h de máxima puede resultar muy aburrido, por lo que escogimos en varias ocasiones la ruta alterna, que nos permitió comprobar el magnífico trabajo hecho en la suspensión que marcha 20 milímetros más baja e incorpora el Porsche Active Suspensión Management con el sistema de torque vectorial PTV Plus.

En zonas de mucha curva, el eje trasero direccional, permite circular a muy alta velocidad con total confianza, mientras los asientos deportivos del GTS nos mantienen inmóviles. Para mejorar la estabilidad en línea recta, a 100 km/h se abre el alerón trasero que ayuda a generar más fuerza vertical, con lo que en curvas a alta velocidad el GTS va pegado al suelo. Es ahora cuando decidimos poner el modo Sport Plus, desde el control giratorio en el timón y explotamos tanto la entrega de potencia como el sonido del motor a través de un sistema de escape exclusivo de este modelo. Desafortunadamente esa creencia de que las carreteras gringas son perfectas, es un mito y tras pocos kilómetros decidimos viajar confortablemente y dejar las reacciones del Sport Plus, para la pista.

Increíblemente, un auto que se comporta casi como un auto de carreras, es ideal para un uso urbano diario donde lo que uno busca es confort y tranquilidad, que podemos romper, por 20 segundos, si en algún semáforo un par de chiquillos con un Corvette nuevo quieren jugar a los arrancones.