FORD EDGE, EL PODER DE LA TECNOLOGÍA

Views: 118

Durante el Salón de Detroit pasado, una de las novedades presentadas por Ford fue el nuevo Edge. Para muchos el show montado sobre la llegada del Mustang Bullit fue lo principal de ese evento y deslucieron la llegada de un auto, que exteriormente parece no haber cambiado mucho, por lo que fue poca la importancia que se le dio. Sin embargo ahora que hemos podido manejarla, lamentamos no haberle prestado la atención que se merecía, pues estamos ante un cambio más importante de lo que a simple vista parece, en un modelo que es el más vendido por Ford en Panamá y que en 2017 fue el crossover más vendido en la república duplicando las ventas de quien fue segundo.

Para mantener el interés del comprador y que la curiosidad lo lleve a descubrir todos los cambios tecnológicos que incorpora, hay que cambiarle el exterior, pero para mantener los costos a nivel, estos deben ser cosméticos, por lo que la carrocería se ha retocado con una parrilla de mayores dimensiones y distinto diseño. También hay cambios en las lámparas y en la defensa que incorpora unas luces de neblina de diferente forma. Atrás desaparece la unión que existía entre las dos lámparas que ahora son independientes y tienen una parte transparente, algo que ya nadie usa en nuestros días.

El primer cambio importante lo tenemos en la parte de motorización, con un nuevo motor de 4 cilindros, 2.0 litros con inyección directa y un turbo de doble turbina, que ofrece 250 HP y un torque apreciable de 373 Nm a 3,000 rpm. Fuera de los cambios en el motor la mayor novedad es la transmisión automática de 8 velocidades, que no tiene palanca para pasar posiciones, sino un mando giratorio. Esta combinación hace un cambio sustancial contra el Edge anterior y el modelo 2019 se siente potente, elástico y rápido en su respuesta, con el adicional de un menor consumo de gasolina, pues a velocidad de autopista el motor va muy descansado.

El interior se mantiene casi sin cambios aparentes. La consola central cambia y al no tener la palanca de transmisión ofrece un diseño más limpio y un espacio donde colocar el celular. También se ha remodelado el deposito en la parte superior del tablero, para que sea más práctico y tenemos un par de salidas de 12 voltios en la parte trasera de la consola, para los que se sienten atrás.

Uno de los grandes atractivos del Edge es su espacio interior. La versión SEL que probamos, contaba con asientos delanteros con controles eléctricos que permiten 10 ajustes distintos para el conductor y 6 para el pasajero. Atrás el espacio es enorme y hay que ser un gigante para tocar con las rodillas el asiento frontal, incluso con este muy hacia atrás. Gracias a una generosa apertura de las puertas, es cómodo entrar incluso para personas de poca estatura y aquellas con bastante sobrepeso.

El espacio para equipaje, también merece menciono especial, pues es mayor que el de sus competidores directos. Para accesar al baúl, podemos hacerlo desde el control remoto o pasando el pie bajo la defensa, con lo que podemos abrirlo aun con las manos ocupadas. Para cerrarlo hay un botón eléctrico.

En lo que se refiere al equipo de entretenimiento contamos con al última versión del sistema SYNC, es decir el SYNC 3 con Applink, Apple CarPlay y Android Auto, acceso inteligente con arrancador desde la llave, llave con programación de velocidad secundaria, cargador inalámbrico para celular y un equipo de sonido premium con 9 bocinas, lector de M3, dos puertos USB y un sonido potente con alta fidelidad. El equipo va montado en una pantalla integrada al tablero de 8 pulgadas, bastante mayor que la que tiene el modelo SE, más básico.

Todas esas mejoras son bienvenidas, pero la mayor novedad reside en el equipo de seguridad, pues desde la versión SE disponemos del paquete de asistencias Ford Co-Pilot360 que incluye: cámara de retroceso inteligente, que baja el sonido del radio al acercarse a un objeto, para que podamos escuchar claramente los pitidos de aviso, aviso de punto ciego con alerta de tráfico cruzado, luces altas automáticas, sistema de mantenimiento de carril y asistencia de pre colisión con freno automático de emergencia, en caso de un posible choque frontal. El sistema de pre colisión es capaz de detectar peatones. Es un paquete muy completo y es la primera vez que lo vemos en un auto de este precio y en una marca que no está considerada premium. Hay rumores de que no será el único modelo que dispondrá del Ford Co-Pilot360, sino que esto estará presente en los futuros SUV de la marca.

De todos esos sistemas, el que encontré realmente útil es el sistema que endurece el timón en una maniobra evasiva. Una moto se pasó el punto de frenada en un alto e invadido nuestro carril, quedando parada frente a nosotros lo que obligó a tener que girar violentamente y luego reingresar a nuestro carril antes de comisionar contra quien venía de frente. La maniobra fue muy rápida y los dos giros violentos. Ya en el segundo, el timón estaba lo suficientemente duro  para no corregir en exceso por lo que la maniobra se completó en forma segura y con la sensación de que estuve en control todo el tiempo.

Otro de los atractivos del Edge es su manejo más similar al de un sedán que al de un SUV, con una plataforma rígida y una suspensión totalmente independiente, que combina confort con buena estabilidad, gracias a una carrocería que se inclina poco, unos frenos capaces y una dirección precisa.

Es un auto familiar definitivamente, pero para aquellos que prefieren respuestas más rápidas hay un botón en el mando giratorio de la palanca con la letra S. Al apretarlo desaparece el centro de información en los instrumentos y aparece un tacómetro, pero el mayor cambio se nota al apretar el acelerador, con los cambios a mayores revoluciones, justo donde el torque es mayor, con lo que tenemos una sensación de manejo totalmente distinta, como si le hubiesen inyectado esteroides. Con el modo S conectado y cronometro en mano, el tiempo para el 0-100 km/h esta en el orden de los 8 segundos. Nada mal para un crossover de este tamaño.

Para nuestro mercado dispondremos de cuatro niveles de equipamiento, a saber: SE, SEL, Titanium y ST. Los tres primeros tienen el mismo motor de 4 cilindros, mientras el último dispone de un V6 turbo con 335 HP.