PORSCHE MACAN. DEBUT Y DESPEDIDA

Views: 282

Porsche ha anunciado que para 2023, presentará un nuevo Macan con plataforma nueva y motor eléctrico, pero antes de eso ha decidido ofrecernos un Macan con leves mejoras sobre el actual, en lo que debe ser la despedida de los motores de combustión en este modelo.
No hay que fiarse mucho de Porsche cuando dice “leves mejoras” especialmente cuando se trata de un producto tan bueno como el Macan, puesto que bajo una carrocería, donde si aplica el termino “leves cambios”, pues se hace difícil distinguirla del modelo anterior, se esconden grandes cambios en tecnología y dinámica de manejo, algo que tendríamos la oportunidad de comprobar en el Centro Dinámico Pegaso, en México, donde tuvimos nuestra primera toma de contacto con el nuevo Macan, en versiones S y GTS.


Como ya se avecina una nueva plataforma, los ingenieros de Porsche han mantenido la plataforma actual y le han hecho unos retoques a la carrocería, que se centran en la defensa frontal, que ahora tiene una entrada más grande de aire y las direccionales en otra posición. Si observamos la versión GTS, veremos que el área pintada de negro, cubre la entrada frontal y se extiende hasta las entradas laterales. Hay también cambios en la moldura negra lateral y en la defensa trasera, con la placa en posición más baja.
Con esta nueva generación desaparece la versión Turbo, como tope de gama y en su lugar tenemos al GTS, que cuenta con un motor V6 de 2.89 litros con doble turbo y 440 HP, 60 HP más que el anterior GTS. Con el mismo motor tenemos al Macan S, pero en esta versión tenemos 381 HP, con lo que también tiene más potencia que el anterior, 26 HP para ser exactos. La versión Macan, que no pudimos probar en México, viene con un motor de 4 cilindros, 2.0 litros y 265 HP, con lo que también tiene más potencia que la versión anterior. En los tres casos la transmisión es la conocida PDK automática de 7 velocidades.


Nos habían dicho en la charla de preparación para el PWRS, que manejaríamos los deportivos de cuatro puertas primero y luego los de dos, en un circuito. Nos llevamos una sorpresa cuando junto con el Panamera GTS y dos Taycan, teníamos los dos Macan en el mismo grupo y es que en Porsche han diseñado este modelo, el más vendido en la actualidad, como un verdadero deportivo, que por su peso y tamaño puede compararse más con sus sedanes que con el mal llamado hermano mayor: el Cayenne.


Nos toca primero manejar el Macan GTS y seguir a un Taycan Sport Turismo GTS con 598 HP, para poder seguir su ritmo, contamos con suspensión neumática, de serie, que ajusta la altura al suelo dependiendo del modo de manejo elegido y frenos de tungsteno. La aceleración del Taycan es brutal, pero con el Macan no nos quedamos atrás pues hace el 0-100 km/h en 4.3 segundos. Ya en la primera frenada lo alcanzamos y nos mantendremos detrás de él por el resto del circuito, bastante revirado y con rectas muy cortas. Nos llama la atención el sonido de escape, totalmente adictivo. Ya como pasajero puedo disfrutar del interior del auto, que ahora incluye una consola, llena de botones, que parece sacada del Taycan o el nuevo Cayenne, con una pantalla de alta resolución de 10.9 pulgadas, muy rápida y con comandos intuitivos., en el centro del tablero.


Paso ahora a manejar el Macan S, en el mismo circuito. Ajustamos el asiento y lo ponemos en la posición más baja, que es inferior a lo que podremos encontrar en otros SUV. La aceleración no es tan contundente como en el GTS, pero es lo suficientemente buena para hacer el 0-100 km/h en 4.8 segundos. La suspensión es realmente firme, con lo que en curvas no hay inclinación y a pesar de tratar de mantener el paso del Macan GTS que nos precede (el mismo que acabábamos de manejar) no sentimos actuar la electrónica, prueba de lo bueno que es el chasis. El sistema de tracción integral, que da prioridad al eje trasero, pues calza llantas más anchas, también ayuda en esto de tener una alta adherencia y que podamos ayudar a entrar en curvas lentas a golpe de acelerador. La suspensión en esta versión es con resortes y amortiguadores controlados electrónicamente, por tanto es diferente a la del GTS, pero aun así es súper eficiente y los frenos también son de tungsteno, de serie. Estos frenos usan discos recubiertos de ese material y ofrecen mayor precisión que los convencionales con menor distancia de frenado, aunque no al nivel de los frenos de carbono, que son bastante más caros. Otra ventaja es que no producen suciedad.


Todo en el Macan tiene un dinamismo superior a cualquier otro SUV que hayamos manejado, incluyendo al Cayenne. Dirección, frenos, posición de manejo, motores y sobre todo suspensión, son un punto y aparte con el resto. Aquí el fabricante no ha pensado en utilidad y confort sino en tener al conductor sonriendo todo el tiempo. Pero esto es sobre buen asfalto y el usuario de un SUV, aunque se trate de un Porsche también lo va a usar sobre tierra, aunque sea esporádicamente, por lo que llevamos uno de los Macan S a la pista off road. Para ello basta con tocar el botón off road en la consola y el auto se ajusta por si solo a esa condición. No es el campeón del todo terreno, pero tiene buenos ángulos de entrada y salida y suficiente altura al piso, para superar los obstáculos de la pista de pruebas, con lo que en condiciones normales no tendremos problemas para ir a la finca del amigo o a nuestra playa secreta.


Una serie de nuevos elementos de seguridad, se incluyen en el Macan, cuyo control de velocidad crucero adaptativo ha sido mejorado y ahora el sistema de mantenimiento de carril es de serie, como lo es el asistente de estacionamiento.
Aunque lo probamos en México, este Macan ya está disponible en Panamá, en las tres versiones: Macan, Macan S y Macan GTS. Como siempre en todas ellas hay un listado impresionante de opciones y equipos, para que podamos ponerlo a nuestro gusto.