GEELY AZKARRA. EL PRIMER HIBRIDO DE GEELY

Views: 121

Geely ha utilizado la palabra Azkarra, para denominar a su SUV intermedio, el segundo modelo que la marca presenta en Panamá. Azkarra en euskera, la lengua del país vasco, significa rápido y viendo el éxito inicial del Coolray no dudamos que será rápidamente un competidor de peso en el segmento más competitivo del mercado local, siendo el primero en ofrecer una versión híbrida liviana.

El diseño del auto se lo debemos a Peter Horbury, un personaje ligado por décadas a Volvo, por lo que sus autos tienen muchas similitudes con los Volvo y cantidad de detalles que nos recordarán el diseño escandinavo, especialmente en el interior. Otro detalle que reafirma esto es que el principal centro de diseño de Geely está en Suecia.

El Azkarra no escapa a esa filosofía que inculcó Horbury, de vehículos fuertes y refinados, con trazos muy marcados y la inclusión de detalles que creen identidad de marca, tal es el ejemplo de la parrilla, que la marca llama Expanding Cosmos, con una apariencia tridimensional. Junto a la parrilla tenemos las luces que son totalmente en LED y que al abrir la puerta, para entrar, encienden en una original coreografía, que se aprecia aun más de noche. Atrás tenemos una defensa de buen tamaño con dos salidas de escape incorporadas. Las lámparas son también en LED y van unidas por otro elemento común al diseño de Geely, la barra cromada con el nombre grabado. Lateralmente destaca la doble linea de cintura, muy marcadas, una linea de ventanas que asciende bruscamente en el poste C, que gracias a una ventana no se ve macizo y le da cierta caída visual al techo, que va rematado en un deflector.

El Azkarra, se comercializará en tres versiones, siendo la más económica la Comfort, le sigue la Exclusive y finaliza con la versión Luxury, que ofrece tracción a las 4 ruedas, mientras que las otras dos son de tracción delantera, y una motorización híbrida liviana con una batería de 48 voltios, que es la que usamos para la prueba. La principal diferencia visual entre las tres versiones, son los rines, que en la versión Comfort son de 17 pulgadas y en las otras dos de 18.

Si definimos el exterior como atractivo, el interior nos llevará a otro nivel, pues aparte del aspecto tecnológico de sus dos pantallas, destaca la sobriedad y buen gusto del diseño y la elección de materiales, rematado con una excelente calidad de fabricación y acabados difíciles de encontrar en su segmento. La versión Luxury cuenta con tapicería en cuero Napa perforado, con controles eléctricos para el conductor y manuales para el del pasajero. La consola divide la parte delantera del habitáculo, con un terminado que parece metálico, y un espacio bajo ella donde podemos poner a cargar nuestro celular en forma inalámbrica. Junto a la palanca de cambios, los controles del freno de mano y el Auto Hold, más una perilla giratoria con los cuatro modos de manejo.

Frente al conductor tenemos una pantalla digital de 7” a color, con bastante información variada y en el centro del tablero, una segunda pantalla de 12.3 pulgadas para el equipo multimedia, la cámara de 360 grados, con posibilidad de ver las imágenes en 2D o 3 D, y una aplicación que permite proyectar la información de nuestro celular en ella, sin disponer ni de Apple CarPlay ni de Android Auto.

Sentados atrás descubrimos que hay espacio de sobras para las piernas, rodillas y cabeza, a pesar de tener un techo panorámico corredizo, que llega hasta el respaldar del asiento trasero. En esta parte disponemos de salida de aire acondicionado y dos puertos USB.

El baúl ofrece 377 litros y un fondo plano, bajo el que tenemos la llanta de repuesto temporal y las herramientas. El espacio es algo pequeño ya que la batería de 48 voltios va ubicada en esa parte junto a la llanta de repuesto, aunque oculta a la vista.

Mientras las versiones Comfort y Exclusive usan un motor de 3 cilindros y 1.5 litros con turbo, la Luxury dispone de ese  mismo motor acoplado a motor eléctrico que ayuda como motor de arranque y ofrece un extra cuando aceleramos a fondo, con lo que la potencia pasa de los 177 HP a los 190, pero lo que es más importante, el torque aumenta a 300 Nm y ese máximo se obtiene  desde muy bajas revoluciones, con lo que tenemos mejor aceleración, menores emisiones y algo más de economía de gasolina. La entrega de torque va también de acuerdo al modo de manejo elegido. En Eco, donde se prioriza el consumo, tiene reacciones más lentas, en Comfort, que es el modo que elige el auto si no hacemos el cambio desde la perilla, ofrece reacciones suaves y una aceleración lineal. En Sport, el tacto del acelerador es instantáneo y en algunos casos algo brusco en las salidas. Para las tres versiones, la transmisión es automática con 6 cambios, pero en el caso del Luxury es de doble embrague con 7 velocidades, con lo que tenemos un mejor aprovechamiento del torque del motor y a alta velocidad el motor va más descansado.

El principal objetivo del comprador de un SUV familiar, es espacio y comodidad y el Azkarra cumple con ambos, con buena insonorización y una suspensión trasera de múltiples brazos que aporta buen confort sobre todo tipo de asfalto, e incluso sobre caminos de tierra, absorbiendo bien todos los desniveles y huecos pequeños. El tarado de los amortiguadores es suave, por lo que hay inclinación de la carrocería en curvas, aunque manteniendo una buena estabilidad.

Es una creencia popular de que los autos chinos no tienen mucha seguridad y es uno de esos mitos falsos que se repiten constantemente como si fueran verdaderos. El Azkarra obtuvo las 5 estrellas en seguridad NCAP, con un puntaje por arriba del BMW X1 o del Subaru XV, dos autos que por tamaño compiten en el mismo segmento. El modelo que probamos tiene 6 bolsas de aire, el Comfort solo 4, tiene asistente de arranque en pendiente y de descenso, sistema de corte de combustible en caso de un choque, control electrónico de estabilidad y de tracción, sensores de estacionamiento adelante y atrás, y frenos de disco en las cuatro ruedas con todo tipo de asistencias electrónicas. Eso sí, no cuenta con ningún tipo de ayuda al conductor, algo que sí ofrecen algunos de sus rivales.

La versión híbrida cuenta además con un sistema de tracción a las 4 ruedas, pero no el convencional que conocemos, sino uno que solo funciona con el selector en “Off Road” y a bajas velocidades. No es que podremos usarlo a campo través, pero si nos ayudará sobre caminos pedregosos o con algo de lodo. Básicamente, es una leve ayuda adicional a los 17 centímetros que tiene de altura al piso, pero no la que pueda sacarnos de un arenal o un lodazal.

El segundo SUV de Geely, llega con precios muy competitivos y con la practicidad que quiere el consumidor, lo suficiente como para plantarle cara a muchos de sus competidores.