GEELY GX3 PRO. LA VIDA TE DA SORPRESAS, SORPRESAS TE DA GEELY

Views: 348

Hasta ahora Geely está presente en varios segmentos del mercado, donde ofrecen autos muy equipados a un precio competitivo con los pesos pesados del segmento. Esto les ha dado muy buen resultado, pero no tenían algo con que atacar a los SUV más económicos del mercado, como el Hyundai Venue, el Toyota Raize o el Kia Sonet. Es por eso que ha llegado el GX3 Pro, donde por precio y equipamiento tendrá pocos rivales e incluso enamorará a aquellos que no les alcanzaba para un SUV y compraban un sedán económico.

Bay Motors ha esperado a traer este modelo, ya que sabían que la versión existente hace un año, cuando la marca llegó, iba a cambiar, por lo que esperaron a que la marca hiciera lo suyo. Ahora que ha llegado, lo ofrecerán en dos versiones: GC Exclusive y GF Premium, donde ambas comparten motor y plataforma, pero difieren en la cantidad de equipamiento y en que la primera puede obtenerse con transmisión manual de 5 velocidades. La GF solo con transmisión automática del tipo CVT, que en modo manual simula 8 velocidades.

Exteriormente es un auto compacto, con un largo de 4.005 metros y una carrocería tipo hatchback, con detalles que lo convierten en un pseudo SUV, como sus principales rivales. Este segmento de mercado es sensitivo a los diseños extremos, pues el primer comprador (que es a quien va destinado este auto) prefiere cosas convencionales, fáciles de reparar. Bonito pero no excesivamente llamativo. Por ello tenemos un diseño bastante conservador, con un frente con una parrilla independiente y de un tamaño pequeño, con luces de halógeno. Las luces diurnas van en la defensa, que tiene un diseño más elaborado, que le da tanto fortaleza como un aspecto deportivo.

Lateralmente, tiene una línea moderna, con una original forma para el área de ventanas y unos guardafangos musculosos. El toque SUV, por supuesto, los protectores de bajos y una buena altura al piso, rieles en el techo, más unos rines de 16 pulgadas. Me gustó el toque deportivo de los retrovisores con un diseño que imita la fibra de carbón.

El diseño de la parte trasera está muy bien logrado, con una defensa, que al igual que la frontal, le da fortaleza. El toque moderno, consiste en poner el nombre Geely en grande, en vez del logo de la marca y un spolier en el techo con una forma muy poco común. Las lámparas traseras, son grandes y tienen un bonito diseño.

El baúl tiene apertura manual y bastante profundidad, aunque al tratarse de un auto compacto, el espacio disponible es limitado. Para poderlo aprovechar más, bajo la bandeja tenemos una llanta de repuesto temporal. Si necesitamos espacio extra, hay que bajar por partes el asiento trasero, quedando un escalón con el fondo del baúl.

Adentro el diseño vuelve a ser una mezcla de práctico con detalles de calidad. El tablero y las puertas, están forradas en un plástico duro, pero con diseño que le da sofisticación y la sensación de un auto de mayor precio. La moda del minimalismo también esta presente, con muy pocos botones y casi todo concentrado en la pantalla táctil central de 8 pulgadas. 

Frente al conductor tenemos un timón forrado en cuero, que se ajusta en altura y que tiene los controles del equipo de sonido, del Bluetooth y del otro lado el control de velocidad crucero. A través del timón tenemos un cuadro de instrumentos análogo, con una pantalla central que ofrece información básica, pero relevante.

Los asientos son en cuero sintético perforado, con ajustes manuales, donde el del conductor tiene 6 posiciones.

Conectar nuestro celular al auto es tarea fácil y rápida. Una vez conectados tenemos capacidad para hacer y recibir llamadas y conectar nuestra música por Bluetooth. Si queremos tener las mismas aplicaciones que tenemos en el celular hay que bajar una aplicación a este y tenerlo conectado con un cable. Dentro de las opciones que ofrece la pantalla está poner uno de los tres modos de manejo, cámara de retroceso con guías y ajustar el aire acondicionado, lo que también se puede hace con las únicas teclas que hay en el tablero.

Con 2.48 metros de distancia entre ejes, el espacio trasero es limitado, pero en mi caso, con mi 1.80 metros, no toque ni con las rodillas ni con el techo, solo echando el asiento frontal totalmente hacia atrás tocaba levemente con las rodillas. Atrás hay salida de aire y una toma USB tipo C.

Al querer competir en un segmento muy sensible al precio, en el tema seguridad se queda algo corto, pues solo tiene bolsas frontales, pero a su favor es de los pocos que tiene frenos de disco en las 4 ruedas con ABS y EBD y control electrónico de estabilidad.

Honestamente no esperaba gran cosa de un auto compacto, económico, con un motor de 102 HP, pero al manejarlo me llevé la sorpresa de que tiene bastante brío desde bajas revoluciones, incluso en el modo “confort” que elige el auto al arrancarlo. En el modo Sport, hay una aceleración más inmediata y si queremos apurar las prestaciones, podemos manejar la transmisión en modo manual.

En ciudad, el tamaño y la respuesta del motor, lo hace ideal, pues permite cambios rápidos de carril, además de que la dirección es suave, lo que permite un manejo descansado.

La suspensión es la tradicional de este tipo de autos, con McPherson delantero y una barra de torsión trasera, con esto se obtiene bastante confort, incluso sobre caminos de tierra. El ajuste de la suspensión es adecuado, permitiendo pasar por huecos y obstáculos sin incomodar a sus ocupantes ni permitiendo excesiva inclinación de la carrocería en curvas. Otro detalle importante es que a velocidad es fácil de llevar y ofrece una buena sensación de control.

La insonorización, no es el punto fuerte del segmento, pero en el caso del GX3 Pro, es bastante silencioso y el poco ruido lo generan las llantas sobre algunos tipos específicos de piso, pero en general yo diría que es el menos ruidoso de sus competidores, incluso a velocidad de autopista.

Al final de varios días de prueba, quedamos gratamente impresionados, con el auto, que tiene un precio de introducción muy bueno, lo que lo hace ideal para aquellos que estarán en busca de su primer auto nuevo.