GEELY STARRAY. VANGUARDISTA

Views: 118

Geely es una marca que se especializa en ofrecer SUV, contando con una de las gamas de este segmento más amplias en nuestro mercado. Para 2024 presenta un nuevo modelo el Starray en tres niveles de equipamiento: Comfort, que viene con un motor 1.5 Turbo y las versiones Exclusive y Luxury, que tienen motor 2.0 litros y un mayor nivel de equipamiento.

Pese a que por dimensiones, podría haber tenido tres filas de asientos, para el Starray se ha preferido contar con un buen espacio de maletero y un incomparable espacio para cinco ocupantes.

Este nuevo modelo llama la atención por su carrocería futurista, con un frente que no pasará desapercibido. El punto focal es una combinación de lámparas delanteras, con una banda superior en LED que en los extremos cae como una lágrima, para conformar las luces diurnas, mientras que las luces normales son de LED y van escondidas en la parrilla.

Lateralmente, tiene trazos bastante rectos y pronunciados, con unos protectores de bajos con una original forma y maniguetas del color de la carrocería. El techo, en la versión Luxury, va pintado de negro, con lo que no se nota que en realidad tiene el aspecto de techo flotante. Como es habitual en competidores de origen chino, el techo panorámico no puede faltar.

Atrás el diseño es radical, gracias también a la forma de las lámparas que ocupan todo el ancho del carro. El portón es bastante limpio, con las letras Geely en grande y rematado en la parte superior por un original spoiler.

El habitáculo tiene un diseño igual de rompedor que el exterior y va dirigido a un publico joven, por eso la combinación de colores de la tapicería y pantallas para la mayoría de funciones.

El tablero de líneas muy rectas y minimalistas este a dominado por una gran pantalla vertical de 13.2 pulgadas, táctil, desde la que se controlan todas las funciones del auto. Aquí no hay botones ni teclas, pues todos los principales elementos, incluido el aire acondicionado, hay que controlarlo desde la pantalla. La excepción son algunos ajustes del equipo de sonido y el cruise control, que tienen mandos en el timón.

Frente al conductor tenemos otra pantalla, más pequeña, donde tenemos la información que antes ofrecían los instrumentos, donde toda la información es a base de números y barras.

Todas las versiones tienen tapicería en cuero sintético, pero la versión Luxury, que probamos, dispone de asientos delanteros eléctricos y ventilados, con ajuste lumbar para el del conductor.

Decidimos que además de la prueba en condiciones habituales, lo íbamos a llevar al Autódromo Panamá y llevarlo al límite con total seguridad, a pesar de que no se trata de un vehículo deportivo sino familiar, aunque equipado con un motor de 2.0 litros turbo, con 218 HP (la versión Confort usa un 1.5 litros turbo de 174 HP). En todos los casos la transmisión es automática de doble embrague y 7 velocidades, con tracción en las ruedas delanteras.

La suspensión es con McPherson delanteros y con brazos múltiples atrás, con lo que, en teoría, debemos tener buen agarre en curvas. Es un auto que se siente pesado, con una suspensión suave y con un recorrido largo, con lo que en curvas, la carrocería se inclina bastante y si tratamos de ir al máximo, es muy fácil descubrir el limite de agarre de las llantas. Eso sí, si no andamos usándolo a tope, la sensación es de total control y seguridad, con una dirección que comunica bastante bien lo que pasa en las ruedas.

Entre las 2,000 y las 4,000 rpm, el motor ofrece el torque máximo y la sensación de que tiene mucha fuerza, es significativa. Si a eso añadimos que la relación de la transmisión, más la suavidad y rapidez para subir o bajar marchas es muy buena, tenemos un manejo muy agradable, sobre todo si usamos el modo Sport. Ahora bien, si queremos un manejo muy suave, es mejor usar el modo de manejo Confort o el ECO, lo que también recomendamos en tráfico o si queremos ahorrar combustible.

Como la suspensión tiene un recorrido muy largo y hay una buena altura al piso, lo probamos sobre caminos de tierra, con muy buen resultado, pues se puede ir rápido, con seguridad y aplomo. La suspensión absorbe bien todas las imperfecciones, incluso cuando el camino está realmente malo y no hay ruidos secos, como de que los amortiguadores llegan al tope o de que hay cosas flojas en la carrocería, con la sensación de que este es un auto fuerte y bien construido.

Otro punto que nos sorprendió, es que a pesar de que había mucho polvo en el recorrido, el auto es completamente hermético y no entro polvo al interior del habitáculo, lo que indica también, que el filtro de aire es efectivo.

En resumen, nos impresionó mucho su manejo, siempre pensando en su orientación netamente de auto familiar. En la prueba fuera de carretera, nos sorprendió lo rápido que se puede ir, con seguridad y la sensación de que es un auto muy bien construido. Otro punto a su favor, es la cantidad de espacio interior, hasta para los que vayan sentados en la segunda fila y un área de equipaje realmente generosa.