HONDA HR-V. UN CAMBIO IMPORTANTE

Views: 71

En la estrategia global de Honda, el HR-V no jugaba un papel importante, pero ahora con la sobre oferta de SUV compactos en el mercado internacional, le tocó crear una estrategia para no quedar por fuera y esta ha sido crear dos versiones del modelo, una grande para mercados como el estadounidense y otra versión algo más pequeña para Europa. El resto de mercados ha sido distribuido con base a lo que puedan suplir y de dónde, por lo que el nuevo modelo ahora nos llega en versión corta y desde Tailandia.

Para Panamá dispondremos de tres versiones, dos de las cuales ya están disponibles y una tercera que llegará en alrededor de un mes y cuya principal diferencia está en el equipo de seguridad Honda Sense que incorpora y que no traen las dos versiones que ya están en Panamá.

Creado sobre la plataforma del City, este nuevo HR-V tiene un mejor diseño, más moderno, cuadrado, fuerte y agresivo, con un lateral muy limpio, con pocas lineas pero muy marcadas y la apariencia de un coupé por la inclinación del techo.

Sin duda, su mejor ángulo es el frente, dominado por una parrilla hexagonal, al estilo Audi, con el logo de Honda al centro (en la versión EX la parrilla va pintada del mismo color del auto) lo que permite unas luces muy delgadas gracias a que son totalmente en LED. Mientras el anterior HR-V tenía una tapa de motor que bajaba en la punta, en este es completamente recta, una tendencia de los SUV actuales para cumplir con las normas de protección a peatones.

Atrás las luces también son de LED y van unidas por la parte superior, otro toque de moda. La defensa con la parte inferior en negro, le da solidez al conjunto por detrás.

Este es un vehículo que ha crecido con respecto al anterior HR-V, con dimensiones como sigue: largo 4.33 metros por 1.79 de ancho y 1.59 de altura, con una distancia entre ejes de 2.61 metros. Lo otro que ha aumentado es la distancia al piso que ahora es de 196 milímetros.

El interior sigue la tendencia, que ya vimos en el Civic, de trazos muy rectos y un estilo donde menos es más. Una banda rectangular en cuyo interior están las salidas de aire acondicionado atraviesan el tablero a lo ancho, interrumpida en el centro por la pantalla de 8 pulgadas, táctil y con pocas funciones, aunque compatible tanto con Android auto como con Apple CarPlay. La instrumentación es a base de dos relojes análogos  y un centro de información digital con lo habitual.

La posición de manejo es buena, pese a que el asiento tiene ajustes manuales, pero al tener altura y el timón poderse ajustar tanto en altura como en profundidad, hallaremos una posición cómoda sin importar nuestra talla. Adicionalmente el asiento ofrece buena sujeción lateral.

El acceso a las plazas posteriores, no es muy cómodo, pues el techo es algo bajo, pero una vez sentados dentro encontramos que tiene mucho espacio para piernas y rodillas, aunque si se mide más de 1.80 metros se tocará con la cabeza en el techo.

Una peculiaridad del HR-V son los asientos Ultra Seat, donde la base se puede plegar y nos queda un espacio con mucha altura disponible. Esos mismos asientos se pueden abatir para ganar espacio de baúl, pues este con los asientos en la posición de uso solo cuenta con una capacidad de 320 litros.

En seguridad activa dispone de control de estabilidad electrónico, sistema de arranque en subida y asistente de bajada y frenos del disco en las 4 ruedas con ABS solamente. En seguridad pasiva tiene 6 bolsas de aire, el Honda Lane Watch, que muestra con una cámara la visión al lado derecho al poner la direccional o apretar un botón. Luces automáticas y cámara trasera con múltiples vistas. Con esto queda algo corto con varios de los jugadores nuevos del segmento y solo tendremos equipamiento similar al que esos ofrecen en la versión más completa.

De las múltiples opciones mecánicas que Honda ofrece para este auto, nos llega un cuatro cilindros de 1.5 litros con 119 HP y 145 Nm, unido a una transmisión automática CVT que mueve únicamente las ruedas delanteras. Sobre el papel, no parece un motor apropiado para el tamaño del auto y más cuando el modelo anterior tenía 25 HP más. Pero en la práctica, la nueva transmisión ayuda mucho y no notaremos que se queda corto en potencia. De hecho en autopista tuvimos que estar atentos al velocímetro pues constantemente sobrepasábamos la velocidad máxima permitida. Eso sí, con cinco personas adentro y en pendientes pronunciadas, no adelantaremos fácilmente a nadie.

La transmisión ofrece una posición Sport, donde los cambios se hacen a más revoluciones que en Eco, que es lo que escoge el auto al arrancarlo, puesto que al tratarse de un auto familiar mayormente de uso urbano, esa opción permite el menor consumo.

El HR-V tiene un manejo agradable, con una suspensión tirando a dura, con lo que no hay mucha inclinación de la carrocería en curvas, ni ruidos cuando caemos en un hueco o pasamos por un camino de tierra en mal estado, donde por su altura al piso se pueden sortear desniveles importantes.

Los frenos tienen buen tacto y para en distancias cortas, mientras que la dirección es suave, pero con buena retroalimentación de lo que pasa en las ruedas. Definitivamente es una plataforma que esta sobrada para el motor que tiene y que con el 1.5 turbo o con el híbrido, debe manejarse aun mejor.

Comparado con el anterior HR-V es un cambio importante, pues ahora disponemos de un vehículo con mayor tamaño y mejor capacidad para ir sobre caminos de tierra, cuenta además con mejor conectividad y seguridad, especialmente cuando llegue la versión equipada con las ayudas al conductor Honda Sense.