HYUNDAI TUCSON. 2022 CAMBIO POSITIVO

Views: 150

Con el nuevo Tucson, la marca coreana, quiere demostrar que no solo pueden ser líderes en valor, sino también en diseño. Con cada nueva generación el Tucson ha ido mejorando y esto se ha traducido en ventas, al punto que es uno de los modelos más vendidos por Hyundai en todo el mundo.

Una nueva plataforma es la base de este nuevo Tucson, que en dimensiones exteriores no es muy diferente al anterior, lo que otro fabricante hubiera aprovechado para solamente hacer unos retoques en la carrocería. Pero en Hyundai no se conforman con medias tintas y esta última generación es un cambio radical de imagen.
Seguramente lo más llamativo va a ser el frente, con las luces diurnas en forma de cascada donde parte de ellas entran a formar parte de la parrilla, que ya no tiene ningún detalle cromado lo que hace destacar el emblema de Hyunday en el centro. Las luces principales se han llevado a la defensa, como en otros modelos nuevos de la marca, un detalle estilístico que tiene también su razón de ser, pues en esa posición ofrecen mejor iluminación mientras permiten un frente alto y vertical, que mejora la seguridad en caso de atropello.

De lado este Tucson es el Hyundai más esculpido de todos, lo que debe de haber causado más de un dolor de cabeza al departamento de estampado en ingeniería de producto, con toda una serie de líneas en diferentes direcciones. Estas líneas obedecen no solo a consideraciones estéticas sino de seguridad, pues de esa forma hay mayor resistencia en caso de un choque.
Atrás tenemos un diseño con los mismos lineamientos del nuevo Creta, con las lámparas traseras divididas en pares y unidas por una banda de LED. El portón trasero también es muy esculpido, con varios planos, la placa en posición alta y el logotipo dentro del vidrio trasero. El área de baúl con 620 litros, sigue siendo uno de los atributos del Tucson, de las mejores del segmento, con un fondo plano bajo el que tenemos la llanta de repuesto, iluminación y una cortina para proteger lo que llevemos del sol y los curiosos. Si necesitamos más espacio, el asiento trasero se abate por partes.

El interior es nuevo pero con un diseño menos radical que el de carrocería, pero no por ello menos agraciado. El tablero separa efectivamente ambos puestos delanteros al prolongarse hasta la consola. Cuenta con una decoración a base de una banda cromada con el centro negro piano que se prolonga por las puertas.

La pantalla central de 8 pulgadas va enmarcada en un plástico brillante, que la hace ver mucho más grande. Es completamente táctil, muy rápida, compatible tanto con celulares Apple como Android y con gran cantidad de información y ajustes. Bajo la pantalla tenemos los controles del aire acondicionado que tiene una mezcla de perillas y botones para su funcionamiento.
En la consola tenemos un espacio para pequeños objetos, entradas auxiliares, USB y de 12 voltios junto con portavasos, un asistente de bajada y la palanca de los cambios.
Frente al conductor, un timón con un tacto agradable y que en su interior tiene controles para la velocidad crucero, Bluetooth, equipo de sonido y el centro de información en los instrumentos.

Al tener una plataforma con mayor distancia entre ejes, en la segunda fila hay más espacio, especialmente para las piernas. El respaldar tiene inclinación, lo que permite estar cómodo en viajes largos.
La tapicería en todas las versiones que inicialmente se venderán en Panamá es de tela, pero con un original diseño.

En la parte mecánica, mientras en otros países disponen de motores nuevos e incluso un híbrido, para Panamá se mantiene el motor de 2.0 litros y 156 HP de la versión anterior, con una transmisión automática de 6 velocidades, aunque para el GL hay una transmisión manual como opción.
La nueva plataforma ha ayudado a que ahora el Tucson sea más estable y cómodo, a lo que contribuye también, una suspensión trasera de múltiples brazos. Con esto tenemos un vehículo más agradable de manejar que el anterior, que a la vez ofrece una mayor sensación de control.
Los frenos son de disco en las cuatro ruedas con ABS y la versión GLS que estamos probando tiene control electrónico de estabilidad, asistente de ascenso en pendientes, de descenso y uno que mejora la estabilidad cuando remolcamos algo. Y ya que tocamos la seguridad, esta versión tiene 6 bolsas de aire, mientras que la LS solo tiene dos. Otro detalle de seguridad, en esta versión, es un aviso, cuando vamos a bajarnos del auto, para que no nos olvidemos de un niño o una mascota. Tenemos también anclajes Isofix, cámara de retroceso y en esta versión sensores traseros.

El motor en conjunto con la transmisión, permiten tener un vehículo que se mueve con soltura en ciudad y que tiene la potencia, para entrar en carriles de autopista sin problemas o cruzar calles, con lo que no se necesita un motor de más cilindrada.
Otro punto que sabrán apreciar los compradores de este Tucson, es su insonorización, casi no se oye el ruido externo y para escuchar el motor hay que acelerarlo fuerte.
Con esta nueva generación, el Tucson se ubica como una de las mejores alternativas en el rango de precios entre 24 y 28 mil dólares, tanto por su espacio interior como por una mecánica fiable y eficiente, pero sobre todo por su diseño espectacular.