IM LS7. EL NUEVO DEL VECINDARIO

Views: 62

¿Qué tienen en común, la Fórmula 1, un fabricante de autos chinos, un polo tecnológico como Silicon Valley y Alibaba? pues que entre todos se unieron para crear una nueva marca, llamada Intelligent Motors, o IM para los amigos.

Es una empresa joven, pues se fundó hace apenas tres años, pero en ese corto tiempo ya se ha ganado un nombre entre los grandes e incluso ya Audi hizo un arreglo con ellos para usar sus plataformas para algunos de sus autos eléctricos.

Panamá es uno de los primeros lugares en tener un distribuidor de esta marca que por ahora tiene solo tres modelos: un sedán y dos SUV, de los cuales el más grande es el LS7. El distribuidor local, el mismo que distribuye GAC, tiene ya los dos SUV en Panamá.

Nosotros vimos la marca el año pasado en el Salón de Shanghai y nos llamó mucho la atención, por su tecnología y por lo impactante de sus carrocerías, pero poco nos imaginamos, que seriamos de los primeros en poder probar uno de esos modelos fuera de China.

Exteriormente, el LS7, es un SUV grande de más de 5 metros de largo, con lineas muy redondeadas y una aerodinámica muy trabajada, para obtener un muy bajo Cx de 0.268. Por ello el frente no tiene parrilla, solo una abertura inferior que se abre o cierra de acuerdo a la necesidad de refrigeración de la batería. Llama la atención un gigantesco parabrisas que se extiende hasta la linea de los asientos delanteros y luego un techo solar que va casi hasta la mitad del portón, ambos hechos de un vidrio especial, con tres capas, que permite filtrar el 99 por ciento de los rayos UV y permite una visión de 106 grados.

Por detrás, llama la atención lo voluminoso que se ve, con una pieza que cubre todo el ancho  donde se alojan las lámparas. Lateralmente destaca un techo con mucha caída, rematado por un spoiler, maniguetas al ras y unos enormes rines de 22 pulgadas.

El acceso al auto es mediante una llave de proximidad o una tarjeta que al ponerla en el poste B abre los seguros. El portón trasero es eléctrico y exteriormente se abre al presionar parte del logo.

IM, se presenta como una marca premium de alta tecnología, y donde más notaremos eso es en el interior, con un tablero minimalista completamente cubierto en cuero sintético y dominado por tres pantallas, sin ningún botón a la vista, pues todo se maneja desde las pantallas, incluyendo, retrovisores, aire acondicionado, ajuste del timón e iluminación interna.

Los asientos son en cuero perforado, para tener refrigeración y calefacción, más una buena cantidad de ajustes eléctricos para los dos delanteros y el trasero derecho. Este último se puede ajustar para quedar como en uno de esos asientos de “Bussiness” en los aviones.

Las dos pantallas frontales, pueden semi esconderse, mostrando solo información básica o desplegarlas completamente y nos darán un reporte completo de toda una serie de cosas. En la primera tenemos la instrumentación con un centro de información, que podemos variar. La segunda y la tercera tienen información o decoración, de acuerdo a lo que predestinemos desde la pantalla de la consola, que es la que más funciones tiene, pues usa un procesador Qualcomm.

Una de las ventajas del auto eléctrico es que como la batería necesita mucho espacio y se usa como piso, este es plano y permite mucho espacio para el habitáculo, donde en la parte de atrás podemos tener espacio para un asiento con las características que describimos anteriormente. Igualmente eso aplica para el área de equipaje, con un baúl de 733 litros y un deposito frontal de 56 litros.

Para arrancar el auto, no hay ni llave ni botón. Basta sentarse en el asiento del conductor y estamos listos para poner la marcha a través de una palanquita tras el timón.

Como este auto tiene una batería de 100 kWh lo que le da una autonomía de 625 kilómetros, decidimos que con el 70 por ciento de carga que teníamos, podíamos ir hasta Buenaventura y volver, ademas de usarlo por un día en la ciudad.

El LS7 tiene dos motores eléctricos, uno en cada eje, con lo que tenemos tracción a las cuatro ruedas. Entre los dos tenemos 578 HP y un torque de 725 Nm, cifras impresionantes, que gracias a su batería de 100 kWh, le permite tener una velocidad tope de 252 km/h y puede acelerar de 0 a 100 en 4.5 segundos.

Todo ese poder debe ponerse eficazmente en las llantas y ahí es donde aparece Williams Engineering, los mismos de la Fórmula 1, que se encargaron de poner a punto la suspensión, con amortiguadores de aire, que pueden subir la altura del vehículo, para cuando vamos por caminos de tierra en mal estado o bajarla en carretera, para mayor eficiencia aerodinámica. Lo interesante es que el sistema electrónico de control ajusta esa altura de acuerdo a la velocidad que vayamos. El sistema de Williams, permite tener seguridad a velocidad y mucha comodidad a velocidad de autopista o de ciudad, con lo que no tenemos un auto duro e incomodo, sino todo lo contrario.

Como los motores y la batería, los elementos mas pesados del auto, están en el fondo del auto por debajo de los 50 cm, tiene un centro de gravedad muy bajo, con lo que tenemos un agarre en curva brutal, aunque con cierta inclinación de la carrocería, como para que nos demos cuenta de que vamos rápido, en un vehículo pesado.

Para detener un vehículo de ese peso y prestaciones IM ha recurrido a Brembo, el especialista numero uno en el tema de frenos, colocando unos gigantescos discos ventilados en las 4 ruedas, con un sistema de recuperación de energía para ayudar a recargar la batería en desaceleración y frenada.

Tenemos varios modos de manejo que nos permiten adaptar el auto a cada necesidad ya sea que queramos ir rápido, en modo ahorro o en modo pausado y cómodo, que es el que usa el auto al arrancar. En cada uno vamos a tener una sensación de manejo diferente y al igual como ocurre con los autos de combustión, una sensibilidad diferente al acelerador. Aunque en este tipo de autos hay variantes en la cantidad de energía regenerativa y en el tipo de frenada, pues el motor puede actuar como freno.

Un tema que preocupa a los que piensan en comprar un eléctrico es el tiempo de recarga. La batería de este auto es de última generación y si no llegamos con la batería con cero carga, sino con un 5 o 10 por ciento de carga, podremos en 26 minutos recargar para unos 400 kilómetros más. Y si usted es de los que les da ansiedad cuando se están quedando sin batería, hay uno de los modos de manejo, que desconecta ciertos elementos o los pone en el mínimo, para ahorrar energía.

En seguridad, tenemos una carrocería fabricada en acero de grado submarino, que permite una rigidez torsional de 36,000 Nm, con una caja de baterías hecha en acero PRB, lo que la hace a prueba de golpes y perforaciones. Adicionalmente tenemos 6 bolsas de aire y un paquete ADAS, completo, incluyendo detección de peatones y bicicletas.

Hicimos el recorrido, que en total fue de 400 kilómetros, por lo que fácilmente hubiéramos podido llegar a David sin tener que cargar en el camino. Manejándolo sobre asfalto y tierra, a velocidad y en tranques, comprobando la comodidad de su interior, disfrutando de un equipo de sonido de alta fidelidad y 24 bocinas. Ah, y en ciudad dejando que él, por si solo se estacione.

No se trata de un auto económico, pues con toda la tecnología que tiene no puede serlo, pero si lo es más que sus competidores naturales, como el Audi E Tron o el BMW iX, pues su precio con ITBM incluido es de 77,000 dólares.