KIA NIRO. CASI PERFECTO

Views: 239

Kia es una de las marcas que se ha tomado en serio la electrificación y dispone ya de varios modelos con tecnología híbrida e incluso totalmente eléctrica. Uno de esos modelos es el Niro, que no existe en versión con solo motor de combustible, sino que el modelo de partida es un híbrido. Esta es la versión que se acaba de estrenar en Panamá. Fabricado sobre la plataforma “K” combina un motor de gasolina y 1.6 litros con uno eléctrico, para producir en conjunto 141 HP y unos consumos ridículos.

El equipo de diseño de Kia, nos sorprende con sus diseños cada vez que presentan un nuevo modelo y en el caso del Niro, han conseguido una carrocería tremendamente llamativa con un frontal muy moderno, que ofrece una parrilla muy delgada y una entrada más grande de aire en la defensa. Lateralmente destacan sus trazos rectos y un poste trasero muy ancho. Otro detalle estilístico son los protectores de guardafangos, con el delantero prolongándose hacia atrás como si fuera una ancha moldura, que no se comunica con protector del guardafango trasero. La parte posterior es una de las vistas más atractivas, con lámparas tipo boomerang verticales, un portón en cuatro planos con apertura eléctrica y una defensa de gran tamaño, que sobresale de la carrocería y que en la parte baja tiene un falso protector metálico.

El baúl, es muy espacioso y completamente plano. Gracias a que la batería va colocada bajo el asiento posterior tenemos 451 litros de espacio disponible, si abatimos el asiento trasero, que va dividido en una proporción 40:60 tendremos 1,445 litros. Bajo el piso tenemos una llanta de repuesto temporal y las herramientas.

El diseño del interior es tan futurista como el exterior, con lo que parece ser una enorme pantalla que en su interior tiene la instrumentación y el equipo de infoentretenimiento. Al tener un fondo negro brillante se esconde lo que en realidad son dos pantallas, la del equipo de comunicación y entretenimiento, que tiene 10.25 pulgadas y es táctil además de compatible con celulares Apple o Android. Uno de los programas que ofrece es poder ver como se distribuye la energía entre la batería y los dos motores, algo que también veremos en el centro de información de la instrumentación.

Los asientos son tapizados en un cuero sintético y ecológico, ya que está hecho de fibras vegetales, en su mayoría provenientes del eucalipto. Tienen el centro perforado, con lo que resultan frescos y los delanteros tienen ajuste eléctrico. Entre los asientos tenemos una consola bastante alta, con un mando de la transmisión giratorio, el botón de arranque, el del freno eléctrico, el auto hold y uno que permite tener dos vistas a través de la cámara.

Atrás el espacio disponible es notable, con una posición más alta que los delanteros lo que ofrece buena visibilidad a los que vayan allí. Pese a eso hay suficiente distancia al techo para que una persona de 1.80 no quede ni cerca de él. Quienes vayan sentados atrás dispondrán de salidas de aire acondicionado y dos tomas USB en los respaldares de los asientos frontales.

Ya una vez con el auto en marcha, disponemos de dos programas, el Sport, con un cuadro de instrumentos tipo deportivo y el ECO con uno en fondo azul. Con el primero podemos usar la transmisión automática de doble embrague y 6 velocidades, en modo manual, mientras que en el modo ECO esas levas sirven para ajustar la cantidad de energía cinética del frenado o en desaceleración que llega a la batería. Esa energía recarga la batería al igual que el motor de combustión, por lo que frenadas fuertes ayudan a tener menor consumo, pues la batería se carga más y el uso del motor eléctrico es mayor. La diferencia entre los modos ECO y Sport es notoria, pues mientras en el primero la entrega de torque y potencia es muy progresiva, en Sport es instantánea, pues se usa el motor eléctrico para ayudar al de gasolina.

Su manejo es eminentemente familiar, especialmente su usamos el modo ECO y su suspensión está calibrada para lograr confort, con un recorrido de suspensión algo corto y una carrocería que en curvas se inclina bastante, aunque sin comprometer su estabilidad. La dirección ofrece buen control y bastante información de lo que pasa en las ruedas, sin filtrar en exceso, lo que ofrece seguridad.
En ese último tema, Kia se ha puesto los pantalones largos, ofreciendo en el Niro, todo un arsenal de equipos de seguridad y ayudas al conductor, con frenos de disco en las cuatro ruedas con todas las ayudas electrónicas existentes, control de estabilidad electrónico, asiente de arranque en pendiente, asistente de mantenimiento de carril con aviso de salida de este, aviso de tráfico trasero cruzado, aviso de baja atención del conductor y de avance del vehículo que nos precede, aviso de punto ciego, control de velocidad crucero inteligente, alerta de ocupante en los asientos traseros y aviso de posible colisión. Además incluye monitor de presión de llantas, dos anclajes ISOFIX y 7 bolsas de aire.

Una de las razones de comprar un híbrido es colaborar con el medio ambiente, pero la principal tiene que ver con cuidar el bolsillo, pues un híbrido es muy eficiente en consumo. Kia dice que este auto puede dar hasta 99 kilómetros por galón. Nosotros hicimos un recorrido urbano de 26 kilómetros y nos dio eso mismo, pero después decidimos sacarlo de su zona de confort y lo llevamos a Cerro Azul y de regreso a la ciudad. En total recorrimos 130 kilómetros y finalmente obtuvimos la siguiente lectura de la computadora: 5.1 litros los 100 km, lo que equivale a 19.60 kilómetros por litro o 74 kilómetros por galón. Ni un Picanto consume esto y eso que la subida a Cerro Azul fue en tiempo récord.

Con una carrocería, que llamó la atención todo el camino, un interior amplio, cómodo y espacioso, buen espacio de maletero y un manejo muy agradable, el Niro es probablemente el mejor producto que hemos probado de Kia, pues en seguridad ofrece todo lo que uno necesita para evitar un accidente y el consumo, es ridículo.