MASERATI LEVANTE V8 ULTIMA. El Levante se despide con una edición especial.

Views: 99

Para el primer SUV de Maserati, la marca eligió que su tope de gama, llamado Trofeo, tuviera un motor V8 muy especial, pues era hecho por Ferrari. Ahora para despedir la primera generación del Levante, ha creado una edición limitada a 138 unidades con toda una serie de accesorios exclusivos, que no podrán obtenerse en las otras versiones, y el motor V8 de 581 HP.

Una de estas unidades, que marcan el final del motor V8 en la marca, y no solo en el Levante, ha llegado a Panamá, uno de los pocos países que han logrado esta pieza de colección, pues la marca está volcándose al motor V6 Nettuno, con tecnología de la Fórmula 1 y en sus nuevos modelos eléctricos, conocidos como Folgore. 

Al tratarse de una versión muy exclusiva, solo se disponen de dos colores exteriores, el negro Nero Assoluto o el azul Blu Royale, que tiene la unidad que ha llegado a Panamá, son colores que no se encuentran en la gama Trofeo y que han reservado para esta versión de despedida, que además tiene la inscripción V8 Ultima en rojo, en los guardafangos delanteros. Adicionalmente hay una serie de piezas de carrocería, que son en fibra de carbón, con lo que se pueden diferenciar visualmente de otros Levante.

En el interior Maserati siempre se ha destacado por tener materiales de primerísima calidad y unos acabados perfectos, pese a ser artesanales. El habitáculo se siente espacioso y tanto el tacto como la vista nos muestran que estamos en un ambiente sofisticado y lujoso, a otro nivel si lo comparamos con sus principales competidores, donde el interior está muy orientado a que la forma sigue al propósito.

También saben que sus clientes, son aficionados reales, por lo que mantienen la instrumentación análoga tradicional, así como el reloj en el centro del tablero, y por encima de la pantalla de 8.4 pulgadas del equipo de infoentretenimiento, que obviamente es compatible tanto con Apple CarPlay como con Android Auto. El sistema operativo es fácil de usar y aprender ya que no es tan complejo de usar, como algunos de los sistemas más nuevos, que también son más rápidos pasando de un menú a otro.

En la versión V8 Ultima, la tapicería es muy similar a la del Trofeo, pero tiene una serie de detalles personalizados, entre ellos cuero en un tono anaranjado en los asientos y cabezales, donde tenemos la inscripción “V8ultima” en relieve. Para el centro de los asientos se mantiene el diseño a base de rectángulos y los controles eléctricos para los frontales.

En la consola, forrada en fibra de carbón, tenemos una pequeña placa, que indica que este es uno de los 138 V8 Ultima que se fabricarán, lo que a futuro le permitirá a su propietario garantizar su autenticidad como pieza de colección.

Un toque al botón de arranque, y tenemos la razón de ser de un auto tan exclusivo como este. Ciertamente el motor V8 de 3.8 litros con doble turbo, ofrece suficiente potencia y torque, para no tener que modificar nada para el V8 Ultima. El motor cobra vida, con un grave burbujeo y una vez apretamos el acelerador, junto con el rugido del motor tenemos alrededor de 4 segundos para alcanzar los 100 km/h. Pero no es un arranque salvaje, ya que ese no es el carácter de un Maserati, sino uno más sereno, que hace que tengamos que revisar el cronometro, para comprobar que efectivamente solo toma 4.1 segundos llegar a la marca de los 100 km/h.

La cifra de 580 HP es impresionante, pero los 730 Nm a partir de las 2,250 rpm son los que realmente nos pegan al asiento cada vez que apretamos el acelerador y exprimimos las revoluciones del motor hasta hacer el siguiente cambio con las exquisitas levas metálicas tras el timón. Es una sensación que al ir acompañada de la sinfonía que sale por los escapes, se convierte en algo adictivo.

Pero como dice un comercial de llantas, potencia sin control, no es nada y para mantener al V8 Ultima pegado al suelo tenemos la suspensión de aire “Skyhook”, que ajusta la dureza de los amortiguadores de acuerdo al modo de manejo elegido. Otro elemento que se ajusta diferente en cada modo, es la retroalimentación y dureza de la dirección, con lo que a velocidad tenemos una sensación muy alta de control, pero si lo usamos en ciudad y en el modo Comfort, tendremos bastante suavidad. Hay un modo “Corsa” que solo tienen los Levante con el motor V8, que ofrece un manejo ultra deportivo, más apropiado para un Track Day que para otra cosa, pues casi deja a los sistemas de tracción y estabilidad en el mínimo.

El V8 Ultima, es la despedida con estilo que se merece el Levante, tras ocho años en el mercado. Una despedida que solo 138 individuos podrán disfrutar. Uno de ellos, aquí en Panamá.