NISSAN FRONTIER, UN LAVADO DE CARA SORPRENDENTE

Views: 236

Nissan se ha decidido a mejorar todos sus productos y de ser modelos que básicamente cumplen con la función de transportarlo a uno del punto A al punto B, los está convirtiendo en fuertes rivales en lo que se refiere a equipamiento, seguridad y manejo contra su competencia. Hasta ahora esa mejora la habíamos visto en modelos que como el Versa, pasaron de ser un auto común a ser un fuera de serie, pero hacerlo con un producto bueno como el NP300, exige un buen nivel de esfuerzo.

No solo lo mejoraron en casi todos los aspectos, sino que decidieron separarse de la denominación NP300 para volver al Frontier de sus raíces y añadir una versión, la PRO 4X, dedicada a quienes van a darle un uso recreativo todo terreno, sin perder su capacidad de carga.

Exteriormente se ha cambiado el frente y la tapa del portón, pero la versión PRO 4X tiene una serie de cambios contra la versión regular y todas las partes cromadas van en color negro, la defensa frontal es distinta, con más ángulo de entrada (31 grados), dispone de luces LED tanto para las diurnas, como para las altas y bajas y los rines son de 17 pulgadas, pintados en negro y calzados con llantas todo terreno.

El interior ofrece mejoras en cuanto a calidad de materiales, mejor insonorización, seguridad y tecnología. A simple vista se aprecia la nueva pantalla en los instrumentos de alta resolución, cuya información se cambia desde controles en el timón y la infaltable pantalla central de 8 pulgadas, compatible con Android Auto y Apple CarPlay, que incluye en ella un sistema actualizado de navegación, con los mapas de Panamá y toda una serie de ajustes al mismo auto, junto con un buen equipo de sonido y Bluetooth. Otra novedad lo constituye el aire acondicionado bi zona de la versión LE y PRO 4X. En esta última los asientos van tapizados en un cuero especial, con costuras dobles y con el PRO 4X bordado en los respaldares. Atrás se mantiene el espacio, para tres personas, pero se añade una banca que se puede levantar para acceder a dos pequeños depósitos y una salida de aire acondicionado en la consola, junto a un puerto USB, que encontraremos también en la parte frontal y en el deposito entre los asientos.

La parte motriz se mantiene sin cambios, con el motor de 4 cilindros turbodiesel de 2.5 litros y 187 HP, unido a una transmisión automática de 7 velocidades. La suspensión trasera multibrazo, única de este pick up, se conserva, aunque se han hecho una serie de ajustes para ofrecer mayor confort de marcha, mientras que el chasis tiene los mismos refuerzos que se usaron en el Mercedes Clase X, con el que compartía chasis y mecánica, con lo que se mejora su rigidez.

Como, de acuerdo a Nissan, su velocidad máxima es 180 km/h, han decidido dotarlo de una serie de elementos de seguridad, que nos permitirán concentrarnos en la carretera y en el manejo, uno de ellos es el sensor de lluvia, otro el encendido automático de luces, pero han querido ir un poco más allá y también tiene un sistema que automáticamente cambia de luces altas a bajas si viene un auto en sentido contrario.

Hasta ahí nada fuera de lo común que ofrece la competencia, quizás por lo del atenuador de luces, que no lo hemos visto en otro pick up de este tamaño. Pero esto no es todo en seguridad, pues esta versión y la LE tienen: anclajes Isofix, 6 bolsas de aire, aviso de punto ciego, alerta de tráfico trasero, aviso de cambio de carril con un pitido, detector de fatiga del conductor y frenado de emergencia, donde primero avisa con un pitido y si no respondemos frena por si solo.
Con tanta seguridad nos llama la atención que no le hayan puesto frenos de disco traseros, sino unos convencionales de tambor. Eso si tiene ABS, EBD y Brake Assist.
En condiciones normales el Frontier es un tracción trasera, pero cuando el terreno empieza a ponerse complicado podemos pasar a 4H, moviendo una perilla en la consola y sin tener que parar el auto. Para pasar a 4L, si tenemos que parar el auto y ponerlo en neutral. Incluso la perilla hay que hundirla para que por seguridad no vayamos a hacerlo con el auto andando o pasando por error a 4H cuando queríamos 4L. En este modo, la cámara 360 se activa automáticamente y eso nos permite ver los obstáculos frente al auto. La cámara se desactiva apenas se acelera un poco.

Tenemos también control de descenso que funciona hasta los 25 km/h, para bajar por zonas difíciles o por zonas con piedra mojada. Cuando la situación lo amerita, tenemos también un bloqueador del diferencial trasero, de deslizamiento limitado.
Si bien la PRO 4X es ideal para fuera de la carretera, en ella tampoco desluce y se puede usar perfectamente en ciudad o carretera, siendo silenciosa, con un motor que acelera francamente bien y una con suspensión trasera de múltiples brazos, que permite mayor confort que una suspensión convencional de pick up, donde pasar por huecos, desniveles y policías muertos, se hace sin golpeteos ni cambios de dirección. Encontramos la dirección muy suave, un tanto artificial, pero una vez se toma confianza, tiene muy buena estabilidad y el control dinámico ayuda a controlar la cola en curvas rápidas y sin carga en el vagón.

Un buen producto, es difícil de mejorar, pero lo que ha hecho Nissan con el Frontier, es más que un lavado de cara o renovación de medio ciclo, mejorándolo en todos los aspectos, con una capacidad de carga y remolque sobradas y con esta versión PRO 4X que atrae miradas donde vaya.