OMODA C5. DISEÑO, DESEMPEÑO Y TECNOLOGÍA

Views: 115

Ya desde antes de la Segunda Guerra Mundial, los fabricantes americanos descubrieron, que había que fabricar autos para distintos tipos de compradores, si se quería tener éxito. Ya una sola marca con dos o tres modelos, no funcionaba y por ello cada marca empezó a producir sub marcas destinadas a un tipo muy específico de cliente. Así nacieron, bajo el paraguas de GM, marcas como Chevrolet, Oldsmobile, Pontiac, Buick, GMC y Cadillac, donde se compartían chasis, motores y tecnología, pero con carrocerías e identidad propia. Esta receta no era exclusiva de GM sino que también la aplicaban Ford, Chrysler y otras marcas.

Los chinos, están haciendo eso mismo y conglomerados grandes como Chery, que es el mayor exportador de autos de China, ha creado una serie de sub marcas, cada una destinada a un grupo de clientes. Así dentro del escalafón de productos, Omoda es una marca aspiracional, destinada a un comprador joven, que busca no solo tecnología, sino distinción. 

El primer producto de esta joven marca es el C5, que para Panamá dispondrá de dos versiones, que comparten plataforma, carrocería y muchos elementos de equipamiento, pero que se distinguen mayormente porque una tiene un motor 1.5 turbo con transmisión CVT y la versión que probaremos, el motor 1.6 turbo con una transmisión automática DCT con 7 velocidades, que en ambos casos son tracción delantera.

Un auto destinado a un cliente distinguido, debe tener una carrocería distinta, pero atractiva y el C5, realmente es un imán para atraer miradas. Utiliza una serie de detalles estilísticos llamativos, como la parrilla integrada a la defensa, pero con un toque propio, como es ponerle unos insertos cromados y un remate superior también cromado que se prolonga a las luces diurnas, de modo que parece como que ambas luces se unieran. Las luces de ciudad y carretera, van ubicadas en la defensa en una posición baja y son de LED.

El lateral es probablemente su mejor ángulo, con mucho músculo en los guardafangos, una linea de ventanas ascendente que le da movimiento y la apariencia de un techo flotante donde remata un spoiler de dos planos. El detalle juvenil, lo dan las molduras de ventanas en negro, y unos detalles rojos, en protectores, espejos y rines, que en esta versión son de 18 pulgadas.

Atrás el portón es eléctrico, las luces en LED y en la defensa tenemos algo que se ha puesto muy de moda, un detalle cromado que enmarca a los lados, los escapes.

Un individuo distinguido tiene clase y elegancia, y eso es lo que transpira el interior del C5, donde la tapicería esta forrada totalmente en cuero sintético, que también encontraremos en el timón.

La sensación de alta tecnología la tenemos con dos pantallas en el tablero, que parecen una. En la primera tenemos la instrumentación con un centro de información al medio. La segunda pantalla, también de 10.25 pulgadas, incluye el equipo de comunicación, entretenimiento y configuración de ciertos elementos del vehículo. Es compatible tanto con Apple CarPlay como con Android Auto en forma inalámbrica, incluye mucha información y la ventaja de comandos de voz, para gran cantidad de funciones, como abrir el sunroof o abrir el portón trasero eléctrico, entre otras muchas.

Para el aire acondicionado los ajustes se pueden hacer desde la pantalla o mediante una pequeña pantalla con mandos táctiles, donde regularmente colocaríamos los controles del aire.

Una consola, con doble altura completa la parte frontal del habitáculo y en ella tenemos, varios puertos USB y dos espacios para el celular, uno de ellos con carga por inducción, capaz de cargar el celular en pocos minutos ya que tiene mucha potencia.

El espacio en la segunda fila, es generoso y a pesar de que da la impresión de que el techo es muy bajo, una persona con 1.80 de estatura, queda con mucho espacio para las piernas y rodillas, y no tocará el techo pese a que tenemos un techo panorámico que llega muy atrás.

El espacio de equipaje es completamente plano, con una capacidad de 310 litros, que aumenta si abatimos el asiento por partes.

Así como las dos versiones no comparten motor ni transmisión, tampoco comparten suspensión, pues mientras la Luxury tiene una barra de torsión trasera, la Premium cuenta con un esquema de múltiples brazos, con lo que tenemos confort y estabilidad. 

Decidimos probarlo en un área montañosa, como Chicá, comprobando que incluso sobre tierra el comportamiento de la suspensión es bueno, permitiendo poca inclinación de carrocería y con un buen recorrido de amortiguación, con lo que se pude circular sobre caminos de tierra con seguridad.

Hablando de seguridad, el Omoda C5 pasó con 5 estrellas las pruebas de Euro NCAP, y si se preguntan el por qué un carro chino pasa pruebas en Europa, es porque Grupo Chery quiere entrar en el viejo continente con esta marca. Tanto el modelo de prueba como los que se venden en Panamá, vienen con 6 bolsas de aire, aviso de punto ciego, aviso de cambio de carril, aviso de tráfico trasero, luces que cambian por si solas de altas a bajas y viceversa, control crucero adaptativo y frenado autónomo ante la posibilidad de choque.

Una carretera como la de Chicá y Campana, permiten poner a prueba toda una serie de elementos, especialmente con cuatro personas a bordo con equipaje. En esas condiciones, podemos confirmar que el motor tiene muy buena aceleración y que gracias a su torque se pueden hacer adelantamientos con seguridad y rapidez. Nos sorprendió lo estable que es en curvas y la eficiencia de sus frenos. En términos dinámicos, no tiene nada que envidiar a marcas europeas reconocidas por ese aspecto, así como tampoco en temas como acabados y calidad de los materiales del interior.

Es una marca, como dicen en Chery, aspiracional, y como tal, está por encima de lo que normalmente ofrecen los que sobre el papel podrían considerarse sus competidores directos.