S VOLT. El Fabricante de baterías

Views: 55

Una de las visitas que GWM nos tenía programadas en China, tenía que ver con su plan de expansión hacia la movilidad eléctrica. Nunca antes había estado en una fábrica que hiciera baterías para autos, por lo que apenas preguntaron si me interesaba, respondí que sí.

Había imaginado una planta de unos 3,000 o 4,000 metros cuadrados, pero cuál sería mi sorpresa al ver que pasábamos por varias cuadras de edificios y cuando pregunté ¿que cuál de ellos era la fábrica? me dijeron que todos.

SVolt es uno de los mayores fabricantes de baterías en el mundo, por lo que ocupan un área de 12.4 hectáreas, contando con 4,000 empleados, los cuales esteran en su mayoría en el área de administración y mantenimiento, porque la producción está completamente robotizada y automatizada, por lo que no hay personal, sino el estrictamente necesario.

Es una empresa relativamente joven, pues se formó en 2018, partiendo de la unidad de baterías de GWM. Great Wall es el accionista principal, con un 40.27 por ciento del capital, mientras que los empleados son dueños del 1.79 por ciento y el otro 57.94 por ciento es de inversionistas en todo el mundo. En la actualidad, ademas de la planta de Changzhou, que es la que visitamos, cuentan con otras 9 en China, dos en Europa y otra en el Sudeste de Asia. Ellos son también propietarios de la mina de litio de Jinfeng, del fabricante de cátodos Libai y del Centro de Reciclaje, Ten Qingqing.

La fábrica que vistamos es la que se encarga de hacer las celdas, los módulos y finalmente la batería. Haciendo no solo baterías para autos eléctricos, sino también baterías para todo tipo de vehículos, incluyendo aquellos híbridos.

Uno de los mitos, al hablar de un auto eléctrico es que el proceso es altamente contaminante. El tema de la mina, obviamente tiene un alto impacto en la naturaleza, pero en sí, no es tan contaminante del aire, como se piensa. En la fabricación de la batería se utiliza gran cantidad de energía, que en el caso de SVolt, proviene de sus granjas de paneles solares y de los molinos de energía eólica, por lo que el componente “combustión” es mínimo y las emisiones de CO2, muy bajas, que se contrarrestan con los bosques que han sembrado alrededor de la ciudad donde opera su casa central.

El área de producción es secreta, por lo que solo aprendimos como se produce la batería, por diagramas y videos, aunque si recorrimos parte de las instalaciones, comprobando que todo es altamente automatizado.

A la pregunta de ¿qué hacer con las baterías una vez termina su vida útil? nos mostraron que más de un 90 por ciento de sus componentes se pueden reciclar. Tanto el litio, como el aluminio, el níquel cobre, manganeso y Silicio se recuperan y el material de los cátodos también. Hay como en todo producto una cantidad de material que debe desecharse, pero esa no es muy contaminante.

Una vez terminado el recorrido en la planta de Changzhou, donde la influencia de la compañía es tan grande que las latas de Coca Cola que expenden en el comedor, no dicen ese nombre sino S Volt, 

nos muestran cuales son sus clientes, pues una de las cifras que nos han dado es que pueden fabricar 12,000 baterías por día, lo que es más de 4 millones, al año. Sus clientes son además de GWM, DFM, Geely Auto, Leap Motor, Aito, Voyah, Sany, Wuling y el Grupo Stellantis.